“El escritor que escribe y el escritor que corrige”

16 noviembre 2011 9:09

#autor #lectura
Uno es dos: el escritor que escribe (que puede ser malo) y el escritor que corrige (que debe ser bueno). A veces de los dos no se hace uno. Y es mejor todavía ser tres, si el tercero es el que tacha sin siquiera corregir. ¿Y si además hay un cuarto que lee y al que los tres primeros han de convencer de que sí o de que no, o que debe convencerlos a ellos en igual sentido? No es esto lo que quería decir Walt Whitman con su «Soy una multitud», pero se parece bastante.

(Augusto Monterroso, 1986)
Recopilación de José Antonio Sánchez Paso

Etiquetas: , ,

6 comentarios

Veg! dijo...

Ay, en verdad os digo que para mí Monterroso además de malo era pretencioso. ¡Qué flojera me da!

16 noviembre 2011 10:01
Marta Graupera Sanz dijo...

De Monterrosoo tenía que ser esa cita que aúna concisión y agudeza. Siempre he pensado que Unamuno se quedaba muy corto al declarar que “corregir es tachar”. En esa multitud que Monterroso reconoce en el escritor el que más atendería al lector sería el cuarto: el escritor que lee.

16 noviembre 2011 10:58
AlbertodeFco dijo...

Cuando escribía literatura con ánimo de que me leyeran mi mayor problema era leer mi texto desde fuera, como si lo leyera la primera vez. Me hubiera encantado tener un botón de amnesia parcial de mis propios tetxos.

16 noviembre 2011 15:15
precarisimo dijo...

Bonita cita. Monterroso tiene la cruz de los buenos humoristas, se le lee por encima del hombro.

No tenemos una palabra para el lector que se lee a sí mismo: leecriptor, o algo así: un lector encriptado en el autor.

16 noviembre 2011 22:14
Marisol dijo...

Pues yo interpretaría ese “Soy una multitud” no con la cantidad de miradas diferentes que un escritor debe tener sobre su propia obra, sino como la cantidad de “yoes” que el escritor lleva dentro. Claro que a lo mejor pienso eso porque creo que “el escritor es un hábitat”.

(Hacía mucho que no me daba una vuelta por aquí. Ha sido un placer. Volveré pronto)

16 noviembre 2011 23:11
Gorki dijo...

Aparte de mi limitado talento para escribir, una de las cosas que más me ha apartado de la tentación de escribir un libro, es el solemne aburrimiento que me produce la corrección de mis textos. Es tan tedioso, leer lo mismo un montón de veces, que paso de hacerlo, pese a lo que suponga de falta de calidad literaria de mis escritos.

En cambio, lo que me divierte es escribir en Twitter, pues la concisión de los 140 caracteres obliga a la busque de frases sinónimas, con parecido empeña de quien rellena crucigramas.

17 noviembre 2011 14:48

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)