El futuro de la crítica de libros

01 septiembre 2007 13:13

Un rescate de uno de los posts que se me acumularon en el verano. Un extenso artículo en Tecnocidanos, El giro amateur. Recomiendo su lectura íntegra.

Comienza por comentar el reciente libro de Andrew Keen, The Cult of the Amateur: How Today’s Internet is Killing our Culture and assaulting our Economy, una crítica prejuiciosa contra todo lo que la Internet está haciendo en el terreno de la cultura y de la información: la acusación es que la Red está destruyendo negocios legítimos y los sistemas tradicionales, más fiables que sus equivalentes en Internet.

A continuación se pasa revista a la situación concreta en las reseñas de libros: una serie de medios norteamericanos están suprimiendo las secciones de crítica:

Hace unas semanas, The Atlanta Journal Constitution decidió cancelar la sección de crítica de libros dado que la gente parecía más proclive a dejarse orientar por lo que encontraba en la red que por lo que decían sus críticos (profesionales).

Llovía sobre mojado, explica Art Winslow en The Huffington Post, porque son muchos los periódicos (Los Angeles Times, San Francisco Chronicle y Chicago Tribune, entre otros) que están revisando su estructura y suprimiendo o reduciendo la extensión de las secciones tradicionales. La reacción no se hizo esperar y el National Book Critics Circle, la organización que agrupa a los críticos profesionales, comenzó a publicar un blog Critical Mass y promover una campaña en defensa de la crítica de libros.

¿Sustituirán las recomendaciones y análisis en red a sus equivalentes profesionales? ¿Deberían reaccionar los medios clásicos, o están haciendo dejación de responsabilidades? Por supuestísimo, continuará…

    11 comentarios

    Anonymous dijo...

    Si no me equivoco, parte de nuestra prensa “de calidad” está empezando a seguir las mismas tendencias. Por ejemplo, El País, ¿no ha eliminado la sección de Cultura últimamente? ¿O fue sólo durante el verano?Y respecto a las reseñas de libros, bueno… con lo que se lee por ahí (por cierto ,las mismas firmas desde hace muuuuuchos años), no debe extrañar que la gente busque orientación por otro lado.

    01 septiembre 2007 13:27
    jincho dijo...

    No solamente han de replantearse su futuro los críticos literarios; también los editores. En contra de lo que muchos opinan, de que internet y el intercambio de obras mata la cultura, en realidad hoy se lée más que nunca… pero en distinto soporte, y con distinto formato. Una posible salida para editores y críticos, es “moverse” a internet. Digamos, que por ejemplo, yo me fío bastante de la sección de crítica de libros científicos que Sanchez Ron hace en el suplemento Babelia, de El País. Si Este catedrático dejase de hacer crítica “en papel”, a mí, me gustaría seguir leyendo sus críticas y recomendaciones. Si El País.com publicase sus críticas bajo alguna modalidad de pago, posiblemente yo estaría dispuesto a pagar por seguir leyéndole (Sólo es un ejemplo…). Creo que filtros como la crítica de calidad, y sobre todo “humana”, no automática, van a ser cada vez más necesarios en el batiburrillo de la red, para separar a de b, lo bueno de lo malo, etc…, en definitiva, para buscar la calidad mejor que la cantidad.Saludos.

    01 septiembre 2007 13:45
    gabriel francisco dijo...

    Desde el punto de vista de la ciencias sociales, mientras exista el paradigma del texto, habra critica.Claro que existe muchas clases de critica y de criticos, y tambien de academias. No creo que se refiera desde los diferentes enfoques criticos como nueva critica, posetrucuturalismo, estructuralismo, deconstruccionalismo, etc, etc, muchos etcs. Supongo que son muy pocos que se acercan a este tipo de critica de textos. Inclusive fuera del area academica, es muy escaso ver tal critica en periodicos o revistas. al menos que sean muy especializadas.la otra critica, como la de resenha, o impresionista, etc, es la que abunda, pero usualmente es mas para que las editoriales publiciten sus propios libros. mas alla de ese proposito, no creo que sea muy de ayuda. no estoy en contra de ella, a veces es sirve como primera impresion, pero para acercarse al texto, es la fuente menos confiable, en el sentido de “bias”. Saludos.

    01 septiembre 2007 14:58
    Carlos dijo...

    Los medios tradicionales se han cavado su propia fosa tanto en este tema de la crítica literaria como en otros. Hace años leías reseñas de determinados críticos y sabías que eran fiables, que si ellos recomendaban una novela es porque era de calidad. Hoy te recomiendan cualquier bazofia literaria. Por no hablar de las presiones de las editoriales…Los medios han perdido credibilidad ellos solitos, pero luego echan la culpa a internet.

    01 septiembre 2007 14:59
    Palimp dijo...

    La crítica profesional está en muchos casos sujeta a intereses editoriales y eso provoca mucha desconfianza. Los críticos aficionados puede que no hagan críticas de calidad, pero son sinceros. Si de diez blogs que hablan de un libro siete lo recomiendan puede que nos interese. Porque esa es otra ventaja de internet: la cantidad. No tenemos que comprar cinco periódicos para comparar.

    01 septiembre 2007 19:35
    Marta dijo...

    La sección de cultura “El Pais” ha seguido accesible en la red durante el verano.

    01 septiembre 2007 20:35
    jincho dijo...

    Interesante artículo en El País de hoy, domingo:”No toquen el incunable. La digitalización de fondos podría prevenir los robos en la BN”.Saludos.

    02 septiembre 2007 09:18
    Álvaro dijo...

    Es cierto. El otro día leí la siguiente reseña de un libro de la Regás, que tanto anda en el candelabro:http://www.literaturas.com/v010/sec0401/libros/cua0401-01.htmDe la reseña se podrá decir lo que se quiera, pero uno sale de su lectura (aparte de doblado de la risa) con una impresión bastante completa de lo que se puede esperar de la novela en cuestión. La crítica profesional, en cambio, suele ser mucho más parcial y mucho menos directa.

    02 septiembre 2007 13:23
    Gorki dijo...

    Indudablemente con el progreso unas profesiones entran en alza y otras decaen. ¿Dónde quedaron los pendolistas, que yo he visto trabajar en los soportales de la Plaza Mayor, los comediógrafos cono Alfonso Paso, o las orquestas de baile de salón?También desaparecieron otras profesiones, faroleros, zapateros remendones, oneros, guanicioneros, reparadores de electrodomésticos, reparadoras medias de señora y otras muchas más. Y, pese al Mibor, la vida sigue y es más fácil y amable que la de nuestros padres.Lo siento por los críticos, (aunque nunca me fueron simpáticos), pero la vida seguirá si ellos dejan de ser necesarios y la literatura florecerá a pesar de ello.

    02 septiembre 2007 17:49
    Saturnino dijo...

    Sí: parece que la sección de Cultura sigue en El País, pero ¡llaman Cultura a cualquier cosa, sobre todo son espectáculos!

    03 septiembre 2007 21:34
    Davidoff dijo...

    Gorki y otros: lo bueno es que la crítica no desaparece, muy al contrario: se expande y le concede la ocasión de ser crítico al ciudadano de a pie. Sólo falta que todos hagamos lo posible por demostrar a esos falsos elitistas que andaban equivocados y que “la masa” no es tan mema como creían. En ese sentido que trabajar…

    04 septiembre 2007 09:58

    Comentar

    • Nombre: (obligatorio)
    • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
    • Web:
    • (aparecerá después de que se apruebe)