Carta abierta a J. K. Rowling

28 octubre 2010 9:09

Un conocido mío se estuvo dedicando a la ingrata tarea de captar editores que se incorporaran a su proyecto de libros electrónicos. Ante su reticencia, por la posibilidad de que los libros acabaran circulando sin permiso, decía: “No te preocupes: dame sólo los derechos electrónicos de libros que ya estén presentes en P2P o en sitios de descarga…” (¡había un montón!).

Me he acordado de esta anécdota porque ha aparecido en TeleRead una “Carta abierta a J. K. Rowling”. La autora del mundialmente famoso Harry Potter (quien, por cierto, tiene un curioso sentido de los límites de su derecho de autor) nunca había querido que sus libros aparecieran en versión electrónica, hasta que en mayo pasado apareció la noticia de que accedería a ello. Estamos en octubre, y no llevan trazas de aparecer.

El autor recuerda que el hecho de que la autora no hubiera dado su permiso no había impedido que su libro anduviera por las redes P2P: una búsqueda de “‘Harry Potter’ e-book torrent” en Google dio 690.000 resultados, en todos los formatos de e-book habdos y por haber. ¿No sería mejor, dice, permitir que quienes quieran leer el libro en su versión digital legal lo puedan hacer (con el consiguiente beneficio para la autora)?

Veremos si responde…

Etiquetas: , ,

7 comentarios

Gorki dijo...

Y nadie se pregunta ¿Cómo estando el libro gratuito en tal cantidad de sitios, que acceder a él es sencillisimo, se han vendido tantos libros en papel a un precio bastante elevado?

28 octubre 2010 10:56
Dubitador dijo...

Es curiosisimo. Los escritores (y escritoras) que en sus obras se nos aparencen como omniscentes se revelan luego como algo zotes en algunos asuntos, como es el caso de lo relativo a internet y las implicaciones de lo digital.

Otra curiosidad es que quizas el tiempo acabe dandoles la razon, dado que la moda tablet puede ser mucho mas que sólo una moda. Baste fijarse en que en la plataforma iPad no cabe “comprar” un producto digital en la store de la casa y pasarselo a otro usuario del iPad.

Con todo, me da la impresion de que si se respeta la privacidad del e-mail continuará siendo tan sencillo como siempre lo de leer cosas por la patilla, salvo si propera la idea de los llamados libros “enriquecidos” con sonidos, imagenes y animaciones, ya que ello podria requerir la participacion de otros procesos y programas
atados a caucion bajo DRM.

28 octubre 2010 11:20
Dubitador dijo...

La paradoja de la compra de libros a precios sorprendentemente elevados, si se comparan con el del libro de papel, se debe a que quienes compran lecturas digitales no son los mismos que conocen y frecuentan los sitios y procedimientos para encontrar digitalizaciones gratuitas. Pero aun estos ultimos pueden tambien incurrir en la compra compulsiva respecto a novedades interesantes, dado que, salvo obras de mucha popularidad, suele retrasarse la aparicion de la correspondiente digitalizacion libre, o no aparecer, ya que ello depende de que a alguien le haya parecido que merece la pena el no despreciable trabajo que ello supone.

De ello se concluye que, aun sin esperar a que los aparatos “plataformizados” desplacen al concepto de PC actual, existe mercado para la lecturas digitales sin DRM.

28 octubre 2010 12:03
Isabel dijo...

dubitator :

Pues a mí me parece que “los libros enriquecidos” serán muy ricos pero no es lo que yo entiendo por edición digital. No es literatura digital, al menos no como yo la entiendo.
Seguro que Gorki nos puede hablar del lenguaje netgráfico, término acuñado por él.
La literatura digital no es añadir movimiento y sonido al texto como un parche. Es mucho más.Es utilizar lo multimedia para crear, pero crear en abierto…Crear con y gracias al hipertexto. Ah! Si lo pudiera ver el gran Cortázar!!

