Objetos encontrados en libros

12 noviembre 2008 15:15

Un comentario aparecido en uno de los post de este blog anuncia la creación de un blog muy particular: sobre objetos aparecidos en libros.

Abro un paréntesis para decir que, por respeto a los lectores y a los temas del blog, no suelo publicar comentarios que se salen de lo que se está hablando (los off topic, en la jerga del medio). Quien quiera plantear algo que no tiene que ver directamente con un post, siempre puede escribir a mi dirección de correo, que figura en el blog. Sin embargo éste me pareció curioso e interesante, y decidí publicarlo para no retrasar su difusión.

Galería de objetos encontrados en los libros es un blog porteño que se dedica a recopilar documentos aparecidos entre las páginas. Los libros son escondrijos ideales para objetos planos, de modo que llevan siglos cumpliendo esa función.


Mi aportación a la galería serán estos preciosos condones del siglo XIX cuya historia cuenta Antena 3 Noticias:

En uno de los libros de los fondos históricos de la biblioteca salmantina aparecieron dos preservativos envueltos en una hoja de periódico de 1857, que a su vez estaba en el interior de un manual de Medicina de siglo XVI.

Las investigaciones posteriores han determinado que los condones son del siglo XIX, por lo que se presume que fueron introducidos en el libro por algún estudiante de la época que estaba consultando el manual médico.

Bueno: todo perfecto, pero ¿por qué “introducidos por algún estudiante”? Por todo lo que sé de la universidad española del XIX y sus habitantes, juraría que quien los escondió fue un catedrático…

5 comentarios

Gorki dijo...

He tenido mala suerte, lo único que he encontrado son flores y hojas puestas secar, algún papel con manuscrito de notas tomadas y bastantes billetes de autobús/tranvía, que mi padre debía usar como marcador al finalizar el trayecto. Nada raro como lo que muestras.Lo que sería curioso es hacer lo mismo, pero con notas y dedicatorias manuscritas en las guardas o en el interior del libro, e incluso con subrayados. Esto último, costumbre que me hace la impresión que se está perdiendo.Yo subrayaba todos los libros de texto.

13 noviembre 2008 13:50
H. dijo...

Yo conservo un fetiche ramoniano de casi 100 años: el padre de Ramón Gómez de la Serna, don Javier Gómez de la Serna, fue Director General de los Registros y el Notariado hace 100 años más o menos; y hace 10 años, al catalogar cierto fondo antiguo de ciencias sociales y jurídicas me cayó entre las manos un tarjetón desde la páginas de uno de los primeros volúmenes del “Anuario de la Dirección General de los Registros y el Notariado”, conteniendo un mensaje manuscrito de don Javier (Director etc.) en que se ponía a los pies de alguien a quien ofrecía el volumen del Anuario (de la Dirección etc.), besaba su mano y esas cosas. Ya sé que Sotheby’s nunca me sacará de pobre por este tarjetón, pero para un ramoniano como yo pues no deja de ser un fetiche tener unas palabras manuscritas por, al menos, el padre del gran fetichista que en esa época editaba la revista “Prometeo” a expensas de su padre y con un contenido mucho más florido que el citado Anuario (de la Dirección etc.)

16 noviembre 2008 10:45
Belnu dijo...

Pero ¿no son un tanto holgados?

16 noviembre 2008 21:33
José Antonio Millán dijo...

Bueno: ¡no sabes la penosa evolución que ha experimentado el sapiens sapiens masculino desde el XIX!

16 noviembre 2008 21:59
Portal Libro dijo...

¡Hola! Soy Victoria, la encargada de postear los hallazgos en el blog de las cosas encontradas en los libros. Gracias por el comentario y la difusión del proyecto, es un gusto descubrir que la cruzada tiene simpatizantes. Si hace mucho que no entras al blog, te invito a darle una nueva mirada, ya que incorporamos nuevos objetos enviados por libreros de todo el mundo. ¡¡Felicitaciones por el site!!

29 enero 2009 00:35

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)