El proyecto electrónico de Carmen Balcells

08 enero 2009 19:19

La famosa agente, portada de la revista
de La Vanguardia hace casi tres años


La noticia apareció a principios de año en El Periódico: la agencia literaria Carmen Balcells está otorgando licencias de edición en e-book de obras de sus autores.

Carmen Balcells es desde hace años partidaria confesa de las nuevas tecnologías de la edición, pero esta noticia es realmente llamativa. Como afirmábamos en un reciente estado de la cuestión sobre el libro electrónico,

mientras que los editores estadounidenses controlan los derechos electrónicos de sus autores, y por tanto pueden negociar cesiones masivas para e-book, en el caso de los autores españoles (cuyos derechos digitales no tienen los editores) esto se convierte en una tarea que hay que hacer autor por autor, o con sus agentes, que no suelen ser muy amigas de tales cesiones.

Pues bien: es una agente, la misma que revolucionó hace años el panorama literario en español, quien ahora aparece con Palabras mayores, un nuevo proyecto electrónico. Palabras mayores es creación personal de Carmen Balcells. Se trata de una colección de libros de autores de renombre, españoles e hispanoamericanos, editados en forma de e-book, es decir: para leer en la pantalla de un ordenador, en un dispositivo de lectura o incluso en un dispositivo móvil: agenda o teléfono.

¿Y quien edita estos libros electrónicos de Carmen Balcells? Ninguna de las editoriales que venden los mismos libros en papel. Tampoco una empresa editorial al uso, sino la empresa navarra Leer-e, dedicada fundamentalmente a la distribución de dispositivos lectores (e-books), que se ha tenido que convertir en editorial a su pesar, para hacer lo que otros no hacían…


Ignacio Latasa, responsable de Leer-e


Eso es lo que nos cuenta su responsable, Ignacio Latasa: “Durante mucho tiempo hemos estado intentado sin éxito que las editoriales entraran en el libro electrónico. Por eso nos hemos visto forzados a hacerlo nosotros mismos…”. Si hace un año o dos en España ni siquiera había una base de usuarios de e-books que justificaran la edición de obras para ellos, la cosa está cambiando: “En el último año hemos vendido casi 3.000 dispositivos lectores de marcas como Iliad y también Sony; este último lo importamos de Estados Unidos, porque oficialmente no está a la venta aquí”.

¿Dónde se venderán en España estas obras en forma de libro electrónico? “La idea es que los libros electrónicos se comercialicen en el mayor numero de librerías por línea a lo largo de este 2009 (por supuesto, esperamos que las librerías de referencia en nuestro país, independientes o grandes grupos como Fnac, Corte Inglés, Casa del Libro?comiencen a ofrecer estos formatos en breve)”. Por el momento se encuentran tanto en el sitio de Mobipocket, que contiene 625 libros de Leer-e, como en la librería online de la propia tienda virtual de Leer-e. (Mobipocket son los creadores del formato del mismo nombre, en el que se presentan las obras). Muchas son obras en el dominio público, que cuestan 2 euros, pero los de autores contemporáneos se venden a 5 euros: Te trataré como una reina, de Rosa Montero, Campos de Níjar, de Goytisolo, o Relato de un náufrago, de García Márquez. Aparte de estos autores están a la venta también obras de Eduardo Mendoza, Cela, Delibes o Marsé. A lo largo del año se irán añadiendo otros autores (Vargas Llosa, Sampedro, Valente…), hasta alcanzar más de un centenar de obras.

¿Qué parte del importe de la compra percibirá el autor? En el libro en papel, los derechos oscilan entre el 10% y el 6%, o menos, para ediciones de bolsillo. Nadie confiesa qué derechos reportan los libros electrónicos a sus autores, y es muy difícil calcularlo por las distintas modalidades de precios (fijos o no) que se utilizan, pero por la experiencia de otros países se podrían situar en la horquilla del 30 al 40% del precio de venta al público.

