Malas y buenas noticias

03 noviembre 2010 8:08

En la edición de El País de hoy se publica un artículo que he escrito sobre el tema de las descargas  de libros no autorizadas (que los interesados insisten en llamar “piratería”): Malas y buenas noticias.

Lamentablemente, las presiones del espacio han hecho suprimir una frase, que contenía las “buenas noticias”. Reproduzco aquí el último párrafo, cuya primera parte es la que desapareció:

La situación actual, plagada de descargas no autorizadas, tiene un aspecto positivo: ¡existe la demanda!, ¡hay gente a la que le encanta leer!, ¡en pantalla se puede leer tanto o más que en papel! ¿No será que fallan las alternativas de negocio? Cada vez que hay nuevos cálculos del acceso a obras sin autorización se habla de la “merma de negocio”, y no es así (como ya se ha visto repetidamente en el caso de la música): no toda obra descargada ilegalmente habría sido comprada, y menos a esos precios…

Etiquetas: , ,

14 comentarios

JL dijo...

Afortunadamente uno se encuentra con visiones realistas de la situación como la que planteas en tu artículo…

03 noviembre 2010 12:29
Isabel dijo...

José Antonio :

Fíjate que ya hablaste en otro post del negocio Spotify. Pues verás, como siempre que uno quiere tener datos lo que debe hacer es “desconfiar” de las fuentes oficiales (la primera regla que enseñan en las facultades de periodismo!)he estado haciendo trabajo de campo.
En el barrio de Les Corts de Barcelona hay un número muy alto (todos los bares y cafeterías modernos o más recientes o con unos propietarios jóvenes) utilizan Spotify Premium. Pagan unos 5 euros por suscripción y tienen acceso a “toda la música” legal en sus locales. No hay piratería, se acabó el negocio del Ipod/itunes. La mayoría tienen sus portátiles conectados a estupendos altavoces…y la música suena …Y se paga por ella. Por lo tanto, sí hay demanda de consumo legal de música. La cuestión es hacerlo bien y ajustar los precios.
Espero que te sirva de algo mi aportación, que ya sabes que soy una “novata”.

03 noviembre 2010 12:48
jincho dijo...

Perdón por pensar mal….. pero, no creo que sea casualidad que precisamente en El País, corten, y casualmente esa frase. Justo además en el mismo día que en la Cadena Ser titulan “La piratería bate records históricos”.

Saludos.

03 noviembre 2010 14:19
fuentedelaeternajuventud dijo...

Sensacional reflexión sobre la situación actual en el panorama del libro electrónico. Enhorabuena y muchas gracias por saber entender la situación y transmitirla con claridad y valentía absolutas.

03 noviembre 2010 16:36
agak dijo...

Sopechosamente tu articulo ha desaparecido de la version digital del pais… Cosas de la libertad de expresion, supongo

03 noviembre 2010 18:30
jamillan dijo...

No: sigue en su URL. Ha debido ser una caída momentánea por exceso de accesos ;-)

03 noviembre 2010 18:36
Martha dijo...

Excelente artículo! ya me había gustado sin este trozo final, que me resisto a creer que haya sido eliminado por falta de espacio ?¿?¿?
En el pais había escrito mi comentario, pero como casi siempre, no ha sido publicado :(

Así que mira, mejor, lo digo aquí directamente… me ha encantado el artículo porque da de lleno en la diana. La falta primero de contenidos y segundo de facilidades a la hora de comprar hacen que nos estemos dando de lleno a la bajada de pdf’s fácilmente convertibles a formato .mobi por software gratuito disponible en la red.

Yo me he dado de lleno a amazon y a los libros en inglés, y así mato dos pájaros de un tiro. Me bajo los libros directamente desde el kindle en cuestión de segundos, y de paso recupero mi marchito inglés. No, si al final me están haciendo un favor :D

Eso sí, de casi todos los libros que tengo en papel que me he querido pasar a formato electrónico, pocos hay que haya podido conseguir por la vía ‘legal’… en fin, cuando quieran, que espabilen.

