Las palabras de Obama

22 enero 2009 9:09


Uno de los excelentes trabajos de infografía del texto a los que el New York Times nos tiene acostumbrados reúne ahora en forma de “nube de tags” las palabras más frecuentes en todos los discursos de toma de posesión de los presidentes americanos. Arriba, las de Eisenhower (1957). Las palabras resaltadas se han usado en ese discurso concreto más que en los otros.

Un clic sobre cualquier palabra nos lleva a un estudio comparativo entre los distintos discursos. Obama, por ejemplo, usa cuatro veces la palabra “crisis”, recientemente sólo utilizada por Clinton (1993), hablando de la “crisis del SIDA”, y por Reagan (1981). Abajo se ve el gráfico de uso de esa palabra por parte de los cincuenta y seis discursos que han tenido lugar en la historia de Estados Unidos.

Etiquetas:

7 comentarios

Gorki dijo...

Creo que Obama es el 44 Presidente USA. ¿Sabes por qué hay 56 discurso? Pienso que quizá cuenten los discursos de los presidentes que repitieron mandato, lo que no aumenten la lista de presidentes.¿Indica en algún sitio la discrepancia?

22 enero 2009 12:04
José Antonio Millán dijo...

Es eso, Gorki.Aquí hay una búsqueda de las palabras de Obama en video.

22 enero 2009 14:04
Gorki dijo...

Gracias por la aclaración y el link,

22 enero 2009 21:21
Solitarius dijo...

Acaso quede fuera del tema, pero mi obsesiva manía de exactitud me lleva a precisar un par de cosillas al hilo de la pregunta de Gorki:1.- Hablando estrictamente, sólo 43 personas han sido Presidentes de los EE.UU. Grover Cleveland, a fines del s. XIX, cuenta como presidente 22.º y 24.º, porque sus dos mandatos no fueron consecutivos (en medio estuvo Harrison).2.- Ha habido tres Presidentes que no pronunciaron ningun discurso inaugural, porque su único mandato no se originó en una elección presidencial, sino en la sucesión como vicepresidentes al presidente fallecido en ejercicio: Tyler (10.º, por muerte natural del primer Harrison), Johnson (17.º, por el asesinato de Lincoln) y Ford (38.º, por dimisión de Nixon).

23 enero 2009 18:22
Solitarius dijo...

Por correr, tengo que corregir mi anterior apostilla. Son cinco los presidentes que no pronunciaron ningún “inaugural Address”. A los tres ya mencionados hay que añadir, por las mismas razones a Fillmore (13.º, por muerte natural de Taylor) y Arthur (21.º, por asesinato de Garfield). “Miserere mei, amici, secundun magnam misericordiam vestram”.

23 enero 2009 20:22
Gorki dijo...

Solitarius, me parece que tienes otro error. Creo que Johnson siguió a Kennedy y no a Lincoln como indicas y debe faltar el seguidor de Lincoln.De todas,formas muchas gracias por tus precisiones y unos nos correjimos a los otros al final llegaremos a algo más o menos perfecto.Tenía un programador que cuando acababa de probar un programa añadía siempre un comentario irónico que decía. “Este pograma esta persfecto y no contiene erores”

25 enero 2009 12:33
Solitarius dijo...

No hay tal error, querido Gorki, al menos el que tú señalas, sino, en todo caso, exceso de concisión que puede llevar a confusiones. Ha habido dos presidentes Johnson en EE.UU.: Andrew Johnson (17.º), vicepresidente y sucesor de Lincoln, y Lyndon B. Johnson (36.º), en la misma situación respecto a Kennedy, pero un siglo después.Hay cinco casos de hominimia en la lista de presidentes de EE.UU. En dos de ellos se trata de padres e hijos: los dos Adams (2.º y 6.º) y los dos Bush (41.º y 43.º); en un caso de abuelo y nieto (los dos Harrison, 9.º y 23.º); en otro de primos lejanos (los dos Roosevelt, 26.º y 32.º); pero, que yo sepa, los dos Johnson no tenian ninguna relación entre sí, más que un apellido corriente.En fin, para no seguir sobrecargando el post de anécdotas históricas, cualquier curiosidad que tengas sobre presidentes norteamericanos quedará satisfecha en Wikipedia, sobre todo si lees inglés.P.S. Para volver al tema principal, la página del NYT sobre los discursos inaugurales me parece modélica.

25 enero 2009 13:34

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)