¿Pueden tener los libros electrónicos un precio fijo? “No sé cómo”, contesta Latasa: “En el momento en el que un libro electrónico esté a la venta en España su precio inicial se considerará fijo, pero, ¿qué pasará con los que estén a la venta en otras jurisdicciones? Al fin y al cabo, nuestros derechos electrónicos son en lengua española para todo el mundo. Lo más que nosotros podemos hacer es indicar un precio recomendado“. ¿Y el IVA? “Nos enfrentamos a una nueva paradoja: no sólo el IVA de los libros varía en cada país, sino que además en España los libros electrónicos están gravados con un IVA del 16%, como el software, en vez del 4% de los libros en papel. Pese a que en la última modificacion de la Ley del Libro el libro electrónico se equiparaba completamente al libro en papel, no ha tenido un reflejo en el sistema fiscal que sea acorde con la nueva definición?.”. ¿Y Depósito Legal? “Ah, no. Por suerte estamos exentos de esa formalidad, aunque nos ha costado mucho que nos lo confirmaran” (aún no ha entrado en vigor el Depósito Legal Digital).

¿Y los anticipos? ¿Qué anticipo se paga al autor por editar un libro electrónico”. Contesta Latasa: “No hay. Quiero decir que no se dan anticipos, por el momento y mientras no sepamos lo que puede dar de sí la venta electrónica de una obra”. En papel el anticipo se calcula como una parte (por ejemplo, el 50%) de los royalties obtenidos por la venta de la primera tirada, y en el medio electrónico por definición no la hay.


Versión electrónica del Relato de un náufrago,
a la venta en Mobipocket


Los libros en formato Mobipocket tienen protección anticopia (DRM), aunque queda por demostrar que esto sea bueno para el público: Apple acaba de renunciar al DRM en las canciones que vende. Pero el hecho de que estén protegidos no ha acabado de convencer a los agentes literarios. “Lo entiendo”, dice Latasa, “por ello yo ofrezco a los agentes y a las editoriales empezar por editar en e-book las obras que ya tienen copias ilegales disponibles en programas P2P: toda Isabel Allende, por ejemplo, está al alcance de cualquiera…”.

El otro aspecto novedoso del proyecto de Leer-e es la implicación de las librerías. Ya están a la venta en 18 librerías (Happy Books, La Tralla, Elkar, Llibreria 22…) unos cupones de descarga, de papel, cuya adquisición permite bajarse el libro al lector. ¿Por qué hacen esto?

“Queremos por una parte aprovechar un circuito que ya existe:el de comercialización del libro. Además, las librerías son el lugar natural del libro”. Pero ¿qué ventajas puede tener para el lector comprar un libro electrónico en una librería frente a adquirirlo en una web? “Varias: para empezar, la recomendación del librero. Luego: hay mucha gente que aún no se anima a hacer transacciones en Internet; pero en la librería pagas como siempre y recibes un código de descarga. Por último, si hay algún problema, siempre se puede recurrir al librero. No es que no haya medios de reclamación por línea, pero hay personas que prefieren el contacto directo”.

Aparte de su uso para lectura común, los dispositivos lectores han empezado a entrar en el mundo de la educación. Leer-e tiene un acuerdo con la UOC, y los primeros sesenta Iliad ya están en manos de los alumnos que los utilizarán como soporte de sus clases. “Sí, 2009 va a ser un año muy interesante…”, dice Ignacio Latasa.

Carmen Balcells revolucionó ya una vez el mercado editorial en lengua española, a favor de sus autores y a veces en contra de los intereses de los editores. Su procedimiento fue fragmentar las cesiones de derechos por lengua, localización geográfica y modalidad de edición. A principios de los años 80, y a través de una empresa en la que participó (RBA), lanzó los libros al nuevo canal de los kioskos. Tres décadas más tarde, Palabras mayores, su proyecto conjunto con una pequeña empresa de distribuidores de hardware, lanza las obras al nuevo canal incorpóreo de los libros digitales. Y por supuesto el panorama editorial en español ya no será el mismo.


Relato de un náufrago, de García Márquez,
en la pantalla del ordenador
en el lector Mobipocket Reader Desktop 6.2


Post-scriptum del 22 de enero del 2009: Leer-e me ha notificado lo siguiente: “Nos dimos cuenta de que habíamos cometido un error al subir el archivo a Mobipocket: habíamos subido la versión sin revisar en lugar de la final”. En consecuencia, reemplazo la imagen superior, que se hizo justamente acreedora de las quejas de los lectores, por la corregida.

Etiquetas: , , , , ,

21 comentarios

jincho dijo...

