Cómo cerrar los elementos de una lista

21 julio 2007 14:14

Recibo esta consulta:

Los topos (a los que les dicen “viñetas” o en inglés “bullets”), actualmente ya no llevan punto final, especialmente si la oración es breve o se trata de una sola palabra. Lo que no encuentro es dónde lo consigna o quién lo autoriza.

Es cierto que en el uso moderno las listas de elementos (vayan encabezados por letras o por topos, también llamados bolos o boliches) no suelen presentar puntuación al final. Sin embargo el uso clásico es éste:

Se pone punto y coma detrás de cada uno de los elementos de una lista o relación cuando se escriben en líneas independientes y se inician con minúscula, salvo detrás del último, que se cierra con punto:

Conjugaciones en español:

verbos terminados en -ar (primera conjugación);

verbos terminados en -er (segunda conjugación);

verbos terminados en -ir (tercera conjugación).

Esta es la doctrina que mantiene Martínez de Sousa y que recoge la Academia, en su Diccionario Panhispánico de Dudas, bajo punto y coma (de donde procede el ejemplo anterior).

Sin embargo, insisto en que en el uso moderno y sobre todo, como bien señalas, con elementos breves, se prescinde de puntuación:

El cuerpo humano consta de
  • cabeza
  • tronco
  • extremidades

Etiquetas:

Puntos suspensivos y mayúsculas

10 julio 2007 10:10

Recibo esta consulta:

Una amiga que está corrigiendo un libro me pide socorro: tiene un problema con los puntos suspensivos que no he podido resolverle ni consultando el De Sousa ni tu Perdón, imposible.

La pregunta es (a ver si tú sabes si existe una respuesta convenida): ¿después de los puntos suspensivos, hay que seguir forzosamente con mayúscula? ¿En qué casos es posible no hacerlo?

Se encuentra con un texto donde hay diálogos y en el interior de estos pasajes el discurso entrecortado de los personajes discurre a través de puntos suspensivos y sigue en minúsculas. Ejemplos: “Es estupendo que Manolo haya podido venir con nosotros… vamos… justo después de que le echasen de Burriana”. “Es más bien alto pero tirando a delgado… aunque no podrías decir que es flaco”. “Es cierto… nosotras las mujeres dependemos mucho de los hombres”.

Pues bien: como saben los lectores de mi libro, una de mis tesis es que la puntuación en español es un terreno apasionante, precisamente porque no está codificada: no hay reglas fijas.

Para contestar a la pregunta planteada, pensemos por un momento en qué signo de puntuación podría sustituir a los puntos suspensivos en esos ejemplos: ¿puntos o comas? La respuesta es depende. “Es más bien alto pero tirando a delgado. Aunque no podrías decir que es flaco”, “Es más bien alto pero tirando a delgado, aunque no podrías decir que es flaco”. La primera solución crea un ritmo cortante en las frases, la segunda produce un periodo más ligado.

Los puntos suspensivos pueden funcionar entonativa y ortotipográficamente como cierres totales (a lo punto, y seguidos de mayúscula), o como pausas breves. Yo optaría en los ejemplos que me das por la mayúscula tras los suspensivos si el ritmo de estos diálogos es cortante, o tal y como me los presentas si no es así. “Es estupendo que Manolo haya podido venir con nosotros… vamos… justo después de que le echasen de Burriana” es para mí una frase que transcribe adecuadamente las vacilaciones del discurso oral.

Etiquetas:

El blog de las comillas mal usadas

08 julio 2007 14:14

Me lo manda José María Cerezo: The “blog” of “unnecessary” quotation marks. Su lema: “making fun of bad punctuation since 2005!”.

También critica el mal uso del apóstrofo, las minúsculas en un texto de mayúsculas, etc.

Etiquetas:

Letargo veraniego

02 julio 2007 9:09


Este blog entra en la fase de letargo veraniego, por tanto hasta el otoño, cuando volverá con redoblados bríos…

Feliz verano (hemisferio norte), invierno (id. sur).