Puntuando “La segunda ya tal”

01 julio 2013 17:17

 

 

Como es bien sabido, el presidente de Gobierno tuvo una penosa intervención en una reciente rueda de prensa, al intentar soslayar una pregunta sobre el ex-tesorero de su partido, Luis Bárcenas, recién ingresado en prisión.

El muñón de frase del presidente expresaba, a través de la elipsis, del adverbio “ya” y del término vacío “tal” su deseo de no hablar del tema, remitiendo a un pasado donde hipotéticamente ya se habría hecho… Pero el resultado fue un engendro verbal de resonancias gilygilescas que despertó las risas de la concurrencia. Desde el punto de vista lingüístico nos interesará ver cómo se representó el balbuceo de Rajoy utilizando los recursos disponibles en la lengua escrita, sobre todo la puntuación. Veamos las variantes que hemos detectado en la Web:

La segunda ya tal

La segunda, ya tal

La segunda ya y tal

La segunda, yaaa tal

La segunda ya… tal

La segunda ya…, tal

La segunda, ya tal…

La segunda ya… tal

La segunda… ya… tal

Los muy diversos transcriptores de la expresión han hecho lo mejor que han podido para meter en el corsé de las normas habituales de puntuación semejante anacoluto. Los más cuidadosos han recurrido a los tres puntos, esos eficaces marcadores de la suspensión dentro de la frase, y hay quien, acertadamente, los ha usado hasta dos veces. Ha habido también un intento de señalar la vacilación alargando una vocal (“yaaa tal”). Todo ello, unido a las dudas sobre las pausas, patente en las distintas posiciones de la coma (o su ausencia), indica bien a las claras lo difícil que es meter en un corsé racional la verbalización de la culpa, de la desgana, de la evitación.

En resumen: un escándalo…

Etiquetas:

Un comentario

Paula Nogales dijo...

(Tercer o cuarto intento, ains)

Buenas:

Intento conectarme al servicio de aviso por email de novedades de este blog, pues lo encuentro muy entretenido (dicho esto con la mejor de las filológicas intenciones), pero a cada momento me suceden incidencias técnicas, (como que blogger niegue que yo gestione un blog, a ver qué se ha creído blogger: literalmente dice “Vaya, eso es un error”) y estoy algo desalentada, o es que tengo múltiples personalidades cibernéticas, ya sea si pongo firma de twitter o firma de google o yo-qué-sé, en fin.

Espero que en lo que escribo esto se conjuren los bitios (palabra que yo desconocía hasta que la leí en su twitter y su otro blog) y me pongan en mi sitio (lo siento, el ripio estaba ahí)(huy, qué mal suena todo).
Saludos,
Paula.

02 julio 2013 17:34

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)