¿Tiene sentido una app editorial?

27 febrero 2012 11:11

#iPad #editorial

Las apps o aplicaciones son programas de propósito determinado que se descargan en los smart phones, tablets y otros dispositivos. De su éxito da idea el hecho de que Apple está a punto de llegar a las 25.000 millones de descargas de apps en sus aparatos. En España se descargan más de 16 por segundo.

Las apps empiezan a ser utilizadas desde el mundo editorial. Maeva, por ejemplo, tiene una app general, que contiene las novedades por colecciones, booktrailers, muestras de los libros y entrevistas con los autores, los inevitables enlaces a redes sociales, y un listado de librerías con acceso a un mapa de su situación. Lamentablemente, como desde la aplicación es imposible saber si alguna de estos establecimientos tiene determinado título disponible, éste es un recurso poco útil.

Además la editorial saca las novedades de temporada en apps específicas: otoño 2011invierno 2012.

Aparte de esto, están las apps dedicadas a un autor concreto, como CamillaMaeva, dedicada a la autora Camilla Läckberg, “la reina de la novela negra europea”, que contiene juegos y test para lectores de sus obras, y AuelMaeva, dedicada a la famosa serie de “Los hijos de la Tierra”.

Tanto estas apps de autor como las de novedades son gratuitas.

¿Quién, que no sea un profesional del medio, podría querer descargarse las apps de catálogos de una editorial y de novedades? No parece tener mucho sentido… Otra cosa son las app de autor, que apuntan claramente a seguidores de un cierto tipo de obras, pero la fidelidad de los lectores no creo que llegue a extremo de querer ser fans de una editorial.

Las apps son un sistema ecológico más bien cerrado (aunque puedan tener enlaces a páginas web). Maeva utiliza codigos QR en emails para llevar a sus contactos hasta la página de descarga en iTunes, pero el movimiento inverso, desde la app hasta la compra de libros, parece más difícil.

Dado los costes nada desdeñables que tiene colocar apps en Apple (aunque las de Maeva han sido subvencionadas por el Ministerio de Cultura) , las editoriales tendrán que plantearse qué quieren hacer exactamente con ellas. Se me ocurre que podría haber apps gratuitas por géneros (¿novela negra, romántica, histórica, márketing?), para que las descargaran los aficionados; las promoverían un conjunto de sellos que proporcionaran masa crítica de novedades. Servirían de canal de promoción, y mediante notificaciones y otros procedimientos de descarga de materiales complementarios podrían ser un canal cómodo y constante de información al público.

Etiquetas: , , , ,

El ereader encadenado

10 febrero 2012 11:11

#ereader

Un ereader para una persona mayor; ya van varias veces que me formulan esta consulta: ¿qué  lector de ebooks podría comprarle a mi padre, madre… que tiene setenta, ochenta y tantos años…?

La pregunta me la hace gente que no tiene una experiencia especial en el mundo digital. Pero sí tienen muy claro qué es lo que necesita el destinatario: un aparato en el que se lea bien, que tenga acceso a suficientes libros en español, que no sea muy caro… Y (esto es muy importante) que no necesite conectarse al ordenador para cargar libros.

Fijémonos en la situación: se trata de una casa en la que viven una o dos personas de edad, que no tienen ordenador. Mis consultantes, movidos por la propaganda o por sus deseos, se imaginan un aparato autónomo desde el que se pueden descargar libros y leerlos, sin más. Y entonces pregunto: “¿No habrá wifi en esa casa, no?”. No lo hay, claro: ¿por qué habría de haberlo, si no hay ni ordenador?

