“A todo poeta debería prohibírsele”

29 February 2012 11:11


#autor

Recuerdo la proposición de Eduardo Torres consistente en que a todo poeta debería prohibírsele, por ley o decreto, publicar un segundo libro mientras él mismo no lograra demostrar en forma concluyente que su primer libro era lo suficientemente malo como para merecer una segunda oportunidad.

(Augusto Monterroso, 1986)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso

Etiquetas:

¿Tiene sentido una app editorial?

27 February 2012 11:11

#iPad #editorial

Las apps o aplicaciones son programas de propósito determinado que se descargan en los smart phones, tablets y otros dispositivos. De su éxito da idea el hecho de que Apple está a punto de llegar a las 25.000 millones de descargas de apps en sus aparatos. En España se descargan más de 16 por segundo.

Las apps empiezan a ser utilizadas desde el mundo editorial. Maeva, por ejemplo, tiene una app general, que contiene las novedades por colecciones, booktrailers, muestras de los libros y entrevistas con los autores, los inevitables enlaces a redes sociales, y un listado de librerías con acceso a un mapa de su situación. Lamentablemente, como desde la aplicación es imposible saber si alguna de estos establecimientos tiene determinado título disponible, éste es un recurso poco útil.

Además la editorial saca las novedades de temporada en apps específicas: otoño 2011invierno 2012.

Aparte de esto, están las apps dedicadas a un autor concreto, como CamillaMaeva, dedicada a la autora Camilla Läckberg, “la reina de la novela negra europea”, que contiene juegos y test para lectores de sus obras, y AuelMaeva, dedicada a la famosa serie de “Los hijos de la Tierra”.

Tanto estas apps de autor como las de novedades son gratuitas.

¿Quién, que no sea un profesional del medio, podría querer descargarse las apps de catálogos de una editorial y de novedades? No parece tener mucho sentido… Otra cosa son las app de autor, que apuntan claramente a seguidores de un cierto tipo de obras, pero la fidelidad de los lectores no creo que llegue a extremo de querer ser fans de una editorial.

Las apps son un sistema ecológico más bien cerrado (aunque puedan tener enlaces a páginas web). Maeva utiliza codigos QR en emails para llevar a sus contactos hasta la página de descarga en iTunes, pero el movimiento inverso, desde la app hasta la compra de libros, parece más difícil.

Dado los costes nada desdeñables que tiene colocar apps en Apple (aunque las de Maeva han sido subvencionadas por el Ministerio de Cultura) , las editoriales tendrán que plantearse qué quieren hacer exactamente con ellas. Se me ocurre que podría haber apps gratuitas por géneros (¿novela negra, romántica, histórica, márketing?), para que las descargaran los aficionados; las promoverían un conjunto de sellos que proporcionaran masa crítica de novedades. Servirían de canal de promoción, y mediante notificaciones y otros procedimientos de descarga de materiales complementarios podrían ser un canal cómodo y constante de información al público.

Etiquetas: , , , ,

“Los libros por la corpulencia”

22 February 2012 11:11


Estiman algunos los libros por la corpulencia, como si se escribieran para ejercitar antes los brazos que los ingenios.

(Baltasar Gracián, 1647)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso

[Esta entrada también ha sido aprobada por el comprobador automático de repeticiones en el blog]

Etiquetas: , ,

El texto frente al video

20 February 2012 11:11

Es mejor el texto; no tengo ninguna duda.

No es ninguna deformación profesional (o quizás sí). El texto es mejor para resolver de una ojeada si algo me interesa o no, para recorrer en diagonal un artículo a la búsqueda de palabras clave, para conocer de una ojeada su estructura, para copiar su contenido, para citarlo. Si se trata además de algo en un lengua que conozco imperfectamente, el texto es mejor para entenderlo, o para buscar el significado de una palabra.

Hasta que no avancen muchísimo las aplicaciones de búsqueda en el audio (y Google tenía una que ahora está discontinuada, GAudi), si tengo que decidir entre acceder a la informacion a través de la imagen y audio de un busto parlante o por medio de unos bloques de letras, lo tengo claro…

Sí, ya sé que el lenguaje corporal, las inflexiones de la voz y otros elementos pueden ser preciosos complementos de un mensaje. Y cuando se trata de un autor de mi predilección, por supuesto que, si puedo, veo y oigo lo que quiera contarme… Pero para trabajar, y ello incluye el desbroce de toneladas de materiales potencialmente interesantes, prefiero el texto, claro.

Sin embargo, la facilidad de grabación audiovisual que hay en la actualidad, unida a la inmediatez de colgar en la red el resultado, hace que estén proliferando los videos. Pensemos en un congreso o en un seminario: entre perseguir al ponente para que te dé (o no) unos folios con lo que dijo, folios que luego hay que editar y corregir, y grabarle según está contando algo, la mayor parte de los organizadores se quedan con lo segundo. Pero incluso el video de una intervención (lo he dicho varias veces) podría ser objeto de una mínima edición, por ejemplo, dividiéndolo en partes y creando distintos apartados con títulos explicativos. Aunque esto es más latoso y cuesta más.

