Tipografía contra la falsificación

18 julio 2007 11:11


Como es bien sabido, cada tipografía construye el conjunto de los números y las letras del abecedario (y otros signos), bajo unos rasgos comunes. Es frecuente, por ejemplo, que la F sea igual que la E sin el trazo horizontal inferior, que la C sea como una O abierta, etc. Esta uniformidad, que en textos para lectura es imprescindible, puede ser un problema en caso de sartas alfanuméricas con fines de identificación, por la facilidad para ser alteradas. Sin ir más lejos: las matrículas de los coches.

El gobierno alemán quiso evitar que las placas pudieran ser transformadas por el sencillo recurso de pegar una tira de esparadrapo, y sustituyó la tipografía DIN por la FE-Mittelschrift, en la que cada signo tiene una forma diferente. FE significa Fälschungs-Erschwert, es decir: difícil de falsificar. La paradoja (comenta Javier Cañada en El Cosmonauta siguiendo a SpiekerBlog) es que un falsificador podría inventarse un signo de forma completamente nueva, pero diferente a los otros, y a la policía le costaría reconocerlo como falso.

Ahora bien: hoy en día las matrículas tienen como principales lectores no a humanos, sino a las máquinas que las leen en los accesos a aparcamientos, fotografías para multas, etc. Y ellas podrán recordar bien la forma única de cada letra (recuerda un comentario a SpiekerBlog).

Etiquetas: , ,


Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)