Vallcarca muere

03 marzo 2010 13:13

Encaramado por la montaña del Carmel, el barrio de Vallcarca era un conglomerado de casitas, villas, torres. En una de ellas vivió el compositor Arnold Schönberg entre 1931 y 1932, en el número 20 de la Bajada de Britz, y allí compuso parte de su ópera inconclusa Moisés y Aarón.

El poeta Juan Eduardo Cirlot tuvo conocimiento de este hecho, y en el año 1956, acompañado de algunos amigos (entre los que estaba Antoni Tàpies), subió a colocar una lápida alusiva en esa casa. Lo recuerda la hija del poeta, Victoria Cirlot quien, con fotografías de Manuel Armengol y textos de su padre compone el precioso libro Cirlot en Vallcarca (Barcelona, Alpha Decay, 2008).

Pues bien, ese barrio, antiguo destino de veraneantes alejado de la ciudad, ese “sublime barrio de Vallcarca”, “insuperable gueto espiritual” para Cirlot, ha empezado su desaparición. La historia es conocida (y más en Barcelona): primero el barrio se abandona. Las casas no se rehabilitan. El Ayuntamiento deja los adornos colgados de navidad a navidad (arriba). Los okupas empiezan a habitar las casas vacías.

 

Se derriban las viejas torres, llenas de encanto, con sus jardines melancólicos, para elevar horrores modernos donde meter diez, veinte veces el número anterior de habitantes.

No es cuestión muchas veces de joyas arquitectónicas (aunque también las haya): son exponentes de formas de vida, pedazos de nuestra historia, porciones irrecuperables de vida.

Vallcarca es un barrio goloso para la especulación: súbitamente se ha vuelto céntrico (al menos en relación a su situación anterior), y tiene un metro a la puerta. Es, además, lugar de paso en el ascenso o la bajada de turistas del Parque Güell: para la mirada clasista y pacata de nuestros ediles, era una vergüenza que había que erradicar, y de paso hacer negocio. Están en ello…

Ver La destrucción de Barcelona en un mapa más grande

Etiquetas:

2 comentarios

Belnu dijo...

Gracias por este artículo. Ayer veía lo mismo en una zona de Sants donde casas con sus molduras y su arquitectura humilde pero magnífica caen, siguen cayendo bajo la piqueta para edificar una fealdad que parece extenderse como un cáncer, como dijo una vez Camus, ganglions de laideur et de misère

14 marzo 2010 11:34
mar perez dijo...

Yo pasé mi infancia y adolescencia cruzando el puente vallcarca, del colegio a casa, vivíamos en el pasaje cardedeu y cada vez que paso por allí tengo una gran nostalgia, no conocí las casas de los años 50 pero me causa una gran tristeza ver como se masifica todo y se depersonaliza. No sé si nuestra señora del coll pertenece a Vallcarca pero el puente creo que si, ahora vivimos en plaza sanllehi y también las viejas y mágicas casas van desapareciendo. Leeré este libro de Victoria cirlot pero nada muere si está en nuestro corazón, el llamado progreso no podrá con nuestros recuerdos y sentimientos

08 junio 2011 00:29

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)