El precio de un e-book: ¿qué hay para el autor?

13 febrero 2009 9:09

Gráfico I: Descomposición del precio de un e-book (sin IVA)


¿Cuánto debería costar un e-book, quiero decir, una obra literaria, científica o ensayística bajo la forma de un archivo electrónico legible en el ordenador, en un smart phone (o teléfono adelantado, tipo iPhone) o en un dispositivo dedicado?

Contra lo que muchos piensan, y algunos dicen, el mundo de la edición electrónica no es Jauja. He hablado con distintas personas implicadas en esta comercialización, y a continuación resumo las conclusiones a las que he llegado.

Si se comercializa una obra electrónica bajo un formato protegido (que hoy por hoy es lo más común), éste es el desglose (Gráfico I):

proveedor del formato 10%
tienda on line 40%
editor 10%
autor 30%
agente 10%

Uno de los elementos más claros son los costos del proveedor del formato (por ejemplo, Mobipocket): éste asigna a la obra un DRM (protección anticopia). Pero también proporciona la pasarela desde el editor hasta la tienda on line donde se venda. Su parte es el 10%.

La participación de la tienda on line también está clara: es la que mantiene el sitio con la oferta de las obras, corre con los gastos de ancho de banda y de las descargas del público que accede, y mantiene la pasarela de pagos de los compradores. En el gráfico hemos reflejado su coste máximo, que sería el 40%. El mínimo es el 30%. Proveedor del formato y tienda on line pueden coincidir, como en el caso Mobipocket, ya mencionado.

Los porcentajes que indicamos para el autor, agente y editor son tentativos: el autor debería cobrar más que el autor de libros tradicionales (en los que percibe alrededor del 10%), entre otras cosas porque en el mundo del e-book no hay anticipos. Hay indicios de que la parte del agente también debería ser mayor que en las transacciones tradicionales (porque tampoco se llevará porcentaje del anticipo): si un agente cobra el 20% de lo que percibe el autor para operaciones en el extranjero, hemos elevado esa proporción al 33%.

¿Y el editor? Hay una gran diferencia entre editar una obra ya editada y corregida con anterioridad y trabajar en el desarrollo de una nueva obra. Como acaban de señalar en Harper Studio:

El coste de manufacturar un libro es sólo el coste final de un proceso complejo. Ya se imprima en papel y se encuaderne o se formatee para descarga, [...] aún pagamos el anticipo del autor, la edición, la preparación, la corrección, la cubierta y el diseño del interior, las ilustraciones, el kit de ventas, el márketing, la publicidad y al personal que coordina todo eso. [...]

De hecho, el papel-impresión-encuadernación de la mayoría de los libros cuesta sobre 2 dólares… de modo que si hemos de seguir los costes reales al establecer el precio, un libro “fisico” de 26 dólares se transformaría en un e-book de 24 dólares

Así pues, hemos fijado en un 10% el beneficio del editor, lo que correspondería más bien a una obra con poco trabajo editorial.

Con todas esas consideraciones, veamos qué es lo que queda para el autor. En primer lugar, las ventas de e-books están sujetas a un IVA del 16%, por incompetencia de la administración española, pues la ley los equipara a libros tradicionales, que soportan 4%. El porcentaje del autor en esas condiciones sería prácticamente un 25% de lo que paga el comprador (PVP con IVA), Gráfico II.

Gráfico II: Porcentaje para el autor normal sobre el PVP con IVA


Pero, al menos en teoría, un autor podría editar y comercializar él mismo sus libros en su sitio web. No tendría que pagar nada a un editor ni a un agente, y asumiría él mismo los costes de alojamiento y ancho de banda, así como la pasarela de pagos. En ese supuesto (en el que sólo pagaría al proveedor de formatos), el autor-autoeditor obtendría un poco más del 75% de lo que paga el comprador.

Gráfico II: Porcentaje para el autor-editor sobre el PVP con IVA

Etiquetas: , , ,

13 comentarios

Alfredo Álamo dijo...

Creo, es mi opinión, que el DRM no tiene mucho futuro, al menos el tradicional. Habrá que ver cómo funciona lo de la huella digital más adelante. Sin DRM habría un poco más de margen a repartir.En cuanto al porcentaje del autor, es todavía algo en que nadie parece ponerse de acuerdo. Ayer mismo, en una reunión con escritores de Nocte -de terror, así que nada de superventas o tratos preferentes- hablamos de los derechos digitales: de una editorial a otra de la que conocíamos el contrato existía una diferencia de un 50% a un 10%, y todavía en algunos ni se contemplaba esa cesión.

13 febrero 2009 10:47
Gorki dijo...

Creo que te olvidas un gasto muy grande que soporta un libro físico que es el de la distribución.Colocar un libro editado en Barcelona, en una librería de Burgos por poner un ejemplo, tiene unos elevado coste de inmovilizado, almacenaje, agente de ventas de la editorial, transporte, almacenaje en tienda, pérdidas por robo o estropeados. etc. Así mismo, tampoco el e-book soporta los gastos de recogida y reembolso de libros no vendidos de las librerías y su posterior destrucción.No tengo ni idea de lo que supone todo esto en el valor del libro, pero seguro que es un pico que se ahorra en el e-book.Creo que salvo que el autor sea un crack, no solo escribiendo, sino vendiendo. hay gastos como representante, editor (faceta de divulgador/anunciante) y tienda que acerca el libro al público, que físico o digital, necesita el libro para llegar del autor al público y que habrá que seguir remunerando.