Existen ereaders que para comprar libros se pueden conectar vía 3G, es decir, por telefonía móvil. El Kindle Keyboard 3G (que no se puede encontrar en el sitio de Amazon España) tiene una cobertura gratis de 3G para conexión con Amazon, aunque vale un 50% más que el normal, pesa casi un 50% más y es más grande. Además, está sólo en inglés. El Kindle DX es aún más grande y caro (aquí hay una comparativa). La mejor opción sería el Kindle Touch 3G, que en cualquier caso también se debería comprar en Estados Unidos. Y, vistos los problemas que hay entre tiendas de Amazon, y aunque parece que desde la tienda americana se puede acceder a ¿la mayoría? de los libros en español, está opción no parece recomendable.

Y eso es prácticamente todo: ni el ereader de Casa del Libro, Tagus, ni el de Telefónica, eBook BQ, tienen versión 3G, aunque esta última está anunciada. Y comprar un tablet, del tipo que sea, sólo para leer libros, no parece aconsejable…

Por lo general, entonces, mis consultantes acaban comprando un ereader cualquiera (el más barato) y cargándolo de libros en su ordenador, para luego entregárselo relleno a su destinatario. Cuando el usuario quiera algún libro concreto, se llevarán el lector, y lo recargarán en su equipo, para devolverlo a continuación a su poseedor. Y esto es una pena, porque los editores pierden así la compra de impulso que habrían podido tener, y los usuarios pierden autonomía.

Los ereaders son muy buenos para los mayores, empezando por el simple hecho de que pueden agrandar su cuerpo de letra. Territorio eBook hizo una campaña de ereaders con lectores entre 55 y 75 años, con resultados muy buenos. Pero mientras no se puedan independizar del PC no desarrollarán del todo sus potencialidades con las personas mayores.

Photo by C. Frank Starmer, licensed under a Creative Commons License

Etiquetas: , ,

“Un texto que se lee con sospecha”

08 febrero 2012 11:11

#lectura
#publicidad

La solapa es una forma literaria humilde y difícil, que espera todavía quien escriba su teoría y su historia. Para el editor ofrece con frecuencia la única ocasión de señalar explícitamente los motivos que lo han impulsado a escoger un libro determinado. Para el lector, es un texto que se lee con sospecha, temiendo ser víctima de una seducción fraudulenta. Sin embargo la solapa pertenece al libro, a su fisonomía, como el color y la imagen de la portada, como la tipografía con la que se ha impreso. Una cultura literaria se reconoce también por el aspecto de sus libros.

(Roberto Calasso, 2007)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso
[Esta entrada ha sido aprobada por el comprobador automático de repeticiones en el blog]

Etiquetas: , ,

“Si le ha gustado el libro, cuénteselo a su vecina”

18 enero 2012 11:11

#editor #autor
#publicidad

Es tal la cantidad de libros que se publican que no caben en los puntos de venta. Eso hace que, los que no venden rápido y sostenido, desaparecen enseguida para dejar paso a otros que prueben fortuna. Sólo se mantienen los que aguantan, y eso teniendo en cuenta que el aguante está entre los tres y seis meses. Después, vuelva usted por ese libro que le llamó la atención el otoño pasado y ya veremos si lo encuentra. La técnica del best-seller se aplica ya indiscriminadamente a todo libro: «Vender la mayor cantidad de libros posible en la menor cantidad de tiempo posible». Si no se logra, al tacho; y una vez logrado, al tacho también, que llega el siguiente. La lucha, pues, del editor y el autor está en conseguir que el famoso «boca a boca» salve al libro, tanto si es literatura de consumo como arriesgada invención literaria, por un semestre al menos. Y hablo sólo de literatura, porque es lo que mejor conozco, pero en los demás géneros ocurre tres cuartos de lo mismo. El mensaje es: si le ha gustado el libro, cuénteselo ─pero urgentemente─ a su vecina o vecino. Este eslogan viene del mundo del detergente, ya lo sé, la diferencia está en la urgencia, porque libros hay decenas de miles y marcas de detergente sólo unas pocas, así que tienen más margen.

