Francia: blogs literarios

22 abril 2008 9:09

Isabel Núñez glosa un reportaje de investigación sobre los blogs literarios aparecido en el Magazine Littéraire de abril (474):

Basta empezar a leer para darse cuenta de la infinita distancia que separa a nuestro mundo editorial y el del país vecino en materia de blogs. La clave es la curiosidad, la receptividad, la capacidad de reacción. Los editores franceses descubren ya escritores a través de los blogs. La crítica bloguera se ha vuelto poderosa: único lugar donde se critica libremente la estupidez vana o excesivamente comercial de los premios y eventos literarios. También abundan las entrevistas sin publicidad y más largas de los autores favoritos. Algunos autores mediáticos y famosos, como Frédéric Beigbeder, ofrecen su primera entrevista audiovisual a los blogs (blog de Thomas Clément) mientras rechazan aparecer en la tv porque “Se ha vuelto perfectamente inútil ir a vender hoy un libro a la tele”. Otro aspecto clave de los blogs (como me ocurrió a mí) es luchar contra la rápida caducidad mediática de los libros, prolongar la vida de los libros que escribimos y leemos en nuestros espacios. Los blogs serían, en este y otros sentidos, espacios libres de resistencia, una manera de compensar las injusticias y rigideces del mercado editorial, y también una manera de saltarse el dudoso proceso de llegar al público a través de unos lectores editoriales que cobran demasiado poco (en este país; en Alemania un Lektor estudia para serlo y está bien pagado y considerado por su trabajo) por sus informes, leen deprisa y mal, y unos editores a veces obsoletos, que no sólo no leen, sino que proyectan prejuicios sobre lo que gustará a los lectores o promueven las malas copias de lo que funcionó, y rechazan todo lo que no se parezca a eso.En los blogs franceses también se han revelado noticias internas y escandalosas del mundo editorial, como los “vagabundeos motorizados, parisinos y finalmente policiales de la pareja Angot-Gynéco” (estrellas de la autoficción francesa) o el hecho de que François Nourrissier nunca leyó Las benévolas, novela a la que dio su voto para el Goncourt 2006. Etcétera.

Etiquetas: , ,

Un comentario

Belnu dijo...

Gracias por el eco!

22 abril 2008 21:25

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)