Panorama de la edición y difusión del libro

04 diciembre 2015 12:12

En El profesional de la información, 2015, noviembre-diciembre, v. 24, n. 6, está dedicado a la “Edición y difusión del libro”, con una veintena de artículos y análisis sobre distintos aspectos de la misma, la mayoría en acceso abierto.
El profesional de la información es una revista internacional de información y comunicación, indexada por ISI Social Sciences Citation Index (Q3), Scopus (Q2) y otras bases de datos, y con un notable factor de impacto.
Este número viene precedido por un Observatorio de mi autoría en el que he tratado de hacer un panorama breve pero completo del sector, tanto en lo que respecta a los libros digitales como a los tradicionales:

Etiquetas: , , ,

I Bookathon, reinventando la lectura digital

08 octubre 2014 12:12

La plataforma de creación de laboratorios de aprendizaje e innovación Teamlabs, con el apoyo de la editorial de autores independientes Bubok, celebran el “I Bookathon, reinventando la lectura digital” el 15 de octubre en Medialab Prado (c/ Alameda, 15, Madrid).

El Bookathon es un encuentro entre expertos e interesados en el mundo del libro y su lectura en soportes digitales (editores, bibliotecarios, periodistas, desarrolladores, diseñadores gráficos, etc) que se dan cita durante una jornada intensiva de trabajo con el fin de desarrollar colaborativamente nuevos proyectos y prototipos editoriales. Es el primero que se organiza en España con el formato de un hackathon (fusión de los términos “maratón” y “hackers”) con el foco en el sector editorial.

“Los nuevos soportes tecnológicos han abierto la puerta a la exploración de nuevas formas de lectura, más allá del libro o el periódico de toda la vida, y es necesario repensar la lectura en la era digital, y con ella, todo su ecosistema de prácticas, herramientas y lenguajes”, explica Joaquín Rodríguez, director de MasterYourself Publishing.

“En nuestro afán de continuar innovando en el sector editorial, queremos identificar en este primer Bookathon nuevos talentos y nuevas ideas disruptivas que exploren las nuevas posibilidades del libro y de la lectura a través de los nuevos soportes móviles”, indica Sergio Mejías, director general de Bubok.

La inscripción al Bookathon es gratuita y los participantes contarán con ocho horas, de 10 a 18 horas, durante las que trabajarán las propuestas y soluciones en equipos. El premio, al que se puede optar sólo por participar, consiste en una beca completa para realizar programa MasterYourself Publishing, de Teamlabs (valorado en 9.000€), un programa de aprendizaje radical dedicado a la exploración del cambio digital en el ámbito editorial, en el que imparten clases Sergio Mejías, director general de Bubok; Mario Tascón, de Prodigioso Volcán; Luis Collado, de Google; Eduardo Arcos, de Hipertextual o Gumersindo Lafuente por Causa.org, entre otros expertos.

El I Bookathon se cerrará con la conferencia abierta de José Antonio Millán sobre “El español e Internet” a las 19 horas.

Etiquetas: , , ,

La edición y el futuro de la educación, encuentro en Madrid

20 febrero 2014 16:16

El mundo de la educación llega hoy a una encrucijada especialmente delicada. Los más jóvenes han crecido en un medio digital que fomenta la creación, la apropiación y la comunicación, pero están insertos en un sistema educativo que no ha evolucionado con la misma rapidez.

Los libros y los materiales para la enseñanza han sido desde hace décadas elementos básicos para el desarrollo de la educación, dentro y fuera del aula, aunque su misma naturaleza está hoy siendo cuestionada, en medio de la revolución general que ha afectado al mundo de la edición.

El presente encuentro profesional quiere poner en contacto a varios de los agentes que están implicados en esta transformación: desde los editores a la administración del Estado, pasando por expertos en educación. En sesión pública se debatirán los distintos retos y opciones que pueden desplegarse en un futuro inmediato.