(José María Guelbenzu, 1999)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso

Etiquetas: , , , ,

Que te duermas…, I

19 diciembre 2011 10:10

#piratería #infantil #traducción

Al escritor Adam Mansbach se le ocurrió este libro cuando intentaba hacer dormir a su hija. Su título es Go the f**k to sleep, o sea: Go the fuck to sleep, traducido aquí como Duérmete ya, ¡joder!. Ya hablamos de él al comentar un post de Editar en voz alta. Pero su historia tiene tanto interés que le dedicaremos más atención.

Al parecer, el agotado padre subió a su muro de Facebook una nota en la que anunciaba que iba a escribir un libro sobre ese tema, y así lo hizo. El libro lo publicó una pequeña editorial que no estaba especializada en libros para niños, Akashic Books, ilustrado por Ricardo Cortés, y se convirtió en un éxito viral cuando se difundieron copias en PDF antes de su publicación (probablemente a partir de los PDF enviados como preventa a los libreros). Uno de los argumentos contra la llamada piratería es que quita ventas a los libros, pero no faltan casos como éste, en que de hecho la difusión de obras de forma ilegal se vuelve promoción… Entre otros factores, las preventas de Amazon contribuyeron poderosamente a que el editor ampliara su ambición respecto a la obra.

Go the fuck to sleep es una parodia de los libros que se leen a los niños antes de irse a dormir: tiene una dulce forma exterior de nana, que se convierte en improperios y exabruptos cuando el padre-en-el-texto ve que su hijo no se quiere dormir. Y al parecer se inscribe en todo un género, la “nana hostil” (hostile lullaby).

La reacción airada ante el pequeño que se niega a entregarse en brazos de Morfeo (dando así un descanso a sus progenitores) no es nada que un padre/madre normal no haya experimentado. El problema es que aquí está todo explícito, incluyendo los tacos. Y el éxito inicial de la obra se multiplicó cuando un grupo cristiano de Nueva Zelanda la atacó, pensando que podría alentar el mal comportamiento de padres disfuncionales.

Go the fuck to sleep se presenta como un “libro de niños para adultos”, que es una categoría nada extraña: muchos adultos disfrutamos de los libros infantiles, y hay numerosas obras de ese género que nadie pondría en manos de un niño, sobre todo porque las romperían. Perdí a manos de mis hijos las mejores piezas de mi colección de pop-up books , hasta que decidí que no, que en realidad no eran para ellos.

Pero no sólo es que el libro se editara en una editorial no-infantil, sino que además, el autor no escribía normalmente cuentos para niños. Como dije, surgió de una reacción ante los intentos de su hija por eludir el sueño. ¿Y por qué no? En palabras deAdam Mansbach, “una constante en mi carrera es que siempre he escrito lo que me ha salido de los cojones”.

El libro ha sido un éxito, reproducido en muchas ediciones internacionales. Además, las lecturas en voz alta de la obra se han convertido en una performance habitual… En inglés lo ha leído el director de cine Werner Herzog en la New York Public Library. La versión española, Duérmete ya, ¡joder!, publicada por Mondadori, la ha leído (no muy bien, como se comprobará) Joaquín Reyes.

Con las ediciones internacionales vinieron las respectivas versiones del título. Pero la historia de las traducciones es tan curiosa que le dedicamos todo un post en el blog de al lado, en el que, por cierto, desvelaremos también la existencia de una secuela de la obra.

Etiquetas: , , , ,

Nichos lectores y la estrategia digital de Planeta

14 noviembre 2011 9:09

#editorial #ebook #librería #autor
Hace pocos días, Planeta anunció la creación de dos nuevos sellos digitales, dentro de su nutrida colección de marcas: Zafiro eBooks, especializado en novela romántica, y Scyla eBooks, en ciencia ficción, fantasía y terror. Interesante: dos nichos de género que en todo el mundo abundan en lectores.