Un pequeño gran paso, sin duda.Mirando el sitio de mobiepocket, los precios están muy bien. La única salvedad que pondría es la de los DRM: es cómo tener un libro en papel con fecha de caducidad . Es una limitación al cliente. Entiendo que hacerlo así quizás sea la única forma de lidiar con los editores, pero creo que ofrecer obras, aún a precios muy reducidos, que tal y como I. Latasa afirma ya están disponibles en las redes p2p para cualquiera, pero además “capadas” con un DRM, lo veo contradictorio. Además, hay un factor psicológico: cuando compras un libro en papel, no sólo lo compras para leerlo, tambien para conservarlo en una estantería. Tengo la impresión de que la compra de un ebook con DRM se parece más al acto de “consumir” un libro, no al de “poseer = leer + tener + releer + conservar de forma imperecedera”.Saludos.

09 enero 2009 09:34
Silvia Senz dijo...

Dos cosas que me preguntaba leyendo lo publicado sobre este asunto: 1) Cuánto tardarán agentes extranjeros en entrar en esta liza (léase: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma;=CAS&idnoticia;_PK=554003&idseccio;_PK=1013&h;= ).2) Cómo editan (y sobre todo, cómo editarán cuando no se limiten a las ediciones digitales de obras ya publicadas) estos editores improvisados. Las tecnologías cambian, pero hay elementos del trabajo editorial inmanentes al código escrito y al papel del editor que jamás variarán. ¿Saben eso estos nuevos publicadores, si ya los tradicionales casi lo han olvidado?

09 enero 2009 10:24
José Antonio Millán dijo...

Silvia se refiere a Andrew Wylie, cuya divertida entrevista vale la pena leer.

09 enero 2009 13:03
JP dijo...

Razón no te falta, Silvia. Mirad: revisando el pasaje demostración del Relato de un náufrago de GM, he encontrado ocho erratas:p. 7 (su, aventura,)p. 8 (de médico. , El cuento)p. 9 (ya no tenla mucho)p. 9 (cualquier cosa Por dinero,)p. 9 (una capacidad de síntesis y una memoria asombrosa—s, y bastante)p. 13 (estatua; Yo no)p. 13 (pero no’ acabo de comprender)Todo lo cual induce a pensar que el editor no ha corregido lo escaneado; que el autor no ha corregido las e-galeradas; y que la agente literaria tampoco ha leído ha leído el citado ebook antes de ponerlo en circulación.

09 enero 2009 13:06
Anonymous dijo...

El comentario de SSenz no va muy desencaminado: hay una errata grave en la segunda línea de la página de la derecha del Relato de un naufrago, que se ve pinchando en la última imagen del post.

09 enero 2009 13:06
Silvia Senz dijo...

Si todo fueran erratas, estimado Anónimo, amén rai!

09 enero 2009 14:16
Margarita dijo...

Estoy buscando todo lo que se ofrece en ebook de literatura y estoy desolada. Las obras traducidas tienen tantos errores de edición y traducción que no se pueden leer con fluidez y la oferta en literatura en castellano es paupérrima.Entiendo que la distribuidora, ante la falta de participación de las editoriales, se haya atrevido a editar pero los resultados dejan mucho que desear. Espero que el 2009 traiga muchas más opciones porque la idea es genial.

09 enero 2009 18:56
José Antonio Millán dijo...

Tengo que decir que las páginas de muestra del Relato de un náufrago están tomadas del adelanto gratuito de la obra, que descargué de Mobipocket. Ignoro si el libro comprado tiene los mismos errores (pero supongo que sí).Aunque una ventaja de los e-books es que se pueden corregir las erratas sin necesidad de destruir los tres mil ejemplares que quedan en el amacén… ;-)

09 enero 2009 20:18
Gorki dijo...

Aconsejaría a los editores que ampliaran su oferta a libros no literarios, como libros de texto, manuales,diccionarios y cosas por el estilo. Me parece que ahí hay mas porvenir a corto plazo que con la novela o el libro literario en general. Especial buscar manuales de uso, que posiblemente el propietario ceda gratis pues tiene interés en su divulgación. Yo por ejemplo he perdido el manual de mi coche,(un Seat Ibiza) y soy incapaz de encontrarlo en los concesionarios. Pagaría con gusto 5€ por una copia digital.Su labor se centraría más en ser un punto donde encontrar cualquier tipo fr publicación digital del tema que fuera, que ser editor digital. Duerte en su empresa.

09 enero 2009 21:28
Anonymous dijo...

