El fin de la Web abierta

02 junio 2010 9:09

Con este título ha publicado un artículo Virginia Heffernan en el New York Times.

La  Web es una prolífica ciudad comercial. Está falta de planificación. Sus espacios públicos muestran abusos, y aparecen muestras de decadencia urbana bajo la forma de enlaces rotos y proyectos abandonados. El malware y el spam han hecho que las condiciones de muchos barrios sean inseguras e insalubres. Matones y vendedores callejeros ocupan las calles.

Pero ahora, dice la autora, con la compra de un iPhone o un iPad, uno puede disfrutar de una “zona residencial ordenada, que te deja probar las oportunidades de la Web, sin tener que mezclarse con el desorden”. Resumiré el resto del artículo, que es breve, y merece leerse íntegramente (además, el NYT tiene un diccionario disponible a golpe de doble clic, para cualquier duda).

Heffernan analiza la tendencia creciente a crear zonas privadas (como FaceBook) y sitios de pago, y lo compara, como hemos visto, con la decadencia del centro comercial en grandes ciudades americanas, hoy habitado por mendigos, frikis, turistas y gente con ingresos bajos. Los productos Apple imponen un rígido control sobre el software, que entre otras cosas trata de impedir que se abran a la Web general (imponen también, aunque la autora no lo menciona, un gran control sobre los contenidos). Ellos, y los sitios protegidos crean un espacio con una “mejor experiencia”, libre de comentarios absurdos, anuncios, pop-ups, sonidos y malos diseños. Estos sitios “son más boutiques que bazares”. “Muchas apps [los programitas que, gratis o de pago, sólo pueden descargar los propietarios de un aparato Apple] son a la Web como el agua embotellada es al grifo: un nuevo medio ingenioso y privado de obtener, empaquetar y poner precio a algo que una vez pudo haber sido gratuito”.

Mucha gente está en vías de dejar la Web completamente, dice Heffernan. “Veo que la gente huyó de las ciudades, y veo por qué están huyendo de la Web abierta. Pero creo que pueden, también, un día lamentarlo”.

Etiquetas: , ,

10 comentarios

Gorki dijo...

Me parece fuera de lugar, no conozco a nadie que se haya encerrado voluntariamente en un gueto electrónico, solo viven así quienes le “capan” los accesos en las empresas.

Si bien hay personas que navega por sitios más o menos cerrados al publico en general como puede ser Facebook o Myspace, mo conozco a nadie que no se atreva a consultar en Google, por ejemplo de sitio abierto, Creo que es una exageración la teoría de esa persona.

02 junio 2010 12:48
Palimp dijo...

Creo que Virginia expresa más un deseo que una realidad. Ni la web abierta es un caos lleno de matones, ni instrumentos como el iPad o las suscripciones de pago van a desalojar la Web.

El tiempo lo dirá.

02 junio 2010 12:56
Dubitador dijo...

Es lo que cabia esperar a partir del auge de la conectividad inalambrica, ya que por las vias de hecho -inicialmente alegando necesidad de moderar el trafico- las operadoras se sienten en libertad de fijar los servicios y modos de uso que el usuario puede recibir/acceder/aplicar a su conexion.

En principio lo que mas puede preocupar a una operadora de telefonia movil es el recurso al VoIP para hacer llamadas bajo tarifa plana, pero puede que eso deje de inquietar si, por ejemplo, se ofrece al usuario un puro dispositivo con el que acceder a un escritorio remoto virtual y a partir de ahí crear imaginativos conceptos de tarificacion.

Los moviles modernos son autenticos ordenadores de mano, bastante caros, que pueden acumular muchisima y muy relevante informacion, resultando en enorme riesgo la eventual perdida o sustraccion del aparato. Una opcion interesante consiste en acumular la informacion en la nube, en una nube proporcionada por la propia operadora con lo cual la migracion a otra de la competencia podria ser entre mas dificil de lo que ya lo es actualmente e imposible.

El pasar del mero gestionar los puros datos en la nube a colocar allá el mismísimo ordenador, sea el de mano o el portatil, es algo pendiente de que se logre proporcionar mayor ancho de banda y mejore la latencia.

Es posible que dentro de un tiempo, echando la vista atrás, se llegue a determinar que la aparicion del iPhone y luego el Kindle de Amazon fueron los hitos que marcaron el principio del fin de la neutralidad de la red.

02 junio 2010 14:00
Julieta Lionetti dijo...