En realidad, el sitio de Scyla funciona como un agregador digital de sellos (vamos, lo que antes se llamaba un portal), más una editorial digital. Su página contiene, junto a la parte de ebooks, que es puramente Scyla, títulos de Timun Más (fantasía heróica) y de Minotauro (ciencia ficción y fantasía). De hecho, estas dos editoriales ya no tienen una página web propia (la política de sitios web de los grandes grupos editoriales es un caos, y tendremos ocasión en este post de ver algún ejemplo más).

Parece que tras la sucesión de compras de editoriales, y la consiguiente proliferacion de sellos (más de cien), Planeta aborda una segmentación más racional de su fondo de 15.000 autores, y lo hace según el público lector. El género de la ciencia ficción y fantasía siempre ha sido un buen acompañante de la Red, ya desde sus inicios, cuando en la década de 1970 en la red ARPANET se creó, a poco de inventarse el e-mail, una lista de distribución para fans del género: SF-LOVERS.

De hecho, los foros de aficionados al género han seguido siendo una presencia constante en Internet. En el medio anglosajón se han caracterizado por poner a disposición de los lectores (sin contar, por supuesto, con los derechos para ello) obras agotadas, descatalogadas o inencontrables: en este dominio concreto, es posible que el 80% o el 90 % de las mejores obras no se pudiera conseguir por ningún medio legal.

En español, la pionera fue la desaparecida cYbErDaRk.NeT (2000-2005), que aún conserva una tienda de libros del género. Tras ella, aparecieron otros muchos sitios, que han corrido distinta suerte. Entre ellos, Sedice ha hecho una gran labor de articulación de fans de “ciencia ficción, fantasía, terror, misterio”, aunque sin proporcionar acceso a materiales con copyright. De hecho, no entiendo por qué Planeta no les ha comprado (o a lo mejor lo intentó y no llegaron a un acuerdo…).

Pues bien: Planeta aborda en Scyla un portal de agitación sobre el ciencia ficción y fantasía, con las habituales patas en redes sociales (Facebook y foros propios, absurdamente clasificados por editoriales, de nuevo), pero lo que es importante es que se dirige, en conjunto, con ebooks y libros, al publico de un género concreto, y subgéneros afines.

Zafiro contiene exclusivamente la editorial digital de tema romántico, aunque sigue existiendo aparte, dentro del caos de Planeta de los libros, un “Club de novela romántica“, dedicado casi en exclusiva a autoras (porque casi todas son mujeres) que no escriben en español. Es decir: la estrategia aquí no ha sido, como con la ciencia-ficción, la concentración por públicos, sino la dispersión.

Por último, señalaré que ambos géneros pueden tener coyunturalmente intersecciones, como en la novela romántica paranormal.

Tanto Zafiro como Scyla (en su vertiente editorial, puramente digital), anuncian que sus obras “podrán leerse indistintamente en todos los dispositivos electrónicos: ordenadores (PC o Mac), tabletas, Smartphones y eReaders de tinta electrónica y podrán ser adquiridas en las principales librerías on-line nacionales e internacionales”. Se publicarán autores en lengua española, noveles o consagrados, pero los sitios web de ambos sellos parecen muy orientados a la captación de nuevos autores.

Ambos sellos publicarán “novedades de diferente extensión, desde relato corto hasta novela, con precios muy asequibles que oscilan entre los 0.99€ y los 4.99€”.  En esto siguen las tendencias del mercado en inglés, que normalmente ha puesto precios más bajos para el género romántico y de ciencia ficción.

Estos nuevos sellos surgen en el contexto de importantes movimientos en el grupo: el despegue digital de Círculo de Lectores (del que ya hablamos), y la potenciación de Casa del Libro (que los editores españoles señalan como la librería en la red que mejor les funciona). Precisamente Casa del Libro anuncia para el próximo jueves importantes revelaciones…

Etiquetas: , , , , , ,

“Autores, editores y libreros hemos suspirado”

04 noviembre 2011 9:09

#prensa #difusión
Con ocasión de la entrega del Premio Antonio de Sancha de la Asociación de Editores de Madrid al gran comunicador de libros Bernard Pivot.

