Best-sellers del pasado

14 mayo 2007 16:16

Durante mucho tiempo, los historiadores de la literatura han debatido para saber si la “novela” más leída desde la aparición del libro impreso fue Don Quijote, Ivanhoe o La guerra y la paz. Hoy en día, ese debate ya no es de actualidad: se sabe, los números lo prueban, que la novela más leída no pertenece a Cervantes, ni a Scott, ni mucho menos a Tolstoi, sino a Agatha Christie. Y no se trata de Diez negritos, sino de El asesinato de Roger Ackroyd.

Estas palabras provienen del capítulo final de Una historia simbólica de la Edad Media occidental, de Michel Pastoureau (Katz Editores): “La Edad Media de Ivanhoe. Un best-seller en la época romántica”. Aunque hay que señalar dos cosas: la primera es el peligroso reduccionismo comprado=leído, y la segunda es que esto está escrito antes de la aparición de El Código Da Vinci (que quizás ha batido todos los récords).

Sea como fuere, Ivanhoe fue “tal vez la novela más leída en el mundo occidental hasta comienzos del siglo XX”, y contribuyó a crear una imagen de la Edad Media que es en gran medida la que perdura hasta nuestros días. Porque, como señala Pastoreau (él mismo historiador), ¿dónde está la verdadera Edad Media?: ¿en los documentos de los archivos, en los libros de historiadores profesionales? “Más bien en las obras de algunos artistas, poetas y novelistas”.

El éxito de Ivanhoe fue fulgurante: aparecido en 1819 en Inglaterra y en seguida en Estados Unidos, a la muerte de Walter Scott (1832) se habían vendido, entre ediciones y traducciones, 6 millones de ejemplares. Su autor recibió por la obra los doctorados honoris causa de Oxford y Cambridge y el título de baronet. Si no murió rico es prque era tan mal financiero como buen escritor…

El interés de Scott por la Edad Media fue previo a la redacción de su novela: tradujo textos del periodo en inglés y francés antiguo, y los editores de la Encyclopaedia Britannica le encomendaron en 1813 la redacción del artículo “Chivalry” (cuyos materiales le sirvieron para documentar su novela).

Una muestra de la enorme difusión de la obra fue que los nombres de sus personajes se pusieron de moda como nombres de persona no sólo en Inglaterra y Estados Unidos, sino también en Francia, Alemania o Italia. Por cierto: ésta influencia de la antroponimia fantástica sobre la real la estudia también Pastoureau (“Jugar al rey Arturo”) para un caso bien distinto: las novelas del ciclo artúrico, que desde finales del siglo XII prestan sus nombres a personas no sólo nobles, sino también del pueblo llano, dando así un valioso testimonio de su difusión.

Etiquetas: , ,

3 comentarios

Gorki dijo...

Soy de una generación que leyó Ivanhoe de niño, posiblemente editado por editorial Molino con una página de texto y una de grabados como un comic, Los caballeros embutidos en hojalata llenaron la imaginación de mi infancia, Ivanhoe, El capitan Trueno y Sigrid, El Guerrero Enmascarado, un principe danés con melenita rubia que no me acuerdo como se llamaba y cien mas. A los 15 años en plena pubertad consideré lo medieval absolutamente infantil y lo retiré de mi mente. La Tabla Redonda con le Rey Arturo la Reina Ginebra y Lancelot incluidos, sevolvieron “kitch”.Volvió a descubrir el mundo medieval de la mano de Tolkinen con el Señor¡ de los Anillos. Nuevamente el mundo se me lleno de míticas figuras, pero esta vez no todos eran Caballeros andantes, había buenos, malos, brutos y magia. Dragones y Mazmorras, Conan, el Camino de Santiago, los Templatrios, los Albigenses, Las Cruzadas, el Krack de los Caballeros. , . .Como el dragón que habita en las montañas y exige el sacrificio de la doncella, o su versión acuática, el Monstruo del Lago Ness. Lo medieval surge con fuerza de la nada y al poco tiempo después se sumerge en el olvido, salvo para cuatro especialistas en Arte y Literatura Medieval..

15 mayo 2007 17:22
Belnu dijo...

Exacto, la literatura como fuente de conocimiento, distinto, más hondo e inconsciente que los libros de historia…

15 mayo 2007 22:52
Anonymous dijo...

Creo que el caso del Werther de Goethe (1774) fue similar, en lo que respecta a la difusión y a que influyó mucho sobre los nombres de la gente de la época (aparte de sobre los suicidios).

16 mayo 2007 10:06

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)