La Biblia de Zapatero

22 febrero 2010 9:09

Con este título publica un divertido artículo Juan Gabriel López Guix en Granada Hoy. Como es bien sabido, nuestro presidente acudió a un “desayuno de la oración” con Obama.

López Guix, experto en traducción, se ve enfrentado a todo un reto:

Recientemente, el presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero tuvo ocasión de leer un pasaje de la Biblia ante un selecto público estadounidense. Eligió un fragmento que pertenece a los versículos 14 y 15 del capítulo 24 del Deuteronomio. Desde luego, se detuvo justo a tiempo. El versículo 16 justifica la pena de muerte, porque, al tiempo que prohíbe matar a los padres por las culpas de los hijos y viceversa, ordena: “cada uno será ejecutado por su propio pecado”. En cualquier caso, la transcripción literal de las palabras de Zapatero es la siguiente: “No explotarás al jornalero pobre y necesitado, ya sea uno de tus compatriotas, o un extranjero que vive en alguna de las ciudades de tu país. Págale su jornal ese mismo día, antes que se ponga el sol, porque él está necesitado, y su vida depende de su jornal”.

Los lectores sensibles a la traducción nos preguntamos cuál fue la versión bíblica seleccionada por los asesores de Zapatero.

Para no estropear el efecto del artículo (que además merece ser leído en su integridad) no desvelaré la fuente detectada. Sí adelantaré que entre las candidatas están Biblias protestantes y hasta la Wikipedia

Con objeto de no tener en vilo al lector reproduzco las frases finales:

No cabe duda de que estamos ante uno de esos signos luminosos que nos alientan a no perder la esperanza en la cultura general de nuestros dirigentes.

Bien; eso está muy bien… Aunque el ejercicio detectivesco del autor ha despertado mis propios instintos de sabueso: algo en su frase final me suena a conocido, de modo que gugleo el sintagma “signos luminosos” unido a la aparición de “esperanza” y llego ¡a Monseñor Rouco Varela!

Etiquetas:

3 comentarios

Anita dijo...

He leído un artículo sobre el mismo tema, pero que va a un terreno distinto.

22 febrero 2010 12:55
Gorki dijo...

He llegado a la conclusion, que selecionando frases sueltas de un libro suficientemente voluminoso y sacándolas de su contexto, se puede en contrar argumentos para justificar cualquier idea, independientemente que el libro sea la Biblia, el Capital, Mi Luche, Camino, el Libro Rojo, o la Guía de Teléfonos.

22 febrero 2010 12:56
Rafa dijo...

lo de 'signos luminosos' me parece muy apropiado, teniendo en cuenta que tenemos un presidente 'iluminado'saludos

22 febrero 2010 16:23

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)