Me ha encantado leer los comentarios sobre este tema pero noto cierta aversión a la publicación de libros electrónicos. Hay que modernizarse y la cultura y la técnica tienen que ir de la mano, ambas cosas deben llegar a todo el mundo. Uno, no se puede poner en contra de lo que es obvio que será, mejor dicho, que ya es. Lo que hace falta es potenciar y colaborar lo más posible para que esas “erratas” detectadas solo sean eso unas erratas que no pasarán de ser anécdotas cuando alguien recuerde los inicios de los libros electrónicos en este país.Hay que ser un poco más positivo con las nuevas tecnologías y la difusión de la cultura. Las actitudes como las que reflejan aquí no conducen a ningún sitio. Seamos positivos, apoyemos las nuevas tendencias, las nuevas ideas.. solo es cuestión de adaptarlas, mejorarlas y parece que corregir algunas erratas.No creo que las primeras bombillas dieran la luz que dan las bombillas actuales, no creo que las primeros trasplantes de corazón tuvieran el éxito que pueden tener los que ahora se realizan, pero todo aquello fue necesario y es necesario y no tendríamos lo que ahora tenemos si aquellas personas que creían en todo eso hubiesen abandonado por haber tenido algunas erratas.Asistimos a una nueva era en la edición de libros, en su concepto y… no solo de libros, hablamos de contenidos.Desde aquí animo a todos los sectores que tienen interés en este tema a mejorar día a día. Así mismo estoy convencido de que ciertas críticas ayudarán y ayudan a mejorar todos estos temas. Son necesarias, eso sí, hay que mirar un poco más allá de nuestra nariz.

09 enero 2009 22:39
Silvia Senz dijo...

Mirar un poco más allá de nuestra nariz es no dejarse deslumbrar por el brillo de los espejitos tecnológicos y entender que la edición es una actividad dejada de la mano de Dios no por problemas tecnológicos, sino humanos, que se perpetuarán si no cambia el espíritu con que se entiende la tarea del editor y no se regresa a una edición responsable. Responsable con lo que trasmite, con lo que se promueve y con aquel que lo recibe.Yo no veo qué tiene de magnífico un nuevo sistema de difusión si no conlleva, además de ingenio en las formas de explotación, una revolución más profunda.

11 enero 2009 13:24
Mario dijo...

Hacer un libro electrónico es algo que debería tener todos los controles de un libro normal (o que tenían los libros normales en épocas m´s felices), y además los propios de su naturaleza.

11 enero 2009 20:30
Belnu dijo...

Qué interesante. Falta ver si publicarán también libros no tan best-séllers como los que se citan aquí.

11 enero 2009 22:50
Anonymous dijo...

Los libros deberían publicarse totalmente libres. Ya nos cobra la SGAE por los CD’s/DVD’s, los discos duros, los reproductores DVD, las cámaras…casi hasta por el papel higiénico (¡oh! ¡mejor no dar ideas!)

12 enero 2009 20:03
Enrique Redel dijo...

Ahora habrá que ver de qué modo se podrá leer a Burgess, Orwell, Zweig, Perec o Lem en las mismas condiciones de calidad que en papel. Leer a Cela, Vargas o Márquez en papel tradicional es muy fácil, pero hay obras de montones de autores (muchas de ellas perdidas desde hace años), que curiosamente son las que leo yo. En fin, yo estoy deseando dar el salto al papel electrónico, pero por ahora tanto la oferta como el dispositivo son realmente poco atractivos.

28 enero 2009 08:55
Jorge dijo...

La verdad es que tendríamos que haber asesinado a Gutemberg quien tuvo la osadía de dar a conocer la cultura a todas las capas de la sociedad.Me temo que hay muy poca gente que conoce REALMENTE los libros digitales (y las webs que dan a conocer autores nóveles). Hay muchos libros, legales y otros no tanto, de TODOS los campos (cocina, Arturo Perez Reverte, Cervantes…) y no sólo el último best-seller.Por otro lado, ocurre como en la música. Crear un CD era más caro que un LP, decían las discográficas. Antes de imprimirse, un libro ha sido totalmente confeccionado. Le das a la tecla y creas la versión electrónica, a un precio. Le das a otra tecla e imprimes, a OTRO PRECIO,El problema es que las editoriales quieren hacer como las discográficas.

10 febrero 2009 21:38
El Erudito dijo...

