El “cigarrón”

28 abril 2011 10:10

Los cambios en la morfología de las lenguas suelen ser escasos, a diferencia de los de vocabulario. Pero por estos días puede estar aflorando uno (agradezco el dato a Agustín García).

En el español de España existía desde hace años botellón para aludir a la reunión de gente (normalmente jóvenes) con el objeto de consumir bebidas alcohólicas, por lo general al aire libre. Pues bien, acaba de acuñarse cigarrón, término con el que se hace referencia a la concentración de personas al aire libre (por lo general en el exterior de establecimientos de bebidas), para fumar, dado que una reciente ley impide hacerlo dentro de los bares.

¿Existen otras formaciones en -ón que aludan a reuniones de gente con algún fin específico? O, por decirlo en otras palabras, ¿es el sufijo -ón añadido a un sustantivo una derivación productiva para expresar acciones colectivas? ¿Pueden nuestros lectores aportar otros ejemplos?

Fotografía: Ricardo Sánchez Belmont

Etiquetas:

Un comentario

Solitarius dijo...

1.- En Andalucía Occidental, y muy específicamente en Sevilla, se prefiere la forma femenina “botellona” (89000 resultados en Google). Y no olvidemos la modalidad universitaria de la “barrilada”.

2.- Sospecho que “cigarrón” es una acuñación deliberada, y semánticamente nada inocente, creada en el contexto de la polémica de la ley antitabaco y que no arraigará en el uso fuera de ese contexto históricamente pasajero. Usando Google como herramienta lingüística, puede verse que “cigarrón” registra 80500 apariciones en la red, lo que no parece poco para un término tan reciente, pese a que son menos que las de la palabra “botellona”, ésta muy restringida geográficamente. Pero si trata de afinarse un poco más la búsqueda, para evitar las apariciones de “cigarrón” con el significado de ‘máscara de los carnavales de Verín’ o ‘saltamontes”, añadiendo términos como “fumar” o “tabaco”, la prevalencia baja a 15.000- 17.000, que en la red es casi nada. Y en todas las que aparecen en los primeros lugares de los resultados de la búsqueda la fuente es alguna asociaciòn opuesta a la llamada ley antitabaco: “Fumadores para la Tolerancia”, “Club de Fumadores” y similares. No me parece gratuito suponer que, al crear el término, estas asociaciones han aprovechado las connotaciones negativas que para la mayoría de los adultos tiene el fenómeno del “botellón”. Significativamente, la combinación de búsqueda más productiva en Google es “botellón + ley”, que alcanza las 25.000. Cuando pase la polémica, que pasará, dudo que “cigarrón” quede en el vocabulario.

3.- Lo siento, pero no se me ha ocurrido ninguna derivación en -ón con el significado que porpone JAM. Aventuro que en la formación de “botellón” puede estar la analogía o resonancia con “mogollón”, en sus acepciones de ‘gran cantidad de algo’ o ‘lío, jaleo’.

P.S. a 2.- Emulando al profesor Rico, pero con menos retranca y más sinceridad, confieso, por si acaso, que fumo, para mi mal, como un carretero.

28 abril 2011 18:03

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)