Cerrar, ¿para qué?

26 marzo 2007 11:11

Hay un valioso diccionario de términos literarios, Dicionario de Termos Literarios (en gallego), en la Red, en el Centro Ramón Piñeiro para a Investigación en Humanidades. Ya informamos sobre él cuando lo conocimos, hace cuatro años, porque tiene gran utilidad por su carácter amplio e informativo (y cualquier hispanohablante culto puede leerlo perfectamente).

Ahora ha cambiado de forma de acceso y de dirección, y se ha visto mejorado en las capacidades hipertextuales que antes le faltaban. Tiene unas dos mil entradas (de las letras A a la L, fundamentalmente), porque se trata de una obra en curso. Sin embargo, uno se encuentra con la desagradable experiencia de que se solicite registro para entrar. Es decir: hay que dejar un email y una clave.

¿Qué sentido tiene esto? El acceso se concede inmediatamente, como he podido comprobar, de modo que ni siquiera hay detrás un proceso (que también sería discutible) de “A este le dejo entrar ,a este no…”. Si lo que se quiere es tener una base de direcciones de correos con algún fin, eso debería decirse, y por cierto, que debería haber alguna mención de la Ley de Proteccion de Datos.

Pero, aun en ese caso, ¿valdría la pena? ¿Cuántos usuarios desertarán de la consulta, hartos de dejar sus datos aquí y allí? Y aún peor: este procedimiento disuade a cualquiera de poner un enlace a ninguna de las entradas, ¿para qué, para forzar a quien lo siga a registrarse? Y por último impedirá a los buscadores indizar su riquísimo contenido…

Por otro lado, las entradas no tienen absolutamente ninguna indicación de bajo qué licencia están (¿pueden o no copiarse, incorporarse a otra obra manteniendo su referencia?, etc.).

Supongo que el Centro Ramón Piñeiro es una entidad pública (y digo supongo porque su web no dice nada sobre su status), pero séalo o no su política de difusión de una obra tan útil y extensa es aberrante. ¿No es mejor dejar abiertas sus obras, sin un registro que a nadie sirve y cuya existencia es negativa para su difusión?

Por desgracia, no se trata de un caso aislado, sino muy frecuente en instituciones públicas. Es una pena que esto empañe la buena noticia de que esta importante obra, ampliada y mejorada en muchos aspectos, siga en la Red.

Etiquetas:

Un comentario

Joaquina dijo...

Comentar que sí, ciertamente es un centro de carácter público dependiente de la Administración -si no me equivoco depende de la Xunta de Galicia-; aunque nunca se publicitan mucho sus actividades y éstas deberían ser más amplias dada la falta de estudios lingüísticos de la lengua gallega publicados.

02 abril 2007 15:38

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)