Diablos y artefactos con ruedas en las dos orillas

08 julio 2008 17:17

Diablo o diablito

Una entrada en el blog hermano partía del juego de palabras con el nombre mexicano de lo que en España llamaríamos una carretilla. Primero Libia me había confirmado que diablo, o más bien diablito, era el nombre del artefacto (en la imagen, un letrero en un céntrico hotel del DF). Añadía:

Otro uso de ‘diablo’ o ‘diablito’: cuando te quitan el medidor de la luz por no pagar, y puenteas con un cable de cobre las dos entradas, para obtener corriente.

Magda Díaz M. apostillaba:

Acá las “carretillas” son para los que se dedican a la construcción (albañiles, esencialmente), en las carretillas cargan el arena, la piedra, etc., aunque son de otra forma, solo tienen una rueda en la punta y son cargadas por las agarraderas. Son como palas grandes.

Gorki señala con razón que la carretilla del Diccionario de la Academia no engloba al “diablo”:

Carro pequeño de mano, generalmente de una sola rueda, con un cajón para poner la carga y, en la parte posterior, dos varas para dirigirlo y dos pies en que descansa, utilizado en las obras para trasladar tierra, arena y otros materiales.

Homero puntualizó:

En México:


Carretilla

Patin del diablo

A ello añadiría yo que a este último artefacto se le llama en España patinete. Pero en México patinete patineta es lo que en España (a imitación de Estados Unidos) llamamos skate (pronunciado esquéit). Y los que lo usan son en México patineteros (en España esqueiters o eskáters).

Cartel de prohibición de skaters, en Nueva York, 2006

Hay que recordar que el uso mexicano patín del diablo sí lo recoge la Academia. Para concluir: ¡tanto el diablito como el patín del diablo tienen cuernos! ¿Vendrá de ahí el nombre?

Etiquetas: ,

15 comentarios

Homero dijo...

Quisiera añadir, que en México llamamos “patineta” o “avalancha” (no patinete) a lo que ustedes en España llaman skate, en inglés, y “patineteros” lo usamos sumamente poco, diria que es casi inexistente.

08 julio 2008 18:30
Homero dijo...

México:Patineta

08 julio 2008 18:35
pqs dijo...

En Francia, el carrito azul de la primera foto, es un “diable”.

09 julio 2008 00:01
José Antonio Millán dijo...

Gracias, pqs. En efecto: diable. ¿Y alguien sabe algo del origen de “patín del diablo”?

09 julio 2008 10:31
pqs dijo...

En el diccionario que has enlazado, traducen diable como: (carro de dos ruedas) carretilla. Poniendo en evidencia que carretilla no es suficiente como traducción.

09 julio 2008 10:34
Magda Díaz M. dijo...

Se le dice “patin del diablo” por lo peligroso que solía ser para los niños, ahora ya son más seguros. Se caían mucho, sus dos ruedas (una adelante y otra atrás) no lo hacen muy estable, pero con astucia los niños lo usan de maravilla. Ahora es poco común, les agrada más la patineta.Del patín del diablo vino la patineta, aun más peligrosa porque muchos chiquillos o jovencitos la ponen desde la parte alta de alguna calle y se bajan en ella a toda velocidad. Esto ha provocado accidentes. Y ya no se diga con la avalancha, otro “juguete” de la misma “familia”, es muy de cuidado cuando la usan para recorrer calles a toda velocidad.

09 julio 2008 20:25
Magda Diaz M. dijo...

Perdón, se me pasó comentar algo: aquí en México hay un refrán que dice: “anda como alma que lleva el diablo”, esto es rapidísimo. Al ser el “patín del diablo” un juguete donde los niños se suben y se transportan muy rápido (ahora ya traen frenos, pero al inicio no), se le dijo que es “patin del diablo”, por lo de “anda como alma que lleva el diablo”.

09 julio 2008 20:31
Magda dijo...

De nuevo yo, disculpándome. Pero es que se me olvidó comentar otra cosa que recordé anoche. A los niños traviesos se les dice en México: “Eres un pingo”, pingo es sinónimo de diablo, diablillo (aqui sí lo de diablillo), asi se le decía al diablo en pasados tiempos. Además de el significado de pingo=travieso.

12 julio 2008 00:47
Jaime dijo...

de patín del diablo, no tengo ni idea. me parece una expresión hermosa, eso sí.sin embargo, quisiera apuntar, que además carretilla, yo he oído, a veces, otra expresión, para “la carretilla”, es: transportín.Un diminutivo.

12 julio 2008 03:48
Solitarius dijo...

