Alirón

10 septiembre 2007 16:16

Recibo esta consulta en un comentario a un post.

Me gustaría preguntarle por el origen de la expresión “alirón”. Al final del capítulo 5 de “El candidato melancólico”, usted menciona el grito árabe “al i’lán” como origen del grito de guerra del Athletic. Sin embargo, servidora siempre había pensado que procedía de “ALL IRON”, por la denominación que se usaba antiguamente en los Altos Hornos de Bizkaia para clasificar los terrenos según su concentración en hierro.

Parece ser que a principios del siglo XX, algunos ciudadanos británicos afincados en Bilbao dieron en denominar así al equipo, y el asunto concluyó con toda la afición entonando el “ALL IRON”, que se quedó en “alirón”.

¿Podría aclarar algo más sobre el tema?

Bien: mi etimología procedía de una fuente excelente: Corriente, Federico (1999), Diccionario de arabismos y voces afines en iberorromance, Madrid, Gredos (reseña), aunque es cierto que las cuestiones de historia de las palabras son movedizos…

Había oído alguna vez esta etimología que me cuenta. “All iron” se pronunciaría algo así como olairon, y por supuesto, nunca con el acento en la última sílaba: es improbable que diera lugar a “alirón”. La palabra no figura en los corpus de la Academia hasta finales del siglo XX (aunque estos corpus no son infalibles… Yo creo personalmente que es una “etimología popular culta”.

Etiquetas:

8 comentarios

Solitarius dijo...

El DRAE da por buena en su 22ª edición (la primera en que introduce la voz en su significado deportivo) la etimología árabe propuesta por Corriente. Sin embargo, si la etimología popular (muy extendida, por lo demás) me parece inverosímil, por las razones fonéticas que apunta JAM y por puras razones semánticas, la arábiga se me antoja excesivamente rebuscada e igualmente inverosímil, en este caso por razones históricas y geográficas.En efecto, la primera vez que se registra en español la voz “alirón” es en la interjección de ánimo que aparece al comienzo del himno original del Athlétic Club, que data de finales del s. XIX o de principios del XX (aunque el registro escrito en CREA sea muy posterior), himno que hoy ha sido sustituido por otro en euskera que no recoge la dichosa palabra, que precisamente daba título popular al primitivo (de ahí que el “alirón” se cante y no se grite). No se me alcanza la razón por la que unos bilbaínos pioneros del fútbol en el cambio entre dos siglos fueran a resucitar una voz árabe que nunca había pasado al léxico castellano (y no digamos euskera, suponiendo que alguno de los fundadores del club lo hablara). Me inclino a pensar que simplemente buscaron un fonema rotundo y sonoro que rimara con “campeón” y que la coincidencia con el término árabe es puramente casual. Así, “alirón” sería, de modo parecido a “suripanta” una pura invención sin significado que tuvo la fortuna de adquirirlo y pasar al vocabulario general.A falta de datos más seguros, me inclino, pues, por la prudencia de los redactores de “Clave” (salvo error, el primer diccionario que incluyó el término), que se limita a sugerir como etimología “de la primera palabra de un himno deportivo” (aunque podían haber concretado más).Saludos.

11 septiembre 2007 19:30
MAX Y LULA dijo...

Totalmente de acuerdo, es más, a mí, alirón me suena a interjección del tipo “Tralará tralarito”, una expresión que rima con “Athletic Campeón”, que lo mismo pudiese haber sido “Tralarín tralarón, el Athletic campeón”.

14 septiembre 2007 11:15
José Antonio Millán dijo...

Muy acertados hasta el momento los comentarios. A mí me mosqueó específicamente el que no figurara en documentación del pasado en los corpus académicos: parece, pues que estaríamos ante una creación ya en el ámbito deportivo. Gracias, pues, Solitarius, y Max y Lula.

14 septiembre 2007 11:49
turiddu dijo...