O tal vez podríamos tener lo mejor de ambos mundos, aunque de nuevo es simplemente cuestión de dinero… Las conferencias TED son ampliamente conocidas por su excelencia: los temas escogidos tienen gran interés, y quienes los enuncian tienen una buena preparación (juraría que los supervisan, y que tienen preparadores para ensayar la charla y decirles dónde tienen que meter un chiste). Pero además se publican en la web acompañados de una “transcripción interactiva”; sí: lo que ha dicho el conferenciante está disponible en forma de texto apretando un botón, y además si uno lo lee y quiere oír cómo se ha enunciado determinada idea (o ver la diapositiva con la que se ilustró), le basta con hacer clic sobre la frase en cuestión para que el video/audio se sitúe en ese punto. Incluso se puede hacer esto sobre el texto traducido a distintas lenguas. En fin: una gozada, en la que sólo echo de menos un modo en el que el que el texto transcrito vaya iluminándose oración a oración a medida que avanza el orador. Pero quizás eso lo veamos pronto…

Pero mientras no tengamos esta maravilla de mundo bífido, seguiré prefiriendo el texto.

Etiquetas: , ,

Booquo: ¿hacia los socios de Círculo, o a por todos?

16 February 2012 12:12

Ya comenté hace pocos meses por qué Círculo de Lectores es una buena idea digital. Ahora, viendo el lanzamiento de Booquo me da la impresión de que la apuesta de Planeta en realidad no es Círculo. Entendámonos: quiere conservar e introducir en Booquo todo lo que pueda de Círculo (cuya tendencia en número de socios y compra media, no lo olvidemos, es decreciente), pero sobre todo se propone captar a un público nuevo que ya es consumidor de obras digitales, e incluso servir de atractor para la entrada de nuevos usuarios, mediante un sistema cómodo y atractivo.

Ese sistema tiene dos pilares: las obras en la nube y el sistema de suscripción. El primero simplifica para el público todos los problemas que plantean los lectores y formatos. La suscripción, por su parte, es la misma estructura del club del libro. En el mundo de ebook tenía el precedente (que no acababa de despegar) de 24 symbols.

La modalidad de suscripción Premium permite leer todas las obras que se quiera de un conjunto llamado Biblioteca. Aparte de estas lecturas abiertas de un determinado conjunto, se puede conseguir un ebook más al mes. Naturalmente: están presentes aquí todos los fondos digitales de las editoriales españolas.

Las obras  se organizan por géneros amplios, tanto de fiction como de non-fiction, recordando la estructuración que hizo Planeta de nuevos sellos digitales en nichos lectores. De nuevo el mundo del libro está descubriendo (como antes habían hecho algunas editoriales y librerías especializadas) que los lectores no se organizan por amor a determinados sellos o puntos de venta, sino sobre todo por afinidades con ciertas materias y problemáticas.

El Premium presenta una cuota muy poco más reducida para quienes ya son socios de Círculo:

El coste de suscripción al canal es de 9,90 €  al mes. Los socios de Círculo de Lectores dispondrán de un descuento adicional y la cuota será de 7,90€ al mes.

Una parte importante de todo el proyecto es la actividad social, a traves de perfiles de usuario, y la intervención está incentivada.

Bien: Booquo está aquí, con toda la fuerza del Grupo Planeta que además, como recordaba Jorge Portland en Disquisiciones, ha obtenido “247.499 € de subvención y 2.684.284 € de préstamos para su proyecto de Círculo de lectores Virtual”. De ámbito español inicialmente, nada les impedirá traspasar nuestras fronteras, y a eso apunta la estructura de la URL:

http://booquo.com/es/ebooks/home

Sustitúyase es por mx o ar, y ya se tendrá el siguiente paso (replicando en lo digital una expansión que ya tuvo lugar en papel.

Etiquetas: ,

“Te pueden hundir la editorial”

15 February 2012 11:11

#editorial

El olfato es fantástico, pero si un día tres editores tienen un resfriado te pueden hundir la editorial.

(Riccardo Cavallero, 2006)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso
[Esta entrada también ha sido aprobada por el comprobador automático de repeticiones en el blog]

Etiquetas: ,

Prótesis digitales en la educación

14 February 2012 11:11

#educación

El pasado 3 de febrero intervine en el Congreso Europeo sobre Tecnologías de la Información en la Educación y en la Sociedad.

Desarrollé el tema: “Prótesis digitales en la educación: ¿oportunidad o consumo?”.

Y aquí está, acompañada de comentarios, la presentación visual que hice.

Etiquetas:

El ereader encadenado

10 February 2012 11:11

#ereader

Un ereader para una persona mayor; ya van varias veces que me formulan esta consulta: ¿qué  lector de ebooks podría comprarle a mi padre, madre… que tiene setenta, ochenta y tantos años…?