A Silvia Senz: tienes razón, la labor del editor y del corrector ortográfico (la persona, no el programa) y de estilo parecen estar bastante olvidadas en las editoriales. Y no solo en las electrónicas. Creo que los propios escritores deberían solicitarlo.A Gorki: Sé de una empresa ajena al mundo editorial que está planteándose -entre otras opciones- tirar por ese campo. Ya veremos en qué queda todo.De momento, el gran enemigo de la difusión de los libros-e (¿castellanizamos el nombre?) es, como de costumbre con la eletrónica nueva, el precio. De media tienes que soltar 300 pavos para hacerte con uno y, por mucho que me gustaría, no me lo puedo permitir de momento. A ver si bajan los precios y ataco alguno porque desde luego, en cuanto termine mi libro lo voy a “e-ditar”.

11 febrero 2009 11:04
Carlos Fabuel dijo...

Soy lector de libros electrónicos desde hace años y también me dedico a la venta de libro tradicional por internet. Me parece que todavía queda un largo trecho para el libro electrónico.Falta que alguna empresa china produzca un lector por debajo de los 100 euros. No creo que tarden menos de 2 años en hacerlo.Entonces el problema vendría en un cambio de costumbres bastante complicado.Yo por ejemplo leo mucho en el ordenador pero todo manuales. De todas formas haciendo una analogía con la industria musical.Está claro que los nuevos formatos han llevado una disminución de gastos en los mismos y eso se nota mucho en las bandas que no son mayoritarias. Están mucho peor producidas.Puede pasar lo mismo en la industria librera y que escasee el dinero para las correcciones y demás.

19 febrero 2009 16:42
Anonymous dijo...

Los dedos guardan memoria grata de las diferentes sensaciones de manipular el libro que se lee,hasta de su peso.Las neuronas lectoras quieren seguir sintiendo lo mismo. Los dedos son parte de nuestra lectura. Además hay chasquidos que acompañan la lectura, cuando se pasan las hojas. La iluminación la elegimos, no es de una pantalla que cansa. Los que leemos y somos de generaciones adultas lo sentimos así.El libro se lleva donde quiera que se va, además de su costo, no hay nada más que se pierda, como el caso del e-book.Para terminar, puedo prestar un libro, pero no "mi" e-book.El libro tiene muchos años de vida aún.fridacampodonico@yahoo.es

25 junio 2009 01:38
frida dijo...

Hay que observar a un lector de libros gráficos, observar todo sus movimientos, además de la lectura, y veremos todos los factores que son estimulados y reciben información y la mandan al subconsciente, no se puede anular las sensaciones que perciben los dedos, las manos, el chasquido de las hojas, el peso del libro,etc.Es como tratar quitar el vicio de fumar empleando parches, ¿y la sensación entre los dedos, el aspirar, tener una cajetilla, jugar con el cigarro, etc? ¿Me comprenden? Los adultos nacidos y criados con el libro de papel, seguiremos con los libros tradicionales, deberán desaparecer varias generaciones para que el e-book y la lectura por internet empiece a remplazarlo de manera rentable.Mi trabajo es investigación motivacional, focus group, por eso mi observación.

25 junio 2009 01:56
rmanzanares dijo...

Hola, mi respuesta para anonimo y frida. Ya empiezo a estar aburrido del comentario de que un e-book es peor que un libro en papel por que no se pasan las páginas con el dedo, no huele y no se cuantas cosas raras más. Normalmente el que dice eso no ha probado un e-book, y además es un pelín retrógrado. Yo hace 6 meses que compré el e-book, y te puedo asegurar que no echo de menos para nada el papel. Anónimo, lo de decir que la pantalla está iluminada demuestra que no conoces los dispositivos, ya que no están retroiluminados, sino que necesitan luz externa para ser leidos, igual que los de papel, con lo que consigues que al no tener refrescos, la vista se cansa lo que en el papel. En cuanto a olor y tacto y demás, pues hombre, puestos así, ¡como el pergamino no hay nada!, Gutemberg se podría haber ahorrado la imprenta, ya que se perdió el encanto del pergamino. En cuanto a llevar y traer, pues que quieres que te diga, voy con mi e-book a todas partes, ya que ocupa lo que un librito de bolsillo, y llevo todo lo que me da la gana, y no como antes, que para unas vacaciones me tenía que llevar una maleta sólo con la lectura para 15 días. En fin, me suena a lo mismo que el vinilo en los discos que había quien decía que nada como el raspar de un vinilo, pero mira, ahí está el mp3, y si, claro que quedan vinilos, igual que habrá libros en papel durante muchísimo tiempo, pero de una manera u otrá, se irá imponiendo la sensatez y el e-book acabará imponiendose por lógica.

28 julio 2009 17:18

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)