“No creas en los e-books”

23 mayo 2008 9:09

Un hallazgo de Cory Doctorow (para quien no lo haya leído aún, recomiendo su precioso artículo sobre el libro electrónico).

Una de sus columnas en Locus Magazine se titula provocativamente: Put Not Your Faith In Ebook Readers. Su artículo comienza comparando dos grandes lanzamientos de la última Navidad: la Nintendo Wii y el Kindle de Amazon. Ambos tuvieron el mismo problema: se agotaron a poco de ponerse a la venta, y no hubo manera de reponerlas a tiempo. La Wii estuvo vendiéndose a una tasa de 17 por segundo en su momento cumbre. Nadie sabe, dice Doctorow, cuánto se ha vendido el Kindle, pero opina que muchísimo menos (una reciente estimación de Mark Mahaney, en un contexto de gran optimismo pro Kindle, sitúa sus ventas en su primer trimestre en 10.000-30.000 unidades).

¿Por qué? Doctorow señala que la lectura no es una actividad dominante en nuestra sociedad: sus índices son o estacionarios o decrecientes. Eso no significa que no haya en torno a ella muchos nichos de negocio, pero concretamente los ebooks, es decir, los dispositivos dedicados exclusivamente a la lectura (la tecnología de tinta electrónica no hace posible que sirvan también para otros fines, como juegos) no van a poder entrar en la economía de escala que los haría omnipresentes y baratos. Y una de las razones nos pone en contacto con un factor que en el mundo de la tecnología no se suele tener en cuenta: la producción.

China, de donde viene la inmensa mayoría de nuestros gadgets, es un lugar de fabricación grande pero no inagotable, y la producción de calidad que requiere un ebook entra en competencia con muchos otros artefactos. Eso explica que la mayoría de los ebooks hasta ahora hayan resultado “mal hechos, caros, agotados, o alguna combinación de las tres cosas”.

Y además, hay otro factor: otros dispositivos “se distribuyen con un subsidio: los aparatos de juego se venden a bajo coste en la expectativa de vender juegos y los teléfonos están subsidiados por las operadoras”. Los escasos márgenes del mundo del libro (y hay que tener en cuenta el precio aún inferior de los libros electrónicos) impiden que se produzca la primera de estas dinámicas.

Etiquetas:

9 comentarios

Gorki dijo...

No los veo, si ya hay portátiles a 400 € y siguen bajando, ¿para que voy a comprar e-books que solo valen para leer?.Eso no quita que crea posible una literatura digital, pero tampoco tendrá que ver con la literatura de imprenta, ¿por qué van a renunciar a las posibilidades de enlace y multimedia que tiene este soporte?¿No serán los blogs la avanzadilla de esta literatura digital?

23 mayo 2008 12:08
jincho dijo...

Es cierto. Uno a veces piensa que ha de cumplirse para que un gadget de calidad traspase la linea que separa los simples artefactos de los productos de consumo. En los lectores de ebooks, se cumple que son productos de calidad, pero su penetración es muy baja ( Aunque ayer, en un suelto en El País, se argumentaba que su previsible penetración sería más rápida que la del ipod y los mp3).En mi opinión, los lectores de ebooks ( Iliad, Kindle, V3 y sus clones, etc), triunfarán si su introducción se hace justo por donde no se ha hecho, y casualmente es el sector más renuente a adoptar estos cambios: La escuela. Es en el sistema educativo, en el que más se podría hacer, y donde mayores beneficios podría haber. Pero no es un mercado de consumo, aparte de j**er, y bastante al sistema de editoriales actuales. ¿Alguien quiere semejante cambio?.Saludos.

23 mayo 2008 14:17
maps dijo...

Jincho… Lo de jo**r las editoriales no termino de entendrlo…Puede ser que las nuevas tecnologías estén obligando a las editoriales a modificar sus modelos de negocio, pero eso es ley de vida. No creo que nadie quiera hacerle daño a las editoriales actuales.Además, la venta de libros electrónicos directamente desde las editoriales, les reportarán a estas unos márgenes de beneficios bastantes más elevados que la venta de libros en papel, eso tenlo por seguro. Es por este motivo por el que yo defiendo que los libros electrónicos, y por ende los lectores de e-books se irán infiltrando en nuestra sociedad a un ritmo bastante alto.Al tiempo…

25 mayo 2008 21:02
Silvia Senz dijo...

De lo que se deduce que el e-book hay que pensarlo para más usos. O ampliar para la lectura los usos de otros dispositivos ya existentes.

26 mayo 2008 11:14
Silvia Senz dijo...

Precisamente en relación con la necesaria multifuncionalidad de los e-libros y su potencial en aplicaciones educativas, Beat.cat publica esta noticia:http://beatcat.blogspot.com/2008/05/lorganitzaci-one-laptop-per-child.html

26 mayo 2008 11:35
jincho dijo...