13 febrero 2009 12:55
Alfredo Álamo dijo...

Creo que el gasto de distribución es el 30% del valor del libro, pero si la tienda on-line pasa a llevarse un 40% -hay que tener en cuenta que asume gastos de “distribución digital”- pues apenas encontraremos diferencia de porcentajes -en precio final sí que debería notarse-.

13 febrero 2009 13:09
Gorki dijo...

Casi con seguridad, sin necesidad de pedir dinero a un banco, tengo dinero suficiente para abrir una tienda de e-books, (me refiero a los textos, no al aparato) en Internet, pero con toda seguridad, que no tengo capital suficiente para abrir una librería en la calle.Una tienda On-line, es una pagina web y un sistema de medios de pago, pues no hay nada físico que guardar o enviar.Necesita un mínimo de mano de obra para funcionar, el mantenimiento técnico, la atención al cliente y la administración., Mientras que la tienda física, es un local, el inmovilizado en libros, los empleados de la librería, limpieza. calefacción e culminación, impuestos municipales, etc etc.Muy probablemente con los gastos de apertura del local, tenga suficiente para abrir una tienda On-line y el mantenimiento de la página lo cubra con el gasto de luz del local.No es razonable que tengan ambas la misma proporción en el importe final.

13 febrero 2009 17:26
Mario dijo...

Pues yo veo muchas diferencias entre los precios de ediciones en papel y electrónicas.

13 febrero 2009 18:04
Alfredo Álamo dijo...

Ya, yo también veo un poco alto ese 40% para la tienda online.

13 febrero 2009 19:07
Antonio dijo...

No es sencilla la descarga de e-books desde la web del autor-editor. No sólo se necesita una pasarela de pago seguro, sino una recomposición completa del dominio en https que relacionen pasarela de pago y descargas, un asunto muy delicado, un trabajo de webmasters profesionales.Pedí presupuesto no hace ni un año: 1800 euros.

13 febrero 2009 19:23
Anonymous dijo...

Antonio: y supongo que eso era sólo la construcción del sitio. Habrá que añadir el alojamiento y los costes del ancho de banda.

15 febrero 2009 11:28
Alfredo Álamo dijo...

1800 euros entre cinco o seis editoriales pequeñas sale a un coste pequeño. Y la transferencia y el alojamiento para e-books entra dentro de estándares mínimos. A menos, claro, que se venda muchísmo, con lo que eso dejaría de ser un problema.

15 febrero 2009 15:42
Anita dijo...

Pero vamos a ver, hay mucha diferencia normalmente o no entre el libro-e y el libro-o?

15 febrero 2009 15:53
Ismael Martínez Biurrun dijo...

Creo que las editoriales pueden asumir perfectamente el gasto de tener su propia tienda on-line y ahorrarse así ese (inverosímil) 40% del primer gráfico.En todo caso, creo que cualquier porcentaje por debajo del 50% para el autor en formato digital es un ABUSO sin ningún tipo de justificación técnica. (Si tiene agente, obviamente deberían repartirse ese 50%).

15 febrero 2009 19:18
Antonio dijo...

Anónimo: hay servidores muy asequibles y buenos, con un precio anual que yo calificaría de coste simbólico, algo irrisorio.Alfredo, que se vendan: he ahí la cuestión. Los dispositivos, salvo el ordenador personal que todos tenemos, son por ahora muy caros. Por otro lado, ya me gustaría a mí que España tuviera ya una tradición digital semejante a Japón. Pero todo se andará. Yo estoy al acecho. Por ahora nos cabe la gozada de estar viviendo una revolución editorial, gracias al mundo digital. En mi caso lo vivo en carne propia desde sus inicios.En cuestión de semanas dispondré de distribución internacional, a través de Read On Time. Y dentro de un par de meses mi catálogo personal estará presente en Amazon. Unos asuntos que incluso me han planteado poder publicar a otros autores. Ya se verá. Soy demasiado mío.La realidad digital es el mantenimiento económico de los escritores del futuro: ¿dentro de 25 años, de 50? No lo sé. Lo que es seguro es que ya ofrece independencia frente el sector editorial establecido.Saludos, José Antonio, viejo amigo.

15 febrero 2009 20:43
e-nojado dijo...

El 10% del proveedor del formato y el 40% de la tienda online están confundidos.Es un 50% para el canal, las dos cosas unidas. La confusión viene de Mobipocket y sus distribuidores encubiertos. Ya que los que están re-distribuyendo su servicio, creen o comunican que el 40% es para la tienda, pero es para que Mobipocket pueda negociar con otras tiendas. Es el revendedor el que se queda con el 10%, casi sin hacer nada, ya que los distribuidores de ebooks como el propio Mobipocket o Todoebook aportan el formato, la tienda y las otras librerías a las que distribuye. Mucha cara para el revendedor.

26 febrero 2009 10:52

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)