El triste fin de la Colonia Castells

08 octubre 2010 19:19

Cabeza de mujer sobre la puerta de una de las casas condenadas

Siento no haber hablado antes sobre la Colonia Castells. La descubrí hace un año, y ya estaba luchando por su supervivencia.

Edificada en los años 20, la colonia (al igual que otras zonas antiguas de los alrededores) no ha podido con la presión de la Diagonal, del centro comercial La Illa, los nuevos núcleos de viviendas y oficinas. Las cinco calles de casitas bajas, de una sola planta, están en peligro.

La historia es la de siempre (véase Vallcarca y el 22@, del que tendremos que hablar): zonas antes periféricas que se han vuelto centrales, especulación, connivencia de los poderes municipales y empresariales, abandono de la zona, y por fin desalojo de los habitantes, demolición y (como por arte de magia), nuevas oficinas y viviendas, pero no sociales, no: de lujo.

Entre ventanas y puertas tapiadas, la población de mayor edad mira el futuro con sospecha

¿Habrá que decirlo otra vez? Lo que se está derrumbando no son sólo piedras sustituibles por otras distintas: son formas de vida y de ocupación del espacio que desaparecerán para siempre. La ciudad está apresurándose a borrar, como un nuevo rico, la memoria y los sufrimientos de quienes la construyeron…

Hay un blog, Salvem la Colonia Castells,  donde se puede acceder a muchos materiales sobre el pasado y el triste presente de la colonia.

Ver La destrucción de Barcelona en un mapa más grande

Etiquetas:

4 comentarios

Isabel Nunez dijo...

Oh! Me lo temía. Hace cosa de un año pasé por allí. Eso quedaba detrás de mi casa de la Diagonal, donde viví de los 5 a los 18 y me encantaba, era un pueblecito. Pero lo están destruyendo todo, no sólo la colonia Castells, toda esa zona de Sants, es una vergüenza, y sólo para cobrar comisiones, porque ya me dirás quién va a alquilar o comprar los pisos que siguen construyendo en una ciudad llena, abarrotada de viviendas vacías

08 octubre 2010 22:29
martine dijo...

Qué lastima!
Ese “milagro” seguia existiendo en la cuidad de Barcelona, y daba al barrio un perfume de campo…Van a desaparecer como desaparecieron las casas construidas por albaniles andaluces en el barranco que se veia al salir de la carretera nacional , viniendo de Francia…
De esas casas se hizo, poca antes de los Juegos Olimpicos,una pelicula muy conmovedora (emision “Architectures” de Arte)…
Es un rasgo de humanidad que se arranca de la cuidad…
Pasa lo mismo en mi pais (Francia), donde la “mondialisation” hace del centro de cuidades antiguas un desierto lugubre,la gente iendo de sus viviendas a centros comerciales donde gastan inutilmente el poco dinero que tienen…Mientras tanto, se derrumban casitas que tenian encanto asas para jubil

09 noviembre 2010 21:40
martine dijo...

Perdon…Quisiera decir ( Mientras tanto, mi pais se derrumban,en el centro de las ciudades,….)casas para jubilados bajo el pretexto,como se dice por aqui “qu’elles ne répondent plus aux normes “:
Los ancianos tienen que mudar a pueblos aislados donde ya no conocen a nadie, y a veces sin poder recibir ninguna visita, sus familiares siendo incapaces de ir a verles, por estar enfermos o sin coche…
Estoy muy triste pensando a lo que pasa en la Colonia Castells.

Animo!
Un abrazo a todos!

09 noviembre 2010 21:51
pewpe dijo...

me gustaria que todos supieran que los vecinos estamos encantados con irnos si que es verdad que era un modelo de vida envidiable pero que desde hace 4 años esto esta lleno de ocupas y la convivencia diaria deja mucho que desear por cierto el blog del que hablas no es de los vecinos es de los ocupas que se creen los amos del barrio hasta el punto de atemoriza y pegar a los jovenes que y no tan jovenes que hemos nacido aqui. para nosotros es una verguenza que ultimamente solo salgamos en la prensa por los problemas que originan este colectivo, este barrio no es ni de lejos lo que era antes.
todos los vecinos de la colonia castells estamos en contra de los ocupas ya que solo han originado problemas.

17 diciembre 2010 11:51

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)