La enfermedad infantil del e-book

03 junio 2009 9:09


Una nueva aplicación para el iPhone en su función de e-book, Classics (gracias a Anita por la pista). Se trata de una recopilación de obras libres de derechos de autor a la venta por 0,99 dólares junto con un aplicación lectora. Esta presenta la gracia de arrugar las páginas del libro cuando se pasan, junto con un ruido de crujido, pero no permite aprovechar la capacidad que tiene el iPhone de presentar las páginas de forma apaisada.

Las obras electrónicas nos serán útiles en la medida en que exploten las capacidades del nuevo medio, no cuando imiten servilemente al antiguo… Abajo, la biblioteca de títulos de la aplicación.


Etiquetas: ,

4 comentarios

Gorki dijo...

Las obras electrónicas nos serán útiles en la medida en que exploten las capacidades del nuevo medio, no cuando imiten servilemente al antiguo… Totalmente de acuerdo, cosas como el imitar pasar página, o incluso parecer una página, es una tontería ¿Por qué no meten cada capítulo en una página muy larga?¿Hay alguna limitación técnica para hacerlo?.En efecto, falta explotar las verdaderas capacidades de la máquina y no pretender burdas imitaciones del libro tradicional.¿Como deben ser las portadas de los nuevos libros? ¿Por qué imitar las portadas del libro físico, pensada para que alguien la elija del expositor de una librería?Hay mucho camino para recorrer, hasta que encontremos el producto digital que se leerá/verá en un dispositivo electrónico.

03 junio 2009 10:49
Lila Ortega dijo...

absoluta y totalmente de acuerdo!!!!sigo mirñandome tu blog… es interesantísimo y denso, en el buen sentido de la palabra, como tiene que ser…

03 junio 2009 18:23
Galderich dijo...

Ocurrió lo mismo que con los incunables que querían imitar a los manuscritos. Hasta que no se alejaron de esta influencia los libros dependieron estéticamente y conceptualmente de los antiguos códices.Lo mismo pasará con los ebooks. Han de encontrar su vía.

04 junio 2009 13:34
JP dijo...

Es todo una cuestión de preferencias. Te puede gustar o no, como todo en la vida, pero me parece excesivo clasificarlo como imitación servil o tontería. El que citáis, como tantos otros efectos especiales, sirve, entre otras fines, para atraer lectores o usuarios al medio digital, del mismo modo que una buena encuadernación o diseño de libro atrae lectores o compradores.

13 junio 2009 10:54

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)