Las apps de Apple son el primer intento serio de parcelar la Web abierta y Virginia Heffernan hace bien en recordarlo a un público tan deslumbrado con el cacharro de lujo del iPad que no lo ha tenido en cuenta. O tal vez, sí: por una Alicia falsamente interactiva (porque “simula” la interactividad), unas apps de relumbrón, votarán con los pies por el barrio cerrado, artificial, ilusoriamente seguro y afluente.
La novela de Nick Cave, The Death of Bunny Munro, una app para iPhone, me mereció algunas reflexiones en este sentido, y me permito citarlas (o linkearlas): (http://tinyurl.com/287d6h3)
Como están las cosas, en apariencia hay dos propuestas gigantescas que luchan por nuestra alma “enredada”:
Un big boss que vallará los jardines de la creación con el pretexto de cuidar de nuestro bienestar web: Apple.
Otro big boss que nos ofrece hacer lo que buenamente nos venga en gana, a condición de que él sepa lo que hacemos: Google.
Muchas gracias por abrir esta discusión a todos quienes te seguimos, JAM.

02 junio 2010 15:29
Gorki dijo...

Apple ha intentado meternos todos en su jardín, Microsoft intentó meternos a todos en su jardín y Google intenta maternos a todos en su jardín, también lo intento Telefonica, ya nadie se acuerda de aquella intenrtet que intento crear telefónica, y luego el invento de Terra y lo sigue intentado con e-mocion, al igual que lo intenta Dokomo en Japón, pero Internet siempre se ha sentido.
Otros gigantes cayeron en el intento como AOL.

Realmente hasta el momento ha resultado muy anárquica y creo que será muy dificil “meterla en cintura”. Esa es realmente la diferencia con cualquiera de los demás sistemas de comunicacion de masas que son controlados mas fácilmente tanto por los gobiernos como por las plutarquías..

02 junio 2010 23:09
Julieta Lionetti dijo...

@Dubitador.
De hecho, uno de los negocios más rentables de Amazon está en la “nube: sus servicios de infraestructura escalable. Su crecimiento, en porcentaje, en este rubro es mucho más alto que el de Google ofreciendo los mismos servicios.

@Palimp.
No me da la impresión de que la periodista del NYTimes “desee” que la Web se transforme en una “splinterweb”. Es una de las tendencias de este momento y ella solo la describe.

@Gorki.
Ojalá tengas razón, pero hubo muchísima gente que le compró casas y pisos al “Pocero”, en urbanizaciones que no tenían agua potable, por ejemplo. Hay gente para todo, en especial si le prometes que será diferente a los demás.
Y bueno, después vino la crisis de la burbuja inmobiliaria y los zapatitos ajustados.;-)

03 junio 2010 00:07
Julieta Lionetti dijo...

Agrego esta noticia de último momento para reforzar los argumentos de @Dubitator: Claro, la empresa de telefonía móvil del mexicano Slim (que tiene a Felipe González entre sus asesores áulicos, glups!), acaba de pedir la retirada del principio de neutralidad de la Red del código civil de Brasil.

03 junio 2010 01:52
Gorki dijo...

@Julieta

Que duda cabe que la tentación para cualquier empresa está ahí. Actualmente hay en España un 45% de hogares con acceso a Internet y son los hogares más ricos, es decir que alcanzan los 3/4 del potencial “consumidor”. Es lógico que cualquier empresa trate de controlar esos clientes potenciales.

En mi opinión cuando acaben la guerra de precios entre operadoras y ya nadie razonablemente pueda dar el servicio más barato, (queda mucho trecho para llegar a ello), las operadores tratarán de diferenciarse con servicios “exclusivos” para sus clientes, puesto que mejores condiciones no pueden marcar.

Imaginate que una una te permite el acceso a películas recién estrenadas, otra al fútbol, y una tercera lo que te consigue, es gestionar los micro pagos, que te permiten acceder a servicios de valor añadido, como información financiera, noticias confidenciales y otros servicios similares.

Tu podrás suscribir el acceso con una compañía, pero no con todas. En este sentido, si veo el riesgo que asuntos de interés masivo, queden separados en cercados diferentes, y que los abonados a una operadora, no tengan acceso a los otros servicios “exclusivos” de las demás.

Es lo más que veo posible en lo referente a guetos digitales, pero nunca que por su propia voluntad y ante el riesgo de andar por ahí la gente renuncie a entrar en todo lo que pueda.

03 junio 2010 09:18
jftamames dijo...

Me interesa más el ejercicio de afilar el lápiz que todo el contenido de lo que he leido. Pero primero, gracias por traernos estas reflexiones. Es un artículo que hace pensar y eso es todo un lujo. En web abierta. La web abierta no está reñida con los que quieren algo más. Conservadores y liberales, lo de siempre. Conservadores que quieren entrar en medio de clubs para ellos, con la cutrez y los altos precios. Liberales, los que creen que es más importante lo que esta por venir que lo hecho hasta ahora. Más de lo mismo

06 junio 2010 23:37
German dijo...

Qué triste.

07 junio 2010 20:39

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)