“En el nombre de Alá…”

14 febrero 2010 8:08

Interesante cuestión la que plantea una lectora de La Vanguardia:

me sorprendió que en la [entrevista] realizada al teólogo islámico Nazar Abu Zayd (16 enero) Víctor Amela dijese: ´Las obligaciones del buen musulmán consisten en creer que no hay más Dios que Dios (Alá), rezar cinco veces al día, ayunar cuando toca y ser caritativo´. Alá es la castellanización de la palabra árabe Allah,que significa en árabe dios,y por tanto resulta incorrecto usar Alá en español para referirse al dios de los musulmanes, que es el mismo de cristianos y judíos, pues equivale a decir que el dios de los cristianos holandeses o ingleses es God,o que el de los franceses es Dieu”.

Debo confesar que a mí siempre me ha parecido extraño este uso de “Alá”, que creo que tiende a exotizar, y por tanto alejar las creencias religiosas islámicas. Además es curioso ver los contextos en los que aparece: véase este uso en un artículo sobre seguridad en los aeropuertos.

“Prefiero que me desnuden aquí, a que me hagan pedazos en el aire”. Es evidente que la sentencia la firmaríamos todos, con la excepción de estos mártires de Alá que se la tienen jurada a ese mundo de infieles que es Occidente.

En general no habría problema en sustituir siempre Alá por Dios, como se puede comprobar en esta noticia:

“El Corán es claro: no hay obligación en la religión. ¿Un imán? Es un kafir [término empleado en el islam para designar aquellas personas que niegan a Alá o al profeta]“, prosigue antes de transcribir una oración en árabe dedicada a la supuesta víctima. [...]

Otro opina que es lamentable a lo que se ha llegado, por parte de “una familia que emigra de un país islámico a un país en que el islam es el eterno enemigo” y a que “una mujer desobedezca a Alá”, agrega.

A esto se agrega el hecho de que, como señala el responsable lingüístico de La Vanguardia Magí Camps, los cristianos árabes llaman Alá a Dios. Tan es así que han sido los integristas musulmanes de Malasia quienes han reaccionado con violencia ante este uso.

Etiquetas:

6 comentarios

Gorki dijo...

Logicamente, las religiones monoteistas se refieren a un Dios único, y por tanto le llamen como le llamen, se refieren al único Dios que dicen que existe. En este sentido Dios, Alah, God, o Yahavé son la misma y unica persona divima.Pero mientras que Yahavé tiene unas leyes reflejadas en 10 mandamientos, el Dios de los cristianos tiene unas leyes condensadas solo en dos, "Amaras a la projimo como a ti mismo y a Dios sobre todas las cosas, y Alah tiene otrss leyes, que se que difieren de las anteriores, y que se centran en la obligacion de creer em un solo Dios, el rezo diario en cinco veces, ayunar por el Ramadán y ser caritativo Parece pues lógico, utilizar las palabras Yahave, Dios o Ala según mos refiramos a creyentes que, (teóricamente), se rigen por un reglamento a otro,

14 febrero 2010 10:51
Solitarius dijo...

¡Espinoso asunto, pardiez! Tiendo a estar con Gorki. Veamos:1.- Aunque el dios de las tres religiones del Libro es en principio el mismo, cada una de ellas ve al dios de la Biblia con un filtro distinto: el cristianismo y el islam a partir de una diferente revelación ulterior (los Evangelios y el Corán) y el judaísmo, sin esa revelación adicional, a través de una tradición codificada (el Talmud). Ello hace que en la práctica ese mismo dios teórico sea muy diferente para unos y otros creyentes; y por ello parece adecuado diferenciar léxicamente de qué visión de Dios se trata en cada caso, aunque cada religión imponga para la suya el término genérico "Dios" en la(s) lengua(s) de su ámbito de hegemonía cultural.2.- Quizá por ello, "Alá" y "Jehová" (no "Yavé", por cierto)son de los pocos nombres propios que aparecen lexicalizados como lemas en el Diccionario de la Academia. "Jehová" se define como 'nombre de Dios en la lengua hebrea' y "Alá" como 'nombre que dan a Dios los musulmanes y en general quienes hablan árabe'. La matización en esta última definición apunta a que los cristianos de lengua árabe también llaman a su dios "Alá", lo que no es contradictorio, sino al contrario, con lo apuntado más arriba.3.- Sería bueno que algún musulmán hispanoparlante nos aclarase aquí si al hablar en español de su dios lo nonbra como "Dios" o como "Alá". No puedo meterme en su piel, pero a mí me rechinaría proclamar que "no hay más dios que Dios"; aunque a continuación aclarase que Mahoma es su profeta, me parecería que estaba refiriéndome al dios de los cristianos.4.- En definitiva, desde mi óptica particular, lo preocupante para un ateo, un agnóstico, e incluso un laico, lo mismo que para un judío o musulmán hispanoparlante, no debería ser tanto que al dios de los musulmanes se le llamé "Alá" y al de los judíos "Jehová", sino el propio hecho de que el dios de los cristianos se llame justamente "Dios", como personificación de la palabra genérica. En este sentido, la frase "yo no creo en Dios" encierra una cierta contradicción: un ateo de estricta observancia debería decir "yo no creo en dioses", o "yo no creo en ningún dios".

