Sobre la innovación y la ecología

03 junio 2010 9:09

David Owen publica en el New Yorker de 17 de mayo del 2010 un artículo sobre “The inventor’s Dilemma” (aquí un extracto: versión íntegra sólo para suscriptores).

El artículo trata sobre un inventor, Saul Griffith, comprometido con temas medioambientales, y que entre otras cosas, siguió los desarrollos de la llamada tinta electrónica (e-ink) desde sus comienzos. Esta tecnología es la que está detrás del Kindle y otros muchos lectores actuales. Es curioso (por lo menos para mí) ver el espacio de tiempo tan dilatado que supone el desarrollo y puesta a disposición del público de una tecnología ya inventada, como ocurrió con la tinta electrónica: fueron necesarios má de diez años.

Otra cuestión importante que plantea el artículo es la ecológica:

Buscar, acceder y almacenar un volumen creciente de páginas web, fotos familiares, correos, viejos libros, tweets, aplicaciones “en la nube”, videos humorísticos, programas de televisión, películas, pornografía y todo lo demás que se puede encontrar en línea requiere electricidad, y la mayoría de esa electricidad se genera normalmente quemando carbón. Las huellas de energía y carbono de la Internet ahora superan probablemente las del transporte aéreo, me dijo Griffith, quizás por tanto como un factor de dos, y están creciendo más rápido que las de cualquier otra actividad humana.

Ya se lleva hablando tiempo del coste real de lo digital, y de hecho esta es una cuestión que preocupa sin duda a los grandes agentes de la Red: Google.org, el brazo filantrópico de Google, que se dedica a temas medioambientales (y de donde procede el gráfico superior), es un gran inversor en las empressa de Griffith que trabajan en energías renovables.

Etiquetas: , ,

Un comentario

Gorki dijo...

Digo yo si me enchufo a Internet y me desenchufo de la tele, más o menos el consumo energético es el mismo.Si bajo una cancion muevo muchos bits, pero dejo de comprar un CD, (al menos eso dice la SGAE),
¿no hay ahorro neto de energía y materias primas en el cambio? Si escribo e.mails, dejo de escribir cartas ¿tampoco supone eso un ahorro en transportes’¿No es mas energéticamente económico mandar 10.000 e.mails a un servidor, que un vagón correo a Andalucía?

¿Por que en estos estudios nunca ponen los ahirros que se producen y solo lo que se gasta?

Partida de “AL Gore.ros” …….

03 junio 2010 18:01

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)