La pregunta me la hace gente que no tiene una experiencia especial en el mundo digital. Pero sí tienen muy claro qué es lo que necesita el destinatario: un aparato en el que se lea bien, que tenga acceso a suficientes libros en español, que no sea muy caro… Y (esto es muy importante) que no necesite conectarse al ordenador para cargar libros.

Fijémonos en la situación: se trata de una casa en la que viven una o dos personas de edad, que no tienen ordenador. Mis consultantes, movidos por la propaganda o por sus deseos, se imaginan un aparato autónomo desde el que se pueden descargar libros y leerlos, sin más. Y entonces pregunto: “¿No habrá wifi en esa casa, no?”. No lo hay, claro: ¿por qué habría de haberlo, si no hay ni ordenador?

Existen ereaders que para comprar libros se pueden conectar vía 3G, es decir, por telefonía móvil. El Kindle Keyboard 3G (que no se puede encontrar en el sitio de Amazon España) tiene una cobertura gratis de 3G para conexión con Amazon, aunque vale un 50% más que el normal, pesa casi un 50% más y es más grande. Además, está sólo en inglés. El Kindle DX es aún más grande y caro (aquí hay una comparativa). La mejor opción sería el Kindle Touch 3G, que en cualquier caso también se debería comprar en Estados Unidos. Y, vistos los problemas que hay entre tiendas de Amazon, y aunque parece que desde la tienda americana se puede acceder a ¿la mayoría? de los libros en español, está opción no parece recomendable.

Y eso es prácticamente todo: ni el ereader de Casa del Libro, Tagus, ni el de Telefónica, eBook BQ, tienen versión 3G, aunque esta última está anunciada. Y comprar un tablet, del tipo que sea, sólo para leer libros, no parece aconsejable…

Por lo general, entonces, mis consultantes acaban comprando un ereader cualquiera (el más barato) y cargándolo de libros en su ordenador, para luego entregárselo relleno a su destinatario. Cuando el usuario quiera algún libro concreto, se llevarán el lector, y lo recargarán en su equipo, para devolverlo a continuación a su poseedor. Y esto es una pena, porque los editores pierden así la compra de impulso que habrían podido tener, y los usuarios pierden autonomía.

Los ereaders son muy buenos para los mayores, empezando por el simple hecho de que pueden agrandar su cuerpo de letra. Territorio eBook hizo una campaña de ereaders con lectores entre 55 y 75 años, con resultados muy buenos. Pero mientras no se puedan independizar del PC no desarrollarán del todo sus potencialidades con las personas mayores.

Photo by C. Frank Starmer, licensed under a Creative Commons License

Etiquetas: , ,

“Un texto que se lee con sospecha”

08 February 2012 11:11

#lectura
#publicidad

La solapa es una forma literaria humilde y difícil, que espera todavía quien escriba su teoría y su historia. Para el editor ofrece con frecuencia la única ocasión de señalar explícitamente los motivos que lo han impulsado a escoger un libro determinado. Para el lector, es un texto que se lee con sospecha, temiendo ser víctima de una seducción fraudulenta. Sin embargo la solapa pertenece al libro, a su fisonomía, como el color y la imagen de la portada, como la tipografía con la que se ha impreso. Una cultura literaria se reconoce también por el aspecto de sus libros.

(Roberto Calasso, 2007)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso
[Esta entrada ha sido aprobada por el comprobador automático de repeticiones en el blog]

Etiquetas: , ,

Tipografía cinética

06 February 2012 11:11

#tipografía

Cuando la palabra escrita se presenta en movimiento (aparte del juego clásico con fuentes, cuerpos, diacríticos, colores y maquetación), se introduce un elemento más. Las letras o las palabras pueden saltar, caer, desplegarse, girar… Es lo que se llama tipografía cinética.

Hasta ahora se ha utilizado básicamente para piezas cortas, porque nadie aguantaría leer, por ejemplo, el Quijote, de esta manera. Ahora bien: para poemas, enunciados expresivos, canciones o exposiciones breves resulta muy adecuado. Como ejemplo, véase la pieza de arriba, en la que el gran Stephen Fry habla sobre el lenguaje, y dice cosas que muchos ignoran…

A lo largo del tiempo hemos rastreado diversos usos de las tipografías cinéticas: los precedentes en el mundo de los títulos de crédito cinematográficos, ejemplos interactivos, utilización para booktrailers, y algún ejemplo hecho entre nosotros. Faltan sin embargo (o yo no conozco) muestras de autores españoles. Sería divertido también intentar un “animador de textos”, que dotara de movimiento a un párrafo a partir de su estructura; o todavía mejor: un animador que convirtiera una locución en su forma cinética.

Con la llegada de los tablets y teléfonos avanzados se ha abierto un flanco nuevo: ¿existen ya relatos para iPhone o iPad que saquen buen partido de las tipografías cinéticas? Por el momento lo que sí tenemos es una app de animación, Spout, que funciona en estos aparatos.

Etiquetas: , ,