¿A quién venden quienes nos los venden?

06 mayo 2010 9:09

Hablé hace pocos meses del comportamiento de las empresas que llevan la promoción para editoriales (digitales o no), y se dirigen a los administradores de los blogs. Como sucede con frecuencia, los comentarios a mi post dieron el punto justo, y Manuel Gil señalaba:

El problema es que esta actividad las editoriales la tienen externalizada en empresas que se estan reconvirtiendo de agencias de medios impresos a agencias de comunicación para Internet y, al margen de no tener ni idea, usan multitud de becarios y becarias de master de edición para semejantes menesteres, evidentemente con salarios que colindan con la indigencia.

Tras nuevas oleadas de correos electrónicos de promoción, me fijo en un caso que se repite varias veces: el remitente que aparece en la bandeja de entrada es la persona del gabinete de medios. En el mensaje aparece el anuncio de una nota de prensa de la editora X (sin dirección web), que viene adjunta. Firma de nuevo Fulano, de la empresa de medios, con su enlace web y su correo electrónico. Uno abre el adjunto Word y aparece, ahora sí, el logo de la empresa a la que están promoviendo (también el logo de ellos mismos), el sitio web de esa empresa (no clicable: ¡vaya! habrá que copiarlo y meterlo en el navegador si quiero ir) y dos folios de promoción. Entre el pie y el membrete otras ¡tres! direcciones de correo de la promotora y dos nombres de contacto, distintos todos del del correo inicial.

Recapitulemos; me meten 167 Kb de Word en el buzón para darme algo que cabría en un correo y que comprende en total (EM = empresa de medios; C = Cliente);

Nombres de contacto: EM 3 – C 1
Direcciones de correo: EM 4 – C 0
Logos: EM 1 – C 1
Enlaces clicables: EM 1 – C 0

¿A quién está vendiendo la empresa de medios?: ¡a ella misma! Claro que la culpa la tienen los editores que externalizan sus promociones y no supervisan las prácticas deficientes de  aquellos a quienes pagan…

5 comentarios

Nacho MG dijo...

El acoso continúa… Ya me gustó tu anterior post sobre el asunto: pero ojo, el link a “comportamiento de las empresas que llevan la promoción” (me) da error [didactico y atractivo, por cierto].
Saludos

06 mayo 2010 12:57
Dubitador dijo...

Sugiero corregir el enlace que hay bajo “comportamiento de las empresas que llevan la promoción”

http://jamillan.com/librosybitios/2010/02/post-abierto-a-los-departamentos-de-promocion/

por este otro

http://jamillan.com/librosybitios/2010/02/post-abierto-los-departamentos-de/

Sugiero tambien eliminar el comentario una vez cumplido el objetivo, ya aque aludirá a algo quen ya no es pertinente.

La diferencia es minima, pero los programas son así y una coma o espacio de mas o de menos deciden el ser o el no ser.

No se si estaré rizando el rizo, pero ¿qué tal incluir un recuadrito donde comunicar esta clase de incidencias que, al no aportar nada al tema en el candelero, podrian interferir y molestar?

06 mayo 2010 17:23
jamillan dijo...

Gracias a Nacho y a Dubitador por sus comentarios de reparación de enlace.

Sobre lo que sugiere Dubitador: arriba hay una direccion de correo, bajo el enlace “Contacto”, pero este tipo de correcciones están muy bien hechas en el comentario al mismo post, porque me las contextualizan rápidamente.

06 mayo 2010 20:19
Gorki dijo...

Hay una cuadro de Brugel que siempre me impresionó. el que se vé a un ciego que está guiando a otros ciegos.

Algo así siento en este caso, una empresa que no entiende el funcionamiento de Internet, le encarga la promoción a otra empresa que no entiendo el funcionamiento en la Red.

Esperemos que en el futuro la cosa mejore por dos caminos, las editoriales que se empeñen en utilizar los servicios de estos ineptos se arruinen, y que los ineptos se queden sin clientes y que cesen en su actividad. Pena que estas malas prácticas vayan a llevar tantas perdidas como consecuencia de su actividad.

06 mayo 2010 20:47
Julieta Lionetti dijo...

Espero que sean muchos los editores que lean este post de JAM y saquen las conclusiones más que obvias. Están perdiendo credibilidad y la credibilidad es lo único que importa en el mundo sobresaturado de los libros.

En cuanto a las llamadas empresas de medios, no me hago ninguna ilusión: creo que no leen ni lo que envían. El problema de estos improvisados no es únicamente una incomprensión total de la Red, es más grave. Tampoco es que no entiendan los principios básicos de la comunicación, en la Red o en la vida. Es que carecen de los modales básicos para que sus actos tengan alguna función social.

07 mayo 2010 15:25

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)