Novela cartografiada (y viceversa)

25 marzo 2008 10:10

Hay novelas que transcurren en una deambulación constante de los protagonistas. Me vienen a la cabeza, así, de pronto, el Ulysses de Joyce o el Petersburgo de Biely. ¿Podrían montarse sobre mapas? O, todavía mejor, ¿por qué no escribir hoy una obra de ese tipo sobre soporte cartográfico?

Vía el post Inspírate cruzando interfaces, del blog El Cosmonauta llego a la novela de Charles Cumming The 21 Steps, cuyo protagonista deambula por las calles de Londres. Está editada por Penguin Books en su colección de ficción digital We Tell Stories.

The 21 Steps está organizada sobre pantallas con la típica interfaz de Google Maps. Sobre los mapas se marcan los desplazamientos del protagonista, y el texto de la obra va apareciendo en fragmentos encuadrados en las cartelas que apuntan a lugares concretos.

Etiquetas: , ,

4 comentarios

servidora dijo...

Cuando he empezado a leer la entrada, me ha venido a la cabeza la imagen de mi atlas con el mapa de Suecia completamente pintarrajeado por culpa de un tal Nils Holgersson ;-)… o el de Estados Unidos con seis alfileres de colores por culpa de “El testamento de un excéntrico” de Julio Verne :-)

25 marzo 2008 21:38
Gorki dijo...

Pienso en las novelas de Simenon que tienen de protagonista al Comisario Maigret. Sería bonito ilustrar las idas y venidas del Comisario por el lluvioso París e ilustrar sus plantones vigilando a los sospechosos con un plano de París.No obstante, el París de Simenon no es un París turístico, son calles estrechas en permanente tenue niebla que meten la humedad hasta el tuétano, un castigo masoquista que el comisario paga por el pecado de tratar de introducirse en la piel de sus perseguidos, para descubrir así cual son sus pensamientos y cuales serán sus próximos pasos. Y eso es más que una foto o un plano. Solo un texto de un excelente escritor puede trasmitir la sensación al lector.

26 marzo 2008 12:04
José Antonio Garrido dijo...

Últimamente, la novela parece querer reinventarse a cada poco. Imagino que es bueno e incluso necesario. El problema es que haya quien acabe creyendo que la alternativa puede convertirse en la única posibilidad. Y será un problema precisamente para quien así lo crea… El libro acabará sobreviviendo, sin duda.

26 marzo 2008 12:13
tic616 dijo...

Pues en mi caso me viene a la memoria mi viejo atlas con la ubicación hipotética de la Isla Misteriosa, la isla de Tabor/Santa Teresa, las escalas de los hijos del capitán Grant, … ¡qué bien que me lo pasaba!

28 marzo 2008 11:41

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)