Autores, editores y libreros hemos suspirado, antes de 1936 y en tiempo posterior, por alcanzar la centésima parte del espacio otorgado a ciertos deportes, a las corridas de reses bravas y a su mundo especial, al cinematógrafo y a la reseña de conciertos musicales y de otras teatrales de cualquier género. Don Marcelino Menéndez Pelayo ─en sus cartas publicadas─ quejábase de la indiferencia de la prensa madrileña ─después de la Restauración─ ante las obras que iba publicando.

(Manuel Aguilar, 1972)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso

Etiquetas: ,

En el Mercat de Sant Antoni provisional

03 noviembre 2011 9:09

#segunda_mano
Hasta ahora no había podido ver la nueva instalación del mercado dominical de libro antiguo, viejo y de ocasión que antes albergaba el Mercat de Sant Antoni (ahora en trance de una gentrificación de la que no esperamos nada bueno).

Está en una nave abierta levantada en la calle Comte d’Urgell, desde el mercado hasta el cruce con Floridablanca, precisamente donde se yergue una de las intervenciones urbanas más alucinantes de Barcelona.

¡Qué voy a decir!: muchos preferíamos su emplazamiento anterior: éste provisional tendrá problemas en lo más crudo del invierno, y respecto al futuro, los propios libreros no las tienen todas consigo…

Por lo demás, un mercado como éste siempre ofrece cosas pintorescas, como un tebeo “original en facsímil”, que nos recuerda prácticas execrables en entornos más sagrados…

Etiquetas: ,

Revistas de la Edad de Plata

24 octubre 2011 13:13

Hoy se ha abierto al público la aplicación Revistas de la Edad de Plata en el Portal Edad de Plata, que mantiene la Residencia de Estudiantes de Madrid junto a otras instituciones.

Revistas de la Edad de Plata ofrece, en facsímil sincronizado con texto buscable, un valioso conjunto de 31 revistas literarias y culturales del periodo 1910 1917-1939, que totalizan más de 8.000 artículos (más de 9.000 registros, contando anuncios, ilustraciones y otras piezas breves), salidos de la pluma de 1.700 autores, correspondientes a los 316 ejemplares que constituyen las 31 colecciones, formadas por más de 14.000 páginas con más de 85 millones de caracteres.

Para acceder a este conjunto, una de las posibilidades es utilizar un buscador visual, que, desarrollado por Bestiario, da acceso a toda la riqueza de las relaciones entre los diferentes protagonistas (literarios, artísticos, científicos…) de la Edad de Plata. El buscador (arriba), permite acceder a 203 grupos (tertulias, movimientos…), 5.725 personas, 6.524 obras (libros, películas…) y 894 revistas, en sus ricas interrelaciones. En el ejemplo superior, el gráfico informa de que Alfonso Reyes, que participó en la Tertulia del Café Pombo, y es autor de las obras que aparecen el el círculo exterior, colaboró en El Sol, Héroe, Litoral…, y en esta última revista publicó “Trópico”. A partir de ahí, se puede acceder al facsímil y transcripción del poema en la siguiente herramienta:

El Publicador de Revistas da acceso al facsímil y texto electrónico sincronizados de cada uno de los más de 9.000 elementos contenidos en las 31 revistas, entre las que hay cabeceras tan importantes como La gaceta literaria, Caballo verde para la poesía… Entre los escritores que publicaron en ellas se cuentan los nombres más importantes de la cultura española, hispanoamericana y europea de la época: Federico García Lorca, Rafael Alberti, Paul Valery, Alfonso Reyes, Stephan Zweig, Jorge Luis Borges…

Este Publicador, que desarrolló Rafael Millán, está dotado de un potente buscador que permite busquedas literales, pero también por proximidad de palabras, y tiene integrado un vocabulario y morfología del español (lo que hace que pueda buscar todas las formas de un adjetivo, o de un verbo dados). Tiene también un potente lenguaje de interrogación que permite consultas del estilo de “apariciones de la preposición en seguida de verbo en gerundio”.

