El libro y la crítica

30 noviembre 2006 10:10

Paseando por Google Libros me topé por serendipia con esta pieza de Nicolás Fernández de Moratín (siglo XVIII), que refleja muy bien la sensación del autor cuando lanza un nuevo libro al público:

A mi libro

Dime: ¿dónde caminas
tan solo y confiado,
sin protector alguno,
librillo desdichado?
¿En qué elegancias fías
tu aprecio y tu despacho?
¿Qué crítico piadoso
te aseguró el aplauso?
Cuando en ti contuvieses
los versos que cantaron
con sonorosas liras
el Píndaro y Horacio,
de Mevios y de Zoilos
no pudieras librarlos,
pues aun al propio Homero
se le atrevió Aristarco.
Siendo esto así, no temas
el verte censurado,
que no es toda censura
prueba de que eres malo;
y más en este tiempo,
que en la corte de Carlos
son muchos los que juzgan,
mas los que aciertan raros.

Etiquetas: ,

2 comentarios

garciala dijo...

Ya lo decía Platón en el Fedro: los libros van rodando por ahí, y van tanto a manos de los que entienden, como de los que no entienden. (Podría haber añadido: también de los que los entienden demasiado bien). Y si no está su padre para protegerlos de malas lecturas, ay pobres, decía Platón. Aún más que a los malos escritores hay que criticar a los malos lectores.

01 diciembre 2006 15:22
Anonymous dijo...

Veo que con un pequeño retoque se puede aggiornar el versito: “Y más en este día / que en corte de Juan Carlos”

03 diciembre 2006 12:15

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)