El encuentro, organizado por la Institución Libre de Enseñanza, se celebrará en la Residencia de Estudiantes de Madrid, a las 10 de la mañana del 27 de febrero del 2014, con el siguiente programa:

La edición y el futuro de la educación
(libros y materiales digitales)

Dirección: José Antonio Millán

La edición y el mundo digital en la educación
Augusto Ibáñez, director editorial corporativo de SM

El proyecto de catálogo de recursos educativos digitales: Punto Neutro
Ana Román, directora del Instituto de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte

Los editores de enseñanza ante los libros y materiales digitales
Jose Moyano, presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza

De los libros de texto a los recursos educativos: observaciones sobre un cambio estructural de la educación
Ferran Ruiz Tarragó, experto en educación y tecnologías digitales

Asistencia gratuita previa inscripción:
actos@residencia.csic.es / 915636411

Residencia de Estudiantes
Pinar, 21 28006 Madrid
Sígalo en directo en www.edaddeplata.org

Etiquetas: , , ,

Doce perlas de Trama & Texturas, 21

27 septiembre 2013 8:08

Ha aparecido el número 21 de la revista Trama & Texturas. Como de costumbre, es una lectura rica y muy llena de ideas. Destaco una frase de cada uno de los artículos que contiene:

“Hagamos, si es necesario, ediciones cada vez más pequeñas, nuestros precios cada vez más ‘prohibitivos’, antes que olvidar la maravilla y belleza del sueño y del pensamiento impreso y tratar nuestros libros como algo menos valioso que las malas hierbas del camino” (1929).

“La respuesta pertenece a los nativos digitales que identifican cultura escrita y textualidad electrónica. Son sus prácticas, más que nuestros discursos, los que van a decidir sobre la sobrevivencia o la muerte del códex como realidad material, y la del libro como discurso”.

“Ese es, sin duda, uno del los retos contemporáneos más complejos y estimulantes. Aprender a leer de nuevo sin perder ni olvidar lo que habíamos aprendido. Conservar las capacidades cognitivas de alto nivel que adquirimos en el aprendizaje de la lectura tradicional junto a las nuevas competencias digitales”.

“Yo pertenezco a una generación −tengo 51 años− de personas que probablemente hemos leído más libros que visto películas. Pero creo que hoy en día hay personas más jóvenes, y esto no significa nada malo, que probablemente han visto más películas que leído libros”.

“Hoy en día son las editoriales de papel las que están subvencionando a las electrónicas. Alimentan una sucesión que al final −como la gran superficie a la librería independiente− terminará acabando con ellas. Esto no es una transición, más bien parece un camino directo hacia el precipicio”.

“En los últimos siete años, en España, el porcentaje de ventas de e-books, respecto al conjunto de las ventas de libros, ha aumentado un 1,70%, evolución que en el mejor de los casos y en base a los recursos invertidos podría considerarse moderada”.

“Restablezcamos la auténtica reputación de la edición; no como una barrera conta el futuro, no como un bastión contra los cambios radicales, no como una ciudadela en medio de los bárbaros, sino más bien como el futuro inmediato, como el agente radical del cambio, como el bárbaro”.

Agotado. Dícese del libro con más de tres meses de antigüedad que, a veces por cientos, espera la guillotina en el almacén”.

“El sector editorial ofrece grandes posibilidades de negocio en la medida en la que se dispone de control en la producción, un gran margen bruto y una demanda real, factores altamente apetecibles en un plan de negocio”.

“Las librerías sólo podrán competir mediante la combinación de las fuerzas tradicionales con innovaciones inteligentes, incluso en la actual coyuntura económica”.

“Al final, tristemente, la ecología importa poco para el futuro del libro. Para apostar sobre lo que prevalecerá, importa mucho más la practicidad y la economía”.