Las aplicaciones de investigación y educativas de estas herramientas son evidentes. Pero como la profesión va por dentro, una de las primeras cosas que curioseé fue la presencia de crítica de libros y publicidad de editoriales en el periodo. La digitalización de las revistas tiene metadatos, como la etiqueta “[anuncio]“, que permite recuperarlos.  Los ejemplos superiores aparecieron en la revista Ultra, del año 1921. Para ojos contemporáneos sorprende lo llamativo del nombre del editor frente al tamaño más pequeño del de los autores o las obras publicitadas.

Como muestra del alcance internacional de la cultura del momento, veamos otro caso, esta vez de La gaceta literaria de mayo del año 1928. Esta revista española anuncia la aparición de una antología de nueva poesía mexicana, al lado de la publicidad de un librero berlinés que manda libros en alemán a España y América. Más abajo, el librero parisino León Sánchez Cuesta se ofrece para enviar libros “de todos los países”.

Por último, he aquí un curioso caso de arqueología de la agencia literaria: la Agence Litteraire Internationale, a través de su aliado español que es la propia Gaceta, se ofrece para gestionar derechos de traducción.

Y estas son sólo algunas de las muchísimas perlas encerradas en las páginas de estos testimonios vivos de la vida cultural de la España de la Edad de Plata.

Advertencia: el autor de este blog, junto con Carlos Wert, Agustín García y todo el equipo de la Residencia de Estudiantes,  ha tomado parte en el desarrollo de la aplicación Revistas de la Edad de Plata.

Etiquetas: , , , , , ,

Por qué Círculo de Lectores es una buena idea digital

20 octubre 2011 9:09

Cuando el grupo Bertelsmann decidió que iba a dejar el control del Circulo de Lectores a Planeta, algo cambió en el mundo editorial español. Con su millón de socios y cinco mil agentes seguía siendo un canal privilegiado para venta de libros, aunque en los últimos años no era un secreto que el numero de socios iba disminuyendo, y que el importe de la compra media, también. En los lustros que siguieron a 1962, cuando nació Círculo, el libro era un artículo no sólo cultural, sino de ascenso social: “Un libro ayuda a triunfar”. Círculo llevó libros al corazón de hogares no frecuentadores de librerías a través de unos agentes que visitaban las casas, dejaban su revista, y volvían por el encargo, o, si la familia no había elegido nada concreto, llevaban el libro recomendado: ¡venta directa y regular a cientos de miles de familias!

La verdad es que este tipo de clubs fueron el origen del Grupo Bertelsmann. Se fundó en 1835 dedicado a la literatura religiosa (como tantas editoriales europeas), pero en los 50 se fundó el Bertelsmann Leserring (club del libro) y también entró en el mercado musical con la creación del sello Ariola. El grupo llegó a tener muchos clubs del libro en todo el mundo.

En España, Círculo proporcionaba básicamente best sellers, libros de éxito y populares de venta en librería, editados por otros sellos (o a veces mediante un proceso de coedición), así como creaciones propias. Bajo la dirección de Hans Meinke, consiguió implantarse sólidamente en el corazón de los hogares, y constituyó un grupo fidelizado y activo de clientes a los que vender también música y películas.

Pero las cosas cambiaron: España se fue desarrollando, y la lectura perdió glamour social. Además, una circunstancia material imprevista conspiraba para que el perfecto mecanismo de agentes visitadores perdiera efectividad: con ambos cónyuges trabajando, en las casas ya no había nadie hasta caer la noche.

