La recuperación del Velódrom

03 septiembre 2009 17:17

Para que no se diga que sólo criticamos, he aquí una alabanza: a una bonita iniciativa que proviene del sector privado. El histórico café Velódromo, que cerró sus puertas en el 2000, ha sido reabierto por la compañía Moritz, en una de las infrecuentes acciones de recuperación que ve Barcelona (Muntaner, 213).

Podía haber seguido el triste destino de otros locales, cafés históricos convertidos en hamburgueserías o sencillamente destruidos. La intervención de Moritz ha sido respetuosa con el espacio anterior, pero todavía mejor: ha mantenido la existencia de un local propicio para la estancia tranquila, la lectura, la conversación; un café en el que uno puede pedir un agua mineral y estarse dos horas sin que nadie le moleste… En esta Barcelona en la que te maltratan en cualquier establecimiento público si no eres turista (y si lo eres, te timan), es un placer reencontrar, al margen de los locales impersonales de cualquier franquicia, un espacio amigo  


Ver La destrucción de Barcelona en un mapa más grande

Etiquetas:

Un comentario

Belnu dijo...

Muy bien, en efecto. Yo sólo he pasado a horas de comer y estaba lleno, pero tengo pendiente ese retorno al café de siempre. Me alegra mucho la conservación

03 septiembre 2009 22:22

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)