La plaza que, además, te rompía el metatarsiano

07 enero 2012 18:18

He esperado dos meses justos, para escribir con ecuanimidad. Además de horrenda en lo arquitectónico y en lo moral, la plaza de Lesseps es una trampa para peatones. Su pavimento desigual contiene escalones sesgados y progresivos que, aliados con lluvia (o la oscuridad) pueden destrozarte un pie.

Cuando me preguntaban en urgencias: “¿Y cómo se lo ha hecho?”, y yo les contestaba con el nombre de la infame plaza, me respondían con un murmullo comprensivo: “Ya… Otro…”.


Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)