El valor de los signos de exclamación

06 octubre 2006 9:09

Una secuencia de la serie de televisión Seinfeld, que ilustra a la perfección para qué sirven los signos de exclamación (Gracias, Nacho Gómez).

Imagen de previsualización de YouTube

El protagonista tiene toda la razón cuando le dice a la chica: “Yo sólo te he anotado el mensaje. No sabía que también tenía que describir la emoción de cada llamada”. Eso es exactamente lo que hacen estos signos: ¡! Desternillante…

Por cierto, ‘desternillante’ viene de ternilla, ‘cartílago’. Algo desternillante es lo que hace reír tanto que se rompen los cartílagos (se supone que de la boca). La gente que lo ignora reinterpreta la palabra como destornillante (algo que te hace reír tanto que se te aflojan los tornillos, supongo…)

Etiquetas:

Un comentario

Anonymous dijo...

Este “destornillante”, ¿no es lo que se llama etimología popular?

07 octubre 2006 12:20

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)