El difícil lugar del libro en un futuro móvil

08 octubre 2012 11:11

La excelente presentacion sobre el Estado de Internet 2012 de Business Insider hace pensar. El año pasado las ventas de smartphones superaron a las de PCs (arriba). Y las previsiones con respecto a ellos y a las tabletas son crecientes, de modo que, por decirlo son sus propias palabras, “El futuro es móvil”:

Una parte importante de los smartphones (que a su vez van siendo la mayoría de los móviles adquiridos) se usan para juegos. En tabletas, sin embargo, aumenta la compra de contenidos, ¡incluidos los libros!:

Si en vez de las compras reparamos en el contenido consumido, tanto en teléfonos como en tabletas, vemos que las noticias y las redes sociales son las dominantes (aunque los libros siguen siendo significativos):

Pero sin embargo, el gasto publicitario sigue siendo mucho menor en el sector móvil, lo que se atribuye al pequeño tamaño de las pantallas, ¿pero no tendrá también que ver con actitudes de los usuarios?:

Por ahí no habrá por el momento muchos ingresos. Pero las aplicaciones para móviles están creciendo. Veamos el caso de las descargas de Apple:

Y la gente pasa ahora mucho, muchísimo más tiempo en las aplicaciones que en la Web:

(Y hay bastantes aplicaciones que son libros, o cosas que se parecen a libros, o…). El ingreso por venta de aplicaciones avanza lentamente, sobre todo porque… la mayoría son gratis:

Aunque desde el interior de algunas de ellas, gratuitas o no, se pueden hacer ventas (in-App). Pero, de nuevo, las mayores son de juegos:

Y además, en este dominio estamos en un mercado controlado por dos empresas:

Bien: baste como resumen (aunque vale la pena ver la totalidad de la presentación). El libro está ya presente en la plataforma de crecimiento más rápido: la móvil, sea en tabletas o en teléfonos, pero éste es un medio que se va convirtiendo crecientemente en plataforma de juegos y de acceso gratuito a noticias. A ello hay que añadir las dificultades para destacar en él (las tiendas internas, como la App Store, son la pesadilla de un editor… o de casi cualquiera que venda contenidos), y la situación de duopolio de facto.

La venta de libros como aplicaciones móviles es una posibilidad, que está dando lugar además a proyectos de mucho interés, tanto en el campo de las obras infantiles como en recopilaciones  de obras libres de derechos, pero como solución global a líneas editoriales generalistas no parece tener mucho futuro.

 

2 comentarios

Julieta Lionetti dijo...

Hola, JAM:

Hace tiempo que no dejo huella por aquí, pero uno siempre puede volver a casa de los amigos.

A propósito de los libros app, os dejo aquí un enlace a un artículo del LATimes (hay muchos más sobre el tema en la web)sobre la app The Silent History, una ¿novela? serializada (que no por entregas)en la cual se ponen al servicio de la historia tanto las herramientas textuales como la interactividad propia de las aplicaciones para iOS.

No he podido probarla porque ya sabes que soy de Android, pero es la primera descripción de una app “editorial” en la que hay vestigios de que la razón narrativa está encontrando caminos en los nuevos medios en los que deberá desplegarse. Todos sabemos lo que se puede hacer con libro de cocina o con una guía de viajes en el App Store. La narración, en cambio, es otra clase de animal.

Lo más interesante de The Silent History es que el editor ha jugado el papel de productor (casi como en la tele)mientras los escritores, que son varios, solo han aportado la artesanía de ponerle palabras a una historia *mapeada* de antemano. Eli Horowitz, el editor-productor, es el ex editor de McSweeney’s, de manera que no le faltan credenciales en el oficio.

Dejo para quienes tengan un iPad o un iPhone hacer la experiencia. Solo adelanto que la estructura de la ¿novela? tiene dos partes muy diferenciadas: los Testimonios, escritos antes del lanzamiento por los autores y con un claro arraigo en las técnicas del suspense fantástico, y los Informes de Campo. Es aquí donde la interactividad hace uso de una de las herramientas de los dispositivos móviles: el GPS. Para leer un Informe de Campo, que son las historias secundarias de la ¿novela?, hay que estar en el lugar descrito en él. De esta manera, aunque hay una historia tradicional al alcance de todos los lectores, los “suplementos” variarán de acuerdo con los desplazamientos del lector –si es que está dispuesto a viajar. Y como hay Informes de Campo que llegan incluso desde la Antártida, podemos estar seguros de que esa parte de la historia será minoritaria.

La app es de pago, de micro-pago en realidad, aunque pretende ser una suscripción sui generis. Y está teniendo éxito.

Otro dato a tomar en cuenta por editores desorientados en cuanto a los costes de las apps complejas: con 6.000 dólares se cubrió todo el proyecto.

The Silent History no es un *libro*. Tampoco sabemos si perdurará cuando Tim Cook decida una nueva actualización del iOS. Sin embargo, en estos momentos de desorientación editorial, es una experiencia a seguir y estudiar.

[http://www.latimes.com/features/books/jacketcopy/la-jc-silent-history-20121006,0,4614127.story]

08 octubre 2012 14:25
Gorki dijo...

¿Tienes noticia de los relatos cortos para leer en un smatphone en el tiempo de un viaje de autobús, (20 minutos +/- 4000 palabras), que creo que intentaban sponsorizar con anuncios para poder bajarlos gratis?

Yo creo que esa si es una posibilidad real para el sector editorial

08 octubre 2012 15:36

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)