¡Nativos del Languedoc!

04 septiembre 2010 16:16

En el blog de al lado ha surgido una cuestión en torno a un gentilicio (tema habitual en estas páginas). ¿Cómo se llaman los habitantes  de la región francesa del Languedoc-Rosellón? Google encuentra 16.800 resultados para languedociano, y sólo un centenar de languedoquiano

Iñaki señala, justamente:

¿Languedoquianas?

Odio ese fenómeno lingüístico, tan caro al español, por el que construímos las palabras por cómo se escriben y no por cómo suenan. Lo relativo al circo, debería ser cirquense, toda vez que el fonema /k/ está ya consolidado en la palabra. Pasa lo mismo con Cuenca / conquense.

Creo que tiene bastante razón, y a mí siempre me ha parecido extraño que la Academia no admita cirquense.

Con conquense, igual que con otros gentilicios, lo que ocurre es que se derivan de la forma histórica del nombre:  de un hipotético *Conca, conquense. Pero es cierto que en otros casos no se mantiene la /k/: de *Cauca (actual Coca, Segovia), caucense.

(Por cierto, Cuenca tiene otro genticilio, cuencano, de Cuenca de Ecuador).

En fin: la fuerza de la escritura es siempre muy grande, y parece imponerse en la mayoría de los casos al sonido. No sé qué opinarán nuestros lectores…

4 comentarios

Gorki dijo...

Pienso que la escritura debería de seguir, con el debido decalaje la fonética, de otra forma es obligar a todos a conocer dos idiomas el hablado y el escrito. Por ejemplo creo que deberiamos unificar los sonidos “je” “ge” y “ji” “gi” pues hoy fonéticamente son exactamente iguales, y habría que ir preparándose para dentro de una generación unificar la “b” y la “v” pues solo los que hoy y tenemos muchos años aun diferenciamos fonéticamente esos sonidos en algunas regiones de España. pero no en otras como Cataluña y la tendencia es a la uniformidad en todas las zona,

Ello trae como deriva inevitable la separación de las lenguas, pues los hispanos, (y parte de España), por el mismo motivo debería unificar la “c” la “s” y la “z”. Pero yo creo, que la deriva de las lenguas es inevitable y no hay artificio que la retrase, quizá solo Internet, que de repente nos ha puesto a todos en contacto, evite o retrase el fenómeno.

06 septiembre 2010 11:49
Solitarius dijo...

1.- Lejos de mí la mera tentación de adentrarme en la polémica sobre la fonetización de la ortografía del español, que es lo que parecen plantear Iñaki y Gorki y que cuenta con valedores de tanto fuste como Juan Ramón Jiménez y Gabriel García Márquez. Yo me quedo con la ortografía etimológica, que me permite comprender mejor el origen, significado y evolución de las palabras y que, como apunta el propio Gorki, es la única compatible con la unidad del idioma escrito, aunque genere algunas dificultades de aprendizaje (a cambio de evitar hartas polisemias).

2.- Sobre el gentilicio de Languedoc, también se escribe (y se pronuncia) con /c/ en francés (“languedocien-ne”) y en la propia lengua vernácula, el occitano (“lengadocian-a”). Yo, por mi parte, preferiría traducir el endónimo y hablar de “Lenguadoc” (como hacen los catalanes: “Llenguadoc”), con su gentilicio “lenguadociano”; pero parece que este último término se reserva para el dialecto o modalidad del occitano que se habla precisamente en el Languedoc. Así las cosas, nada impediría un gentilicio “lenguadoqués” (que satisfaría a Iñaki); pero claro, eso es ya mucho inventar.

Saludos.

06 septiembre 2010 20:03
Solitarius dijo...

Lo malo de las acuñaciones léxicas es que uno acaba tomándose en serio sus propias creaciones. Dos pijadicas adicionales al punto 2 de mi apostilla anterior:

1.- El topónimo castellanizado “Lenguadoc” tiene autoridades de tanta prosapia como Cervantes, Tirso y Moratín (buscad el lema en CORDE).

2.- Si admitimos “Lenguadoc”, “lenguadoqués” no suena más exótico que otros gentilicios con la misma sílaba final: “quebequés” (la Academia prefiere, no sé por qué, el desusado “quebequense”), “dinamarqués” (aquí es lógico que el DRAE, aunque también lo admita, prefiera “danés”) e, incluso, “iroqués” (que es también un gentilicio, aunque no derivado de un topónimo).

Aparte lo anterior, ahora me doy cuenta que Iñaki, a diferencia de Gorki, no plantea un problema de ortografía, sino de derivación. Me disculpo por mi malentendido.

06 septiembre 2010 20:57
Gentilicios dijo...

Yo estoy contigo creo que el gentilicio es Languedoquianas
uN SALUDO ME GSUTA MUCHO VUESTRA PAGINA

18 octubre 2011 15:10

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)