15 febrero 2010 18:39
Jaime dijo...

Dentro de la tradición del Libro, el dios de los cristianos es nombrado como Dios, Dio (en italiano), Deus (en portugués o gallego) que como el Dios en castellano procede de Deus (en latín); Zeus (en griego). Tal vez God (en inglés) o Gott (en alemán) procedan de Thor (en la mitología escandinava). Hablo por hablar.Estoy de acuerdo con la precisión de solitarius sobre el ateo que niegue la existencia de seres divinos debe señalar “no creo en ningún dios o ninguna divinidad”. Eso nos introduce en cómo nombran a dios otras religiones distintas a las del Libro. Porque dios también existen entre las religiones que no son onto-teologías, y descreen de un único dios omnisciente y omnipotente, motor inmóvil (por utilizar la expresión de Aristóteles)… ya porque sean politeístas, adoren a los animales (como la religión egipcia) o animistas, etcétera. Unos pocos ejemplos: es el Unkulunkulu (o ser todopoderoso) en la mitología zulú, Ngai de los masai, Anu de los sumerios, Waheguru entre los sijs, Achamán entre los guanches, Ahuda Mazda entre los zoroástricos, Teotl entre los náhualt. Todos estos ejemplos están tomados de wikipedia… Y en el planeta Tierra hay miles de religiones…

17 febrero 2010 20:54
en zapatillas dijo...

Puede que todos tengan razón en tan esquinado ( y enconado asunto).No voy a aportar opinión , sino añadir algo relativo a los "dioses" y sus profetas. En la Edición última de ARCO , el escultor Eugenio Merino hace una irónica reflexión : un imán , cabeza en tierra, soporta al sacerdote arrodillado, palmas juntas y sobre él, un rabino , mirada al cielo, se yerguen sobre los hombres hacia ¿Dios?

18 febrero 2010 13:29
enzapatillas.blogspot.com dijo...

Si una imagen vale… El escultor Eugenio Merino ha presentado en Arco 2010 una sugerente e irónica escultura : tres representantes de distintos "dioses" se elevan , uno sobre otro, hacia el cielo. Debajo el imán , cabeza en tierra ( Merino no quiere – o sí- recordar el comic danés y sus consecuencias ). Sobre él, un sacerdote católico en plegaria , manos juntas, ojos cerrados )y por encima de los dos , un nuevo sacerdote, un rabino, éste de pie y mirando al cielo.Ya hay polémica. ¿Cómo no la va a haber lingüísticamente ?

18 febrero 2010 13:38
Ibrahim Andalusi dijo...

Como musulmán cuya primera lengua, y lengua principal, viene siendo el castellano (por usar el nombre constitucional de este idioma en España), tengo alguna experiencia sobre la cuestión del nombre de … ¡Cielos! ¿El nombre de qué?Bueno, el caso es que no hay unanimidad sobre si decir Dios o si decir Allâh, entre otras cosas porque tampoco hay unanimidad sobre si es "el mismo dios" o no.De hecho, entre los musulmanes de habla castellana (me refiero a los de castellano como lengua materna) hay quien insiste en usar sólo Dios, por aquello de que Dios sólo hay uno, se lo llame como se lo llame; y también hay quien insiste en usar sólo Allâh, por no compartir la posibilidad (que a los musulmanes nos suele resultar aberrante) de que el fundamento último de todo lo real sea una persona, como parece serlo en el uso cotidiano de la palabra Dios en castellano, sentido teñido inevitablemente por el uso mayoritariamente católico que se hace de la palabra Dios en castellano. En ese caso el musulmán tiene muy claro el sentido de Allâh, y deja el término Dios para quien hable de una "persona divina". Aunque, claro, el no musulmán simplemente no suele entender de qué está hablando el musulmán cuando dice Allâh y sólo le atribuye el sentido de "Dios" con un tinte de exotismo (para lo bueno o para lo malo).Por último, un gran grupo de musulmanes usa a veces una palabra, a veces la otra, sin intención sistemática, sino un poco siguiendo la inspiración del momento.Un uso llamativo es el que vemos en la bella traducción del Corán al catalán, realizada hace pocos años por el ya fallecido Mikel de Epalza (Premio Nacional de Traducción), donde también se alternan ambos términos, como para decir que sí, que es lo mismo, pero no de la misma manera.¿Seremos nosotros, los hablantes "de a pie" del castellano, capaces de hacer convivir las palabras sin necesidad de lanzar ninguna guerra lingüística, que sólo puede crear enemistades innecesarias? (Con lo cual no quiero decir que pueda haber ninguna enemistad necesaria, por muy cafre [kâfir] que se sea.)

20 febrero 2010 19:04

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)