Gracias de nuevo por un artículo en el que por fin se ponen de nuestro lado y no del de los pobres editores que están perdiendo una pasta…

03 noviembre 2010 19:28
Manuel Espejo dijo...

Magnífico artículo. Para las personas ciegas el libro electrónico abre posibilidades prácticamente definitivas a nuestras ansias lectoras. Desespera ver que ahora que técnicamente es posible,la cicatería de la industria y el DRM inaccesible nos impidan acceder a lo que podríamos conseguir y a lo que además tenemos derecho, al mismo precio que cualquiera. De momento está la piratería, pero yo estaría encantado de pagar lo que todos por todos los libros.

03 noviembre 2010 20:36
gorki dijo...

Cuanta sensatez en tu articulo y que poca cabeza en las Editorales, y eso que ya tiene el ejemplo de lo que pasa en música. Pues nada, que sigan por donde les parezca oportuno. A nosotros, de una forma u otra, no nos va a faltar que leer.

03 noviembre 2010 21:17
Jose Gómez dijo...

Estoy de acuerdo con que la demanda está superando la oferta (al menos en España).

Hemos desarrollado un buscador de libros electrónicos: http://www.neotake.com . En Neotake se pueden encontrar tanto libros gratuitos como de pago.

De los dos millones de ebooks que tenemos indexados, los libros en español desafortunadamente son minoría. Desde aquí hago un llamamiento a las editoriales para que den a conocer sus fondos a través de Neotake.com

03 noviembre 2010 21:48
pepe dijo...

curioso. Si los piratas ‘roban’ 400 millones de euros. ¿Por qué no se lanzan a captar este negocio? Simplemente no lo entiendo.

En cualquier caso, yo estoy con Martha. Ya tengo 3 kindles en la familia. Compro en Amazon, y en ingles las novedades, los clásicos del proyecto Gutemberg, en Español simplemente se encuentran por ahí (ya que comprar es imposible), se traducen a .mobi con alguna aplicacion y a volar.

los géneros que me interesan tienen mucha más oferta en inglés que en español, donde creo que el sector editorial ofrece muchísima paja.

Tengo 3.000 libros en casa. era un comprador compulsivo, pero hace más de un año que no he comprado más que dos o tres volúmenes físicos ‘clásicos’.

es mucho más práctico ir por ahí con 500 o 600 libros en el kindle y leer lo que te apetezca que comprar papel.

04 noviembre 2010 01:32
precarisimo dijo...

Estupendo artículo. Nunca he entendido porqué un libro o disco que no se compra es una compra no realizada y por tanto una pérdida para el empresario. Supongo que tendrá su lógica comercial. Creo que el principal problema del libro de papel hoy es su alto precio.

Por cierto, jamendo (http://www.jamendo.com/es/) es menos conocido que spotify, pero también es un portal de música “legal”: en este caso, editada bajo licencias libres (creative commons). ¡y funciona!

un saludo

04 noviembre 2010 02:34
m. a. cortés dijo...

Qué gran artículo. Muy acertada la reflexión sobre el acceso a vías alternativas de distribución porque la demanda desborda la oferta. Eso sin mencionar situaciones incomprensibles como que el IVA de un libro electrónico sea superior al de uno normal, etc.

Menos mal que desde hace tiempo existe la tecnología, además al alcance de cualquiera para saltar este tipo de barreras, afortunadamente los libros no están ya custodiados en monasterios al alcance de unos pocos.

04 noviembre 2010 11:26
Miguel dijo...

Estimado Jose Antonio, es de agradecer opiniones como la tuya, que dice mucho en favor de los verdaderos héroes de esta película: los autores.

Un abrazo de un amigo,
Miguel Angel.

04 noviembre 2010 13:51

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)