28 octubre 2010 12:13
Gorki dijo...

continuará siendo tan sencillo como siempre lo de leer cosas por la patilla,

Puedes estar seguro que eso será así,siempre habra sistemas bastantes sencillos para saltarse el DRM, por ejemplo hacer un programa que automáticamente carga una página a la pantalla y la copia a un fichero (ALT+ Imp Pag) y pase a cargar la siguiente página. Creo, que yo que no soy especialmente experto, lo podría crear en un par de mañanas.

Quien vaya a entrar en el negocio del e-book, debe contar con ello, por tanto en su modelo de negocio debe tener en cuenta, no esta posibilidad, sino esa realidad. Por eso mi constante pregunta de ¿Quién paga?.

Tomar la postura de la música, que es por lo que apuestan las editoriales es estrellarse por fuerza, en cambio otra industria atacada por la piratería, que es la de Videojuegos la ha solucionado de diversas formas y es una industria floreciente que mueve hoy más millones que el Cine comercial. ¿Como lo han hecho?.

Creado juegos que exigen hardware específico (consolas) como los Wii, ganan vendiendo consolas que se quedan obsoletas a los pocos años.(solución buscad por Amazón)

Jugando en red, par poder jugar contra otro jugador has de pasar la señal por un servidor y solo entra a él quién está suscrito al servicio.

Haciendo juegos para los teléfonos y cobrando una miseria por bajarselos, lo que ha imitado la industria de la música con los politonos

La industria del ebook habrá de, o bien conseguir una sponsorizacion publicitaria o no. (el Corte Ingles patrocina la primera video serie por televisión) o utilizando un subterfugio para que el expectador pague sin dolor, como por ejemplo la suscripcion a una biblioteca privada de textos que se preocupa de su actualización, (como hacen por ejemplo ya los abogados con el Aranzadi) o algún sistema semejante.

La Wikipedia vive de las donaciones, Google Maps de la publicidad, Biblioteca Cervantes del patrocinio. Todos de una forma u otra son en este momento editores digitales, pero no nos damos cuenta y solo pensamos en libros, ¿Quien editaba las enciclopedias y los atlas hace solo cinco años?

28 octubre 2010 12:37
Isabel dijo...

Gorki:

Según lo que he entendido, si seguimos el modelo de la industria de los videojuegos, el camino está en la suscripción y el patrocinio, sin exclusión necesaria.

28 octubre 2010 16:06
Gorki dijo...

En efecto si principalmente pero mo exclusivamente, Se puede conseguir que paguen bien por que el premio a la novedad sea muy alto, o bien por que el coste sea tan bajo que no merece la pena el esfuerzo de la copia. Del primero modelo son juego que había que tener ya, y no se podía esperar, como los juegos de Liga de Fútbol adaptados a las plantillas de cada equipo que salían anualmente. Del segundo tipo son los politonos y los juegos de teléfono móvil.

En el mundo editorial, podrían ser del primer tipo los periódicos, ¿quien quiere una copia de un periódico de hace una semana? y del segundo tipo puede ser contenidos por la que la gente pague una cantidad reducido, tipo novela por entregas por ejemplo.

Hay otra forma que es exigir la posesión de un hardware especial para que funcione el software. (Caso de las diferentes videoconsolas y la Wii), obteniendo en la venta del Hardware una parte sustancial del beneficio que deberia dejar el software. Este es el modelo seguido por Amazon y Apple que te hacen compara un hardware especial que solo funciona con lo que ellos venden en su tienda.

Lo cierto es, que la economía del mundo digital no funciona con las leyes de mercado del mundo real, pues aquí una copia tiene un valor ínfimo, por tanto, todas las teorías de oferta y demanda que se aplican a bienes corpóreos, dejan de tener sentido en este mercado.

En el mercado real, los bienes son valiosos en virtud de su escasez, en relación con la demanda, pero en el mundo digital, la escasez no tiene sentido, por lo tanto, siempre hay superabundancia de bienes para la demanda que exista, sea esta tan amplia como se quiera, luego vender por copias, es un absurdo, para dar valor a los objetos tendremos que buscar otras motivación diferente a su escasez, (siempre artificial)o exclusividad, (pues siempre alguien lo puede copiar fácilmente sin pérdida de calidad).

29 octubre 2010 16:55

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)