Amazon venderá música sin protección

18 mayo 2007 9:09

Cuenta El País que Amazon va a vender en formato MP3 y sin protección anticopia el catálogo de EMI y de 12.000 sellos independientes. La noticia es importante porque

abrirá una puerta más a los consumidores, hastiados de no poder escuchar o copiar canciones que si se compran en iTunes no pueden escucharse en los reproductores de Microsoft o que si se adquieren en Napster no valen para el iPod.

En efecto: aparte de ser un impedimento para que le pases la canción que has comprado a tu primo, el sistema anticopia, específico de un determinado formato y dispositivo, te impide cambiar la canciones que has comprado al nuevo cacharro que has elegido para oírlas, y dado que esta industria se sustenta sobre la obsolescencia programada (los dispositivos están pensados para ser abandonados tras unos pocos años), puedes apostar a que en algún tiempo no podrás ya oír las canciones protegidas por las que pagaste. Para aplaudir la noticia de Amazon y EMI ni siquiera hay que ser partidario del copyleft, sino sencillamente de los derechos de los consumidores…

No nos engañemos: es mucha más la gente que compra música que la que compra libros, pero estos movimientos de la industria musical digital contienen una lección para quienes planeen vender obras bajo cuatro candados.

Etiquetas: , ,

6 comentarios

jincho dijo...

OK. La industría musical se va dando cuenta… lentamente. Sólo les falta un pequeño detalle: si compro música por internet, evitando su distribución y comercialización física, ¿no debería ser su precio sensiblemente inferior al de la compra física del cd?. Igual para los libros: si he de comprar un archivo de, digamos “La sombra del viento”, y no compro ni el libro en papel ni pago por su distribución, Su precio……debería ser menor, ¿no?.Mientras ambas industrias no se den cuenta de esto, lo único que consiguen es que la gente ( ¡Que no somos tontos! ), busque medios alternativos, mula etc…

18 mayo 2007 12:47
Magapola dijo...

Jincho, la diferencia es qu eesxiste el pPrecio fijo en libros. ¿Ventajas?

18 mayo 2007 17:33
jincho dijo...

Es cierto. Existe el precio fijo de los libros(de papel); y además, es por ley. Pero las leyes no son inmutables. Las leyes son producto de las necesidades de la humanidad en cada momento histórico. Una de las bases del precio fijo era garantizar que esos productos culturales llamados libros legaran a cualquier rincón de España incluida la España Rural. Muy parecido a lo que actualmente deberían cumplir las telecos con las lineas ADSL. Igual es que el precio fijo es obsoleto. Por otra parte, insisto en lo mismo, que además es de manual de 1º de Económicas: Si los costes de produccioón física y los de distribución disminuyen drasticamente, ¿No debería hacer lo mismo el precio?

19 mayo 2007 08:05
jincho dijo...

Tampoco quiero que parezca que mi opinión es una más de esas de “todo gratis”. No, no es eso.Todos los que somos grandes lectores y/ó compradores de libros lo seguiremos siendo, pero visto como actualmente los medios digitales comen terreno a los medios tradicionales, habrá que pensar como captar a las nuevas generaciones a ese mágico mundo de la lectura ( Sin que nos importe el continente, sólo el contenido). Los medios tradicionales (vease editoriales), deberán cambiar su modelo de negocio, e inevitablemente una parte de los “actores” del actual sistema van a quedar fuera, pero eso no es malo. Cuando el tren y el automóvil sustituyeron a los carruajes, los fabricantes de ruedas de madera debieron pensar que el mundo, que “su” mundo, se hundía. En realidad surgió una nueva industria mucho más próspera y potente: la economía basada en el transporte por automóvil.No es difícil imaginar modelos alternativos. Ahí va uno: La venta de libros de texto no universitarios, podría facilmente ser sustituida por libros digitales. Por ejemplo, la actual cadena es: las editoriales contratan equipos de autores, que escriben los manuales de texto, luego visitan los centros de enseñanza, donde cada profesor opta por el texto y la editorial (en principio), que considera adecuados, y luegos los alumnos los compran en centros comerciales ó librerias tradicionales. Bien, sustituyamos los libros por un lector de ebooks de tinta electrónica; cada alumno compra uno( Supuestos baratos y asequibles), las editoriales y sus equipos, igual, el profesor decide que texto usarán y los alumnos lo adquieren electronicamente a través del centro o por sus medios, ó bien a lo largo del curso el profesor o el centro realimentan los contenidos o los temarios con el equipo editorial adaptándolo a las necesidades de cada momento. Sólo quedarían fuera del circuito los actuales distribuidores finales, ó sea las librerías y los grandes centos comerciales. A un precio asequible, ganariamos todos, la sociedad en conjunto. ¡Ah!, y las futuras generaciones sufrirían un poco menos de la sobrecarga de la columna vertebral… ;-)(Esto, es sólo un pequeño experimento mental, que diría Einstein…)Saludos ( Y perdón por el ladrillo).

19 mayo 2007 13:03
Gorki dijo...

Doble contra sencillo, que si se llega a imponer el libro de texto electrónico, cada clase compra un solo ejemplar y los alumnos se pasan copia del fichero de unos a otros. Habra que buscar un método alternativo para pagar a los autores diferente a la venta de copias de sus libros, por ejemplo que el colegio pague un canon, (palabra nefanda), por alumno a los autores y que ello de derecho a descargar gratuitamente todos los libros de texto que precisen sus alumnos.

20 mayo 2007 02:19
jincho dijo...

A eso voy, Gorki. Como en todos los demás casos de contenidos de carácter digital, la clave será como se consigue conciliar el derecho legítimo de los autores a cobrar por su trabajo, e incluso a vivir de ello, con el disfrute de las obras por parte del público en general (Sus clientes), pagando por ello un precio justo. Es obvio que habrá que arbitrar mecanismos para ello, pero lo que yo quería poner de relieve en mi anterior comentario, es que dicha lógica evolución va a dejar fuera a buena parte de los intermediarios, y que como consecuencia, el precio del producto final DEBERIA ser más bajo.Es como si en el manido ejemplo de los automóviles, los fabricantes de ruedas de madera hubiesen decidido, que aceptando el hecho de que el automovil existe, sin embargo ellos obligasen a que el traslado de los coches desde su punto de fabricación hasta su punto de venta, se realizase obligatoriamente en grandes carromatos tirados por caballos, y como no, con ruedas de madera…

20 mayo 2007 15:29

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)