Maps: Lo de las editoriales es algo que he puesto en muchos otros comentarios en este blog y en otros sitios. Por si ha quedado confusa mi idea, reitero que me refiero al sistema de editoriales actuales, entendiendo que han de cambiar de modelo de negocio. En eso creo que hay bastante consenso, aunque me parece que las empresas editoriales o están mirando para otro lado, como si esto no fuese con ellas, o es que no han aprendido la lección de las discográficas. Incluso hay quien vaticina la desparición total de las editoriales, suponiendo que internet se convierta en un canal directo de comunicación autores-lectores. Pero esto yo ya no lo veo tan claro, al menos en todos los casos. Yo, de momento tengo un iLiad, y desde luego, ójala todos los libros estuviesen YA disponibles para este aparato. Gorki: La ventaja primordial de estos aparatos es precisamente su talón de Aquiles: la tecnología eInk, de tinta electrónica, es cara y su nula ( de momento) capacidad de refresco en tiempos cortos hace que sólo sirva para eso, para leer; pero a cambio, la sensación de lectura es lo más parecido un libro de papel. No cansa la vista como lo haría una pantalla de ordenador, por muy portatil y versatil que sea. Está claro que el ideal sería un portatil de bajo precio, con más prestaciones que un ebook, video, etc, y en el que la experiencia de lectura fuese al menos tan buena como en la ttecnología eInk. ¿Se puede conjugar todo ello ?.Saludos.

26 mayo 2008 12:46
Alvaro [doocomo.com] dijo...

Los periódicos puede que sí, aunque les pasaría lo que con los móviles: lo subvencionas y yo voy y lo libero y acabo leyendo un periódico gratuito. Lo que me lleva al otro razonamiento.Que las editoriales subvencionasen los ebooks sería como si las discográficas subsidiaran los reproductores de mp3 ;-) La proposición del nuevo libro de Chris Anderson, Free, es esa. Las limitaciones físicas de la industria del libro son lo que mantiene el esquema de precios. En el momento que lo digitalicemos, se acabó. El precio del libro tenderá a cero.Al igual que las discográficas deben aceptar que el precio de su producto tiende a cero, inexorablemente.Yo personalmente sí creo que los eBooks van a ser un pelotazo. Lo que obviamente no son para todo el mundo. Si no compras nunca un libro, ¿para qué querrías un ebook?. Pero si eres consumidor habitual y estas harto de lo incómodo de todos los dispositivos que usas para leer contenido (móviles, pdas, portátiles) probablemente un eBook sea genial. Y por la su simplicidad tecnológica deberían además bajar de precio de forma muy rápida.El Kindle es feo de narices, pero sinceramente, ¡¡yo quiero uno!!

26 mayo 2008 19:08
Ana Lorenzo dijo...

Pero, Silvia, lo malo es que esos portátiles e-books como Asus Eee o OX-2 no tienen la pantalla de tinta electrónica e-Ink, con lo que lo del cansancio de leer ante una pantalla sigue siendo uno de sus problemas, aunque aporten más utilidades al e-book. Esto último, la verdad es que es una buena idea; sobre todo para los colegios e institutos, que yo creo que serían un mercado enorme; y de paso, el libro de texto y todos los temas problemáticos que arrastra (precio fijo, precio libre, puntos de venta, gratuidad, subvención; cambios anuales por las editoriales, ejercicios en el mismo libro…; material poco cuidado y poco riguroso, etc.), quizá encontrara una salida que contentara a docentes, padres, editores, libreros, distribuidores y alumnos.Yo creo que, desde el punto de vista de generaciones que han nacido con el ordenador a mano, el e-book (cuando se desarrolle y los libros comiencen a estar disponibles también para niños —no solo en inglés, o no solo clásicos digitalizados, o no solo minorías—) puede ser un aliciente para los niños tecnológicos: esos que leen en pantalla lo que nunca leerían en papel impreso, vaya usté a saber por qué.Interesante tema este.Un beso.

28 mayo 2008 12:27
Pepjose dijo...

Hola, soy nuevo por aquí, pero creo que todo los dispositivos están tendiendo hacia UNO, y portátil, es decir, aquel que llevamos siempre encima, y éste es el móvil… el problema es que todavía tienen una pantalla pequeña pero está cambiando la tendencia… y sino fijaos los cambios de hábitos que esta provocando el famoso “Iphone”, que no solamente es un teléfono, sino que la gente lo utiliza mayoritariamente para navegar por internet. La tendencia va en aumento, sobre todo porque la mayoría marcas de móviles, están sacando su propio modelo con pantalla gigante. Es cuestión de un año para que todo el mundo empiece a tener su propio dispositivo móvil multi-usos. si ya lo decia Huxley en un “Mundo feliz”… Saludos

01 junio 2008 13:54

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)