En peligro el ISBN

19 julio 2007 11:11

Rafael Martínez Alés, editor español de reconocido prestigio, publica hoy en El País una Elegía por el ISBN. Tras contar la génesis de este sistema internacional unificado de identificación de los libros, hace una llamada de alerta:

El nuevo marco estatutario español, cuyo diseño, mediante leyes orgánicas, en combinación con la recientemente aprobada Ley del Libro, se está configurando, amenaza con fraccionar este sistema, sin aportar ventaja alguna. Podrán aparecer bases de datos por autonomía. Nos parece que no hay ninguna justificación defendible en base a razones técnicas, políticas o ideológicas. Representa la consecuencia no deseada de una extraña vocación intervencionista de determinados políticos que entra en colisión con las aspiraciones y con los intereses de un sector industrial de alto significado cultural y que ha demostrado gran capacidad de sufrimiento, notable tenacidad y que no entiende de fronteras. Podemos asistir, pues, a los funerales del sistema del ISBN y lamentar la desaparición de tan entrañable compañero.

El ISBN es una herramienta insustituible para editores, libreros y, claro, compradores de libros. En España su base de datos, que gestiona el Ministerio de Cultura, permite localizar obras a partir a veces de escasos datos del autor o del título. La única crítica que se le puede formular es que sus contenidos no están indizados por los buscadores. Es decir: los datos de los libros forman parte de la llamada Internet oculta: una persona que busque un título en un buscador de la Red nunca llegará a saber que está editado en España, porque el buscador no llegará a la ficha correspondiente (sí lo encontrará, sin embargo, si hace la búsqueda directamente en la base de datos).

En una época en que el acceso a la información es, más que un derecho, una práctica extendida entre todas las capas de la población, torpedear esta herramienta de trabajo en aras de no se sabe muy bien qué principios es hacer un flaco favor a todo el sector del libro.

Etiquetas: , ,

14 comentarios

Silvia Senz dijo...

El artículo que citas es de pago; no se puede acceder a él. He leído varios comentarios sobre esta cesión de la gestión del ISBN a las autonomías y aún no entiendo cuál es el problema. No es que defienda esta descentralización: es que aún no entiendo si es realmente problemática; sólo he leído quejas, pero no explicaciones al respecto.Si la gestión central del ISBN es defectuosa (tú mismo citas el problema de la indización), puede que mejore con las descentralización incluso. ¿O no? ¿Dónde averiguar qué elementos de esta cesión son efectivamente perniciosos para este sistema de identificación libraria normalizado? ¿Puedes dar más pistas?

19 julio 2007 12:53
José Antonio Millán dijo...

Siento que el artículo sea de pago, pero el link al menos es una referencia.La base de datos del ISBN español funciona muy bien (quitando el problema que he mencionado). Los problemas en las obras concretas suelen provenir de las editoriales, que no cuidan en absoluto la calidad de lo datos que aportan.Veo más productivo pulir y mejorar algo que ya funciona razonablemente bien, antes que crear algo que no sabemos cómo funcionará. Y probablemente también sera más barato para los contribuyentes.Pero bueno, es una cuestión que habría que estudiar por dentro y detenidamente, cosa que hasta donde yo sé no se ha hecho…

19 julio 2007 13:26
Anonymous dijo...

Lo que el ISBN funciona razonablemente bien… es discutible. Hay deficiencias importantes del modelo que practica la Agencia Española del ISBN. Uno de los primeros que se me ocurre es que la base de datos es propietaria, cuando es evidente que debería ser de dominio público y accesible y/o utilizable por otras empresas e instituciones. ¿Porqué motivo un librero tiene que montarse su propia base de datos de ISBN y no realizar consultas directamente a la base de datos desde su aplicación de gestión de la librería?Otra deficiencia es su inmovilismo. La Agencia Española no concede ISBN ni ISSN a publicaciones digitales mientras que en otros paises no existe la restricción para obtenerlo.

19 julio 2007 15:54
José Antonio Millán dijo...

“es evidente que debería ser de dominio público y accesible y/o utilizable por otras empresas e instituciones”Completamente de acuerdo: mi crítica a su no-indización por terceros va por ahí.”La Agencia Española no concede ISBN ni ISSN a publicaciones digitales”Completamente de acuerdo, también.Gracias por las puntualizaciones.

19 julio 2007 15:59
Saturnino dijo...

Lo que es indiscutible es que está muy bien quw cada libro tenga una matrícula única y estándar que permita su identificación por medios automáticos. Tambien será mejor una base única que una fragmentada. ¿o no? Pero lo bueno es que estemos discutiendo aqui sobre el ISBN, y para mí que Anónimo es librero.