Yo he publicado varios libros en el Círculo y en Cercle de Lectors (la versión catalana, aparecida en 1989). Como editor que era, me sorprendía y me llenaba de envidia sobre todo una cosa: con el libro ya dispuesto para salir, se hacía una encuesta piloto entre una muestra de socios, y las tiradas se ajustaban milimétricamente. Los agentes visitadores no sólo se encargaban de fidelizar al socio con su relación personal y recomendaciones de libros; no sólo hacían el servicio de entrega de revista, recogida del pedido y entrega de los libros: también hacían circular la información en sentido opuesto: desde el cliente al editor.

En los últimos años hubo intentos de usar la web de Círculo para estrechar relaciones con los socios, y sustituir la mecánica del agente por mediaciones digitales, pero creo que no llegaron a cuajar. Mientras tanto, Bertelsmann perdía todo interés por los clubs del libro, aunque fueran, como era el caso del de España, rentables, y cerró los de Rusia y otros países de Europa del Este.

En España, cedió el control, como hemos dicho, a Planeta. Pero en el momento de la firma del acuerdo, en abril, los medios ya recogieron:

La alianza Bertelsmann-Planeta también contempla un gran lanzamiento en Círculo para la próxima Navidad en el tema del libro electrónico y los e-books aprovechando la red de agentes de ventas y el millón de socios.

Efectivamente: hace pocos días saltó la noticia:

El grupo Planeta cambia de estrategia: revisa el negocio de la venta por descarga y apuesta más por la lectura en la nube de libros electrónicos. La editorial lanzará antes de final de año dos proyectos vinculados al e-book. Uno de ellos será una plataforma de lectura en streaming (lectura sin descarga) con el Círculo de Lectores. Otra de las iniciativas será potenciar la librería online de Casa del Libro para vender contenido multiformato.

Bien: he aquí el modelo: un público cautivo, con pacto de compra regular, al que suministrarle no sólo libros físicos sino también e-books desde la nube. Un modelo al que los hogares contemporáneos, bien surtidos de ordenadores y de conectividad, pueden apuntarse, a poco bien que se haga…

Antes de conocer esta noticia, y hablando sobre 24symbols, Julieta Lionetti escribía en su artículo “A Thousand Flowers Bloom” (versión en español):

Las suscripciones no nos han sido ajenas. Si 24 Symbols ha de tener futuro, deberá buscar su modelo en los clubes del libro, como lo fueron el Círculo de Lectores o el Book-Of-The-Month Club, y traducirlos a la era de Internet.

¿De qué manera?

Pero hay algo más que explica la reticencia editorial ante 24 Symbols y se centra en el siempre tenso territorio de qué porcentaje de la renta del libro le toca a los distintos detentores del copyright. En el caso de los derechos secundarios, el editor debe ceder al autor entre el 40 y el 60 % de las sumas obtenidas por la explotación de la obra. Renegociar esos contratos es pedir a los editores que reabran una agria discusión con los agentes literarios, que ya han dado por cerrada, en lo que concierne a los derechos de explotación digital.

El modelo de suscripción es una opción más que interesante a explorar, pero 24 Symbols no puede proponerse a los editores como un canal minorista más. Porque en la lógica que rige los usos y costumbres de la edición no lo es.

Y si se proponen como un club del libro, se verán obligados a convertirse en editores que explotan derechos secundarios.

Esta, y no otra es la clave, y la aportación de Julieta Lionetti ha sido transparente: no se puede entrar en un modelo que fuerza demasiado el ya de por sí convulso reparto de derechos con el que editores y agentes (y autores) están funcionando.

Antes, había sitio para una plataforma de libros electrónicos en la nube que ofreciera títulos ‘en alquiler’. ¿Lo habrá también con el megagrupo Planeta y su masa de socios de Círculo?

Y respecto al potenciamiento de Casa del Libro: he aquí su penúltimo movimiento, la venta de libros de segunda mano… Habrá que hablar de ello.

Etiquetas: , , ,