En el Congreso de Editoriales Universitarias

22 junio 2007 9:09

Roger Chartier y Magda Polo


Ayer tuvo lugar la primera sesión del Congreso de Editoriales Universitarias, con la presencia del Director General del Libro, Rogelio Blanco. Blanco situó el peso de la edición universitaria en el 6% del total español (que en el 2006 ha llegado a los 77.600 títulos), y tuvo palabras de recuerdo para la librería Fuentetaja, que fue la primera que agrupó la oferta de las editoriales universitarias, y que hoy, desaparecida por problemas inmobiliarios, se reinventa como editorial.

Roger Chartier tuvo una brillante intervención sobre los vínculos entre universidad y edición. Su intervención tuvo un momento curioso al recordar cómo entre 1250 y 1350 la edición universitaria creó el sistema de los pecia, o cuadernillos en que se dividía la obra para ser copiada. Un libro podía dividirse hasta en 50 pecia, que podían irse copiando en paralelo y en cualquier orden (en vez de empezando por el principio y acabando por el final, como antes). Este sistema prefiguró el de Gutenberg, porque no sólo creó un sistema de copia “industrial”, sino que exigió que el autor diera su libro (o ejemplar) preparado para ser reproducido de esa precisa manera.

Pero el análisis de Chartier no se detuvo en el siglo XIV, sino que llegó a abarcar editoriales universitarias tan emblemáticas con el PUF francés o el FCE mexicano.

En otros aspectos de su intervención se me ha adelantado José Antonio Gómez, de la Universidad de Murcia, a quien cedo la palabra.

Etiquetas: ,


Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)