Antes del multimedia, 6: la película del juego

15 julio 2011 9:09

Si uno quisiera representar en papel y utilizando sólo texto algo que transcurre en el tiempo, ¿qué tendría que hacer? Naturalmente, dividir ese proceso en fragmentos representativos, e irlos poniendo uno tras otro. No otra cosa es el teatro, o un guión cinematográfico. O la descripción de un acontecimiento en una novela.

El ajedrez, el rey de los juegos, tiene una peculiaridad que lo hace fácilmente representable: no hay que escoger qué parte de un juego narrar (como sí habría que escoger qué acontecimientos que forman parte de una batalla narrar). Todas las partidas se desarrollan en quantos, que son las jugadas. Por medio de notaciones convencionales, las sucesivas posiciones en un tablero pueden reflejarse textualmente, como esta apertura española, defensa Steinitz:

1. P4R, P4R
2. C3AR, C3AD
3. A5C, P3D
4. P4D, A2D
5. C3A, PxP
6. CxP, C3A
7. AxC, PxA
8. D3A, T1CD!
9. P5R?, PxP
10. CxP, P5R!

Aunque esto para jugadores avezados está clarísimo, a muchos les costará seguirlo, de modo que para transmitir las tensiones en que se desenvuelve la partida, con frecuencia las publicaciones ajedrecísticas insertan algún diagrama. Aunque, ¿no serían mejor muchos diagramas? ¿O incluso una partida expresada toda ella, desde el P4R hasta el ++, en diagramas? Algo así sería realmente la película de la partida…

Eso es lo que hace Luis Miguel Moreno, en su libro Campeonato del mundo de Ajedrez 1987 (edición del autor, Barcelona, 1988): representar las imágenes del tablero tras cada uno de los movimientos de Kasparov y Karpov. A razón de cuatro tableros por página (imagen superior), las partidas se van desenvolviendo movimiento a movimiento para satisfacción del aficionado…

Hoy tenemos partidas en película, y comentadas:

Y naturalmente, hay programas que permiten seguir una partida paso a paso, como esta de Paulsen contra Morphy en 1857:

Pero siempre recordaré el placer que me depararon, allá por 1988, los 1.500 tableros del libro de  Luis Miguel Moreno.

Etiquetas: ,

3 comentarios

Gorki dijo...

Algo parecido hacen los libros de papiroflexia u Origami, explican con diagramas paso a paso la creación de una figura. Hay una colección japonesa impresionante.

15 julio 2011 11:20
Libros dijo...

El último obsequio que me hizo mi suegro, poco tiempo antes de morir, fue un libro de ajedrez. Gracias a él me pude meter un poco más en el fabuloso universo de este juego-ciencia.

15 julio 2011 20:27
mientrasleo dijo...

Es cierto lo que comentas, sobre todo porque yo utilicé el libro de Moreno en mis inicios en el mundo del ajedrez precisamente por sus ilustraciones consecutivas, ya que no era capaz de visualizar cada jugada y ver las variantes sin una referencia visual. Y no iba a ir con el tablero bajo el brazo. Es más, incluso ahora me gusta tener esaposibilidad, me gusta poder verlo y pararme en ello.

16 julio 2011 21:58

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)