1.- Resulta que el término “diablo” con el significado de artilugio para el transporte de objetos no es ni mucho menos desconocido en el español de España, al menos en ámbitos profesionales. He tenido la curiosidad de teclear “carretilla diablo” en Google y han aparecido un buen número de páginas de empresas con el dominio “.es” que ofrecen en venta artefactos como el de la imagen del post; aunque también es verdad que la denominación más frecuente que le dan es “carretilla diablo”, o simplemente “carretilla”, y “diablo” a secas resulta menos frecuente (“diablito” no aparece en estas páginas españolas).2.- En la 22º edición del DRAE, la 8ª acepción de “diablo” reza ‘Méx. diablito (aparato para robar corriente)’; pero en la voz “diablito” aparece como tercera acepción, también marcada como mexicana, ‘carretilla de mano sin cajón’. El lexicógrafo no tuvo aquí su momento más feliz, pues, según la definición de “carretilla” que da el propio DRAE, todas son de mano (las modernas carretillas elevadoras mecánicas no han llegado al diccionario), y una sin cajón sería un objeto tan inútil como un tenedor sin dientes. Sería mejor decir algo así como “máquina simple, a modo de carro de mano, con dos ruedas bajas, de las que sobresale una plataforma para depositar los objetos cargados, que se apoyan durante el transporte en un bastidor o armazón vertical que acaba en dos vástagos rematados con sendas empuñaduras horizontales, para empujar el conjunto en ángulo agudo con el suelo”. Claro está que, a mi juicio, ya hay documentación de uso suficiente para incluir esta definición en el lema “diablo” o como acepción compleja de “carretilla”.3.- Sobre el origen de esta acepción, me parece claro que debe de ser el metafórico que apunta JAM. De forma muy similar, “diabla” es, entre otras cosas, un aparato para cardar la lana (con pinchos o púas) y “devil” en inglés vale también por “aparato o máquina, especialmente con dientes o púas, que se usa para desgarrar” (en estos ejemplos, el origen de la metáfora no estaría seguramente en los cuernos, sino en el tridente). Por su parte, el Trésor de la Langue Française remite la etimología del “diable”-carretilla a al del “diable”-demonio, aunque no explica como se pasó (ya en el s. XVIII) del sentido original al traslaticio.A mandar.

16 julio 2008 20:58
Mario dijo...

Veo sorpendentemente en España la denominación “carro diablo”.

18 julio 2008 11:02
Solitarus dijo...

1.- Ya dije que la expresión parece relativamente corriente en el argot profesional (hay otras empresas, pero yo no sabía como poner un enlace a sus páginas).2.- Aunque la empresa vendedora anuncia un “carro diablo”, en realidad debería anunciar un “carro-diablo”, con guión; pues el anuncio distingue entre una “posición carro” (el artilugio se apoya sobre sus cuatro ruedas, como un carrito de la compra, pero más alto que largo) y una “posición diablo” (el artilugio se apoya sólo sobre las dos ruedas traseras y se empuja con las delanteras, de diámetro menor, ligeramente levantadas sobre el suelo). Parece que lo definitorio del diablo es esa forma de desplazamiento, más que la orientación vertical, funcional a lo anterior. En ese sentido, en mi pedantesca definición descriptiva me faltó precisar que las dos ruedas se encuentran en posición posterior.Como dicen en el español de América: “se los advierto”, mi carácter obsesivo me permite seguir dándole vueltas a este mínimo asunto.

21 julio 2008 17:56
José Antonio Millán dijo...

Gracias a todos. A mí, personalmente, me sigue interesando el origen de la expresión ¿el francés?Y, Solitarius, recuerde que en lexicografía no hay asunto mínimo…

21 julio 2008 18:20
Solitarius dijo...

…Ya que JAM me anima:1.- Si nos atenemos al criterio cronológico, que suele ser de fiar en estos asuntos, habría que compartir el origen francés de la acepción de “diablo” como carro de mano, puesto que su documentacion parece la más antigua. Según el “Trésor…” aparece ya con este sentido en la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert; y la acepción figura ya, según he comprobado en línea, en la 6ª edición del Diccionario de la Academia Francesa (1832-1835), lo que implica que su uso era anterior.Ahora bien: dando por supuesto el origen francés, lo difícil de explicar es por qué esta acepción sólo se asienta en el español de México (aunque ahora empiece a utilizarse en España). Una transmisión directa resulta improbable, por razones geográficas e históricas (se trata, además, de una palabra popular, no reservada a élites cultas, lo que podría explicar el galicismo); y no cabe acudir, como en otros casos, al paso intermedio del inglés, porque en este idiona “devil” no ha tomado este significado.No descartaría por ello, partiendo de la hipótesis del origen metafórico del término, que su aplicación a un carro de mano que parece tener cuernos se haya producido de modo independiente en Francia y en México.2.- En relación con lo anterior, no hay ninguna otra lengua románica a mi alcance donde la voz correspondiente a “diablo” se aplique a un carro de mano, salvo lo que sabemos del español mexicano y, también, el catalán, donde el GDLC trae como quinta acepción de “diable” la de ‘carretó de dues rodes, molt lleuger, que serveix per a transportar fardells o paquets’. El Diccionari tampoco explica el origen de esta acepción, pero en este caso es fácil suponer, por contgüidad geográfica, el galicismo.3.- Hasta ahora no he encontrado a ningún usuario de este tipo de artilugios que lo denomine “diablo”. Seguiré con el “trabajo de campo”.Buen puente de Santiago a los que tengan fiesta mañana.

24 julio 2008 14:39
douce dijo...

Me gusta mucho esto. Sólo es una prueba de entrada. Las fotos de abecedario industrial excelentesXXX

12 octubre 2008 16:48

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)