Entiendo que no es aceptable el hecho de que la pronunciación de ALL IRON sea “olairon” sin el acento final. Dicha palabra, pudo verse escrita y después de una lectura castellanizada, extenderse entre los vizcaínos de las zonas mineras. Goza de credibilidad, pues no obstante el fútbol-football se introdujo en España por las tierras mineras de Huelva y Vizcaya que explotaban los ingleses, y hoy día es común atribuirlo a eventos futbolísticos, aparte de la pertenencia pasada al himno del Athletic Club. Descarto la etimología que establece la RAE ya que estaríamos ante una palabra culta utilizada únicamente en el fútbol y no utilizada en escritos de otro tipo, p.ej: “Asistimos al alirón del Rey(…), o el ciclista Miguel Induráin cantó el Alirón en París al ganar el Tour”. Me parece bonita la coincidencia con el árabe para significarla como proclamación, pero antes doy más validez a la simple pero muy convincente tesis de “SOlitarius” y “Max y Lula”. ¿No creéis que correspondería a la RAE guardar mayor celo a la hora de estudiar la etimología de las palabras que se incorporan en su diccionario? ¿Qué credibilidad se le debe dar a la RAE? Considero que este es un caso donde primero existe la palabra a la que se le debe dar un orígen etimológico, y no al revés, que del castellano antiguo u otras fuentes, se cree la palabra introducida en el diccionario.

30 enero 2008 22:30
Anonymous dijo...

En mi casa siempre se ha dicho que proviene del “all iron”. provengo de familia de mineros de Gallarta y hace años, cuando los ingleses hacían una prospección, se clasificiaba la piedra en vagonetas. se ponía un cartel al lado y all Iron significaba que era mineral del bueno: puero hierro.Los mineros no eran ingleses sino castellanos la mayoría y para decir que algo era muy bueno, se extendió la expresión alirón, acentuada como se suele hacer en la mayoría de palabras castellanas que acaban en ON.alirón era también un grito de guerra, de ánimo en el tajo: es buena mina, alirón ( adelante).

05 mayo 2008 11:41
Kampanita dijo...

Según lo que yo tengo entendido, dicha palabra proviene de Bilbao, mas concretamente de la zona de Gallarta ( zona minera ), del siglo XIX, por lo que su origen primario sería Bilbao y más concretamente, los trabajadores de las minas.A finales del siglo XIX, en las minas de la cuenca vizcaína, el mineral no siempre tenía la calidad que los patrones exigían. Aunque el esfuerzo fuera el mismo, las mezclas del mineral eran mal pagadas. Casi a diario, de cada extracción se analizaba una muestra de la que dependía el salario de los trabajadores. Los días en que el hierro era de gran pureza, el operario inglés colgaba un letrero en la puerta de la mina donde se leía: “All Iron”. La paga entonces era doble y entre los trabajadores un grito era unánime: ¡Alirón! ¡Alirón!En 1876, con el final de la guerra carlista y la cancelación de las aduanas las empresas inglesas llegaron a la margen izquierda de la ría del Nervión para iniciar inversiones. La existencia de gran cantidad de hierro excelente cerca de un gran puerto, junto con una mano de obra barata, atrajo el capital británico a la costa vizcaína. Como señala Ander Izagirre en un interesante reportaje para el periódico El Correo:Se instalaron docenas de compañías -entre ellas 64 inglesas- que invirtieron millones y millones, emplearon a 12.000 obreros y llegaron a producir 6,5 millones de toneladas anuales de hierro (la décima parte de la producción mundial). Fue una época frenética, un hervidero humano que desfiguró el paisaje: destruyeron montañas, desviaron ríos, abrieron balsas gigantescas, instalaron hornos de calcinación, tendieron tranvías aéreos para bajar el hierro en baldes hasta los cargaderos del puerto, construyeron planos inclinados para las vagonetas, trazaron la red ferroviaria más densa de Europa.Al calor del hierro se levantaron las industrias siderúrgicas, los astilleros, las compañías navales, los grandes bancos, las fabulosas riquezas de la burguesía vizcaína. Era el tiempo de «los hornos de Barakaldo, que alumbran todo Bilbao». Y el tiempo del alirón, grito de una época efervescente. Si el hierro extraído era muy puro, los mineros cobraban paga extra. Se pasaban la noticia con un canto triunfal: ¡Alirón! ¡Alirón! Eran las palabras que los ingenieros británicos habían escrito con una tiza en el mineral: ‘All iron’. ¡Todo hierro! En esas mismas fechas, entre los ingleses y los trabajadores de las minas vizcaínas, un deporte causaba furor: el fútbol. La pelota rodaba en las campas de Bilbao y pronto se constituyeron los primero clubs de fútbol que se desafiaban con la atenta mirada de un público que abarrotaba los recintos deportivos. Desde entonces en Bilbao los títulos de su club, el Athletic, se celebran cantando el alirón.Hoy el alirón se ha popularizado y cuando un equipo de fútbol gana un título se dice que “entona el aliron”. Es cierto que la historia de esta expresión de júbilo tiene otras interpretaciones. Para la Real Academia Española el término tiene sus orígenes en la palabra de origen árabe allí´lán, que viene a significar algo así como “proclamación”. Siempre hay para todos los gustos…aunque, me convence mucho más la explicación aqui expuesta.