19 julio 2007 16:02
Javier dijo...

yo no me considero experto en ISBN, pero sí lo utilizo con frecuencia para realizar consultas. He de deciros que existen aplicaciones de catalogación de libros que te permiten realizar el alta de un libro en sus base de datos introduciendo únicamente el ISBN y conectándose a la web del Ministerio para obtener los datos asociados. Es bastante útil cuando se tienen gran cantidad de libros como es mi caso.El primer problema que veo con esta descentralización es que a la hora de buscar algún libro tendrás que navegar por la base de datos de cada autonomía si desconoces en cuál está ubicada la editorial.Estoy de acuerdo con José Antonio Millán, funcione mejor o peor la base de datos actual lo que se debería hacer es mejorar la búsqueda y unificar criterios.

20 julio 2007 10:00
Silvia Senz dijo...

Gracias por los nuevos datos.Imagino que habrá posibilidad de consulta conjunta de las bases de datos de ISBN de todas las comunidades autónomas. Parece lógico.Y hablando de deficiencias de estas bases de datos, como traductora y editora me sería muy útil que en la entrada de cada publicación figurara o bien el título de la obra de la que se ha traducido (si se trata de traducción), o bien las traducciones a otros idiomas de esa obra (si es una obra original).

20 julio 2007 10:57
José Antonio Millán dijo...

Silvia: el requisito de que figurara el título original estaría muy bien, ya que sí que suele figurar el traductor.Veo muy difícil poder conseguir las traducciones de una obra dada: los datos del ISBN se rellenan cuando sale la edición, como sabes, y salvo reedición, no hay procedimiento para añadir nueva información.

20 julio 2007 11:44
Ana Lorenzo dijo...

No estaría mal conseguir una base de datos de libros editados por lenguas. Yo a veces echo de menos eso (busco uno que creo editado en España y resulta estar editado en México). En ese sentido, no estaría mal el hacer uno de libros en catalán, libros en vasco y libros en gallego, pero claro, no es lo mismo que hacerlo por autonomías, porque lo que se edita en Cataluña puede ser en muchas lenguas, y no todo lo editado en catalán se edita en Cataluña. En fin, la cosa es, con lo avanzada que está la informática, lo poco que se interconectan siempre las bases de datos (ni siquiera las de Hacienda, seguridad social, etc.). Un beso.

20 julio 2007 12:48
Anonymous dijo...

javi, el procedimiento actual consiste en realizar un post de los datos en el formulario… el día que un funcionario de la Agencia se aburra y cambie el formulario, todas estas aplicaciones dejarán de funcionar. Es un mecanismo absolutamente pedreste.No existe ninguna API ni servicio formal como podría ser un web services para que dado un código ISBN se obtenga los datos de un libro.Lo que comentas de consultar múltiples bases de datos es una prueba de lo pedestre del sistema actual. En cualquier sistema serio, dado un ISBN te tendría que facilitar los datos enmascarando las consultas necesarias que, internamente, debe hacer contra una o varias bases de datos.Saber donde se ha publicado un libro es labor de la base de datos, no de los usuarios. Al que realiza la petición no debería importarle (de hecho, no debería hacer falta que supiera) si el libro se ha editado en Nicaragua, las Filipinas, Alcobendas o en Marte.

20 julio 2007 13:51
Silvia Senz dijo...

Jami(llán):A efectos de compilación de los caminos que sigue una obra en otras lenguas, se me ocurre que sería útil una coordinación entre las diversas bases de datos del ISBN y la base de datos donde la Unesco compila las obras traducidas en el mundo (el Index Translationum).De hecho, sería útil ir un poco más allá y articular bases de datos que permitieran seguir la pista editorial (impresa o digital) de una obra original en todo el mundo, a partir de un número normalizado asignado a esa obra original (un número que, de hecho, creo que ya existe: el ISTC-International Standard Text Code).

21 julio 2007 12:37
José Antonio Millán dijo...

Silvia: hay también otros estándares identificadores, como el DOI. ¡Etándares no faltan! Pero esto que mencionas, y que sería muy útil, no he visto que lo propugne nadie con demasiado ahínco…

24 julio 2007 16:11
José Antonio Millán dijo...

Ya está el articulo citado abierto en la Red (gracias, Silvia).

25 julio 2007 22:17
Miguel Serrano Cabeza. dijo...

Es curioso que el ISBN 9788408072584 no figure en la base de datos del ISBN español. Corresponde a: VIDAL, César: “El camino hacia la cultura”, Barcelona: Planeta, 2007.

09 octubre 2007 11:12

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)