El futuro de las obras huérfanas

28 mayo 2007 15:15

En un precioso artículo sobre los libros electrónicos, el autor y activista Cory Doctorow recordaba:

La posteridad se esfuma. En el caso Eldred contra Ashcroft ante el Tribunal Supremo de los EEUU el año pasado, el tribunal halló que el 98 por ciento de las obras con copyright ya no generan ingresos para nadie, pero que averiguar a quién pertenecen esas viejas obras con el grado de certeza que a uno le gustaría cuando un error significa el apocalipsis económico total [por las demandas por infracciones de de copyright] costaría más de lo que uno podría ganar con ellas. Esto quiere decir que el 98 por ciento de las obras expirará mucho antes de que lo haga su copyright.

Las obras que presumiblemente tienen copyright vigente, pero de las que no se sabe quién es el propietario, plantean, pues, numerosos problemas. Son el objeto de un reciente comunicado de CEDRO (la sociedad de gestión que recauda el canon de las fotocopias). La IFRRO, federación internacional de entidades de derechos de reproducción, a la que pertenece CEDRO, ha emitido una Declaración sobre las obras huérfanas (aquí el original inglés).

La declaración alerta sobre algunos aspectos. Por ejemplo: ¿qué ocurre si un editor quiere publicar una de estas obras, o si el responsable de una web o de una biblioteca digital quiere incorporarlas a su fondo? La IFRRO propone:

2. Un usuario de buena fe debe llevar a cabo una búsqueda minuciosa y extremadamente cuidadosa antes de utilizar una obra huérfana.

4. Los reguladores deberían apoyar la creación y el mantenimiento de bases de datos con información sobre las obras huérfanas.

La cuestión es compleja: ¿qué es exactamente una “búsqueda minuciosa y extremadamente cuidadosa”? ¿Es siquiera factible elaborar esta extensísima base de datos con información sobre los cientos de miles de obras que están en esa situación? ¿No podría este esfuerzo utilizarse para fines más útiles? ¿Se pretenderá que los editores que editen obras huérfanas paguen una cantidad a algún tipo de entidad de gestión? ¿Beneficia este tipo de arreglo a los editores? ¿Y a los autores en general?

Es un tema de gran interés, que merece un debate amplio. Aquí se puede ver un informe sobre libros huérfanos (y cuestiones afines) de la comisión de expertos europeos: Report on Digital Preservation, Orphan Works, and Out-of-Print Works.

Etiquetas: , ,

Un comentario

jincho dijo...

Y no sólo las obras huérfanas. ¿Que pasa, por ejemplo, con aquellas obras que las editoriales descatalogan en tiempos cada vez más y más cortos?, Muchas de ellas son difíciles ó imposibles de conseguir; algunas incluso tan “antiguas” como de 1996, ya no se encuentran ni en editoriales, ni distribuidoras, ni librerias de viejo, ni portales de internet. ( Mi lista particular de dichas obras ansiadas pero, como amada perfecta, inencontrables, supera el millar…).¿ Y las de corta tirada?, ¿ Y las de autor-editor?. Ya sé que las librerias de viejo y portales de libro antiguo están repletos de obras “así”, pero creo que hacer prevalecer los derechos de editor sobre el derecho al libre acceso a la cultura, es no sólo de necios, es nefasto para nuestro futuro y el de nuestros hijos.

29 mayo 2007 21:12

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)