21 mayo 2008 12:22
Anonymous dijo...

Me parece asombroso que a alguien se le haya ocurrido que un término nacido en la cuenca minera de Bilbao en el s. XIX, tuviera origen árabe. Bastaba con preguntar a algún ciudadano canoso (o no) de la zona en que se cocinó, para caer en la sencillez de su origen: inglés macarrónico de toda la vida (all iron = alirón). En la zona minera, aledaña a Bilbao, todo el mundo sabe de dónde viene su Alirón, que recordemos difundió el Athletic. ¿Nadie les preguntó?. Suscribo lo dicho en otros comentarios sobre los vagones de hierro marcados por los ingenieros ingleses como All Iron, y su conversión en grito de júbilo o buena noticia. Y más adelante, se rimó con campeón…Se cuenta que la anécdota de que cuando la cupletista Teresita Zazá presentó un cuplé en el Salón Vizcaya de la Calle San Francisco de Bilbao, que rezaba "Alirón, pon, pon, pon", un asistente a la actuación gritó: "Alirón, el Athletic campeón". Tanto insitieron los asistentes, que la chica tuvo que incluir al final de la composición el "Alirón, el Athletic campeón".

22 enero 2010 14:59
Kampanita dijo...

Esto me Dijo el sr Pancracio Celdrán con respecto a este tema: Debo decirte que la etimología inglesa all iron, que conocemos, la desetimé por ser posterior al término mismo, es una cuestión de cronología, sumamente importante cuando se trata de explicar el origen de un te´rmino o de un sintagma como en este caso. Desde luego, la explicación que da el diccionario oficial es mostrenca por exceso: trae desde demasiado atrás un asunto que no es conocido con anteriorida al siglo XVIII. Alirón es corrupción de la exclamación francesa allons: de hecho la documentación más antigua es 'alirons'. Usted comprende que en mis intervenciones radiadas el tiempo es factor principal, y no puede uno explayarse en un asunto todo lo que el asunto da de sí…, hay que visitar otras capillas. No obstante esto, la documentación que usted aporta, y otras, son extraordinariamente sugerentes, y acaso cabría ahondar en el uso de ese sintagma inglés, en Inglaterra, con anterioridad a su aplicación en el norte de España en el siglo XIX.estoy de acuerdo con usted al respecto de la etimología árabe que, como le dije, es un despropósito. No lo estoy en lo concerniente a su primer uso, que es anterior, ya que 'alirons' se documenta en el XVIII (finales).

25 enero 2010 09:05

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)