“Los libreros deben fortalecer, a través de la web, sus papeles de prescriptores de contenidos (que emiten recomendaciones con influencia en la decisión de compra del público lector”.

Etiquetas: , , , ,

Un club de lectoras

16 septiembre 2013 10:10

Hay un club de lectura que ha cumplido 50 libros en casi diez años. La casualidad me hizo saber de él, y la amabilidad de una de sus miembros me ha dado una perspectiva muy valiosa desde dentro.

En la sección contigua, donde publico artículos más extensos, se puede encontrar Un club de lectoras. Memorias de 50 libros leídos. Contiene el relato en primera persona de una de las componentes de este club, junto a mis apostillas.

Entre los temas que surgen al hilo de esta interesante experiencia están:

de qué forma descubren y eligen libros (¿les sirven los suplementos culturales?)

qué éxitos y decepciones han tenido en sus lecturas (entre las primeras, Ruiz Zafón y Vargas Llosa; ente las segundas Pérez Reverte y Vila-Matas)

cómo consiguen los libros para la docena de miembros (el club está fuera de España)

Todo ello en Un club de lectoras. Memorias de 50 libros leídos.

Los comentarios que suscite su lectura, así como el relato de experiencias de otros clubs, serán muy bien venidos…

Etiquetas: , , ,

El cliente como colaborador, y otras ideas de Manuel Aguilar

22 julio 2013 18:18

El editor Manuel Aguilar (que creó la editorial que lleva su mismo nombre) escribió en 1963, al cumplirse 40 años de la fundación de su editorial, su autobiografía Una experiencia editorial. Sólo poseo de ella la edición del cincuentenario, en el divertido formato Crisolín (Aguilar, Madrid, 1972, 2 vv., en la imagen superior). Pero ésta es buena sólo para coleccionistas. Es mucho mejor leerla en la otra existente (Aguilar, Madrid, 1964), si es que se puede encontrar, claro.

El librito no tiene desperdicio, y he entresacado algunas de las cosas que dice, que creo que tienen aplicación no sólo para la edición papel, sino también para la digital (págs. 642-4). Empecemos:

Bajo la palabra libro, nos hemos acostumbrado a vincular cosas tan dispares como un estudio sobre los plásticos, las obras de Platón, las aventuras de Sherlock Holmes, la Guía de pecadores, un tratado de anatomía y un libro de cocina. Todos esos volúmenes tienen que estar reunidos en las librerías o en semejantes puntos de venta.

Parece obvio, ¿verdad? Y sin embargo cuántas veces se olvida… Leyes del libro, procedimientos comerciales, aventuras editoriales tienen que lidiar con productos muy heterogéneos.

En el catálogo de la empresa editorial [los libros] forman un conjunto que para su explotación ha de ser individualizada. Quiero decir que cada colección, y dentro de cada una de ellas cada título, requiere para su difusión un método comercial distinto.

¡Cada título, un método de explotación distinto! Tal vez la gestión digital de promoción/venta (tanto de ebooks como de libros normales) pueda ahora hacer más eficaz esta atención individualizada…

Los catálogos se distribuyen generalmente al azar. Ignoramos si la persona a cuyas manos llega encontrará el libro que específicamente le interesa o lo examina con la vaga esperanza de encontrar en él algo inesperado que despierte su interés o su curiosidad.

He aquí , perfectamente planteado, el problema de lo que hoy se llama descubribilidad, o su simétrico encontrabilidad.

Hay que buscar cuidadosa y pacientemente a quién interesa, o mejor, a quién puede interesar, determinado libro o colección, y ofrecerlo. Cuando esto ocurre, el cliente tiene la impresión de que hemos pensado por él, de que conocemos sus gustos y sus necesidades y queda convencido de que, más que vender un libro le hemos prestado un servicio.

De nuevo, frases para ser inscritas en los muros de editoriales y librerías: descubrir a quién puede interesar determinado libro, y más que vender un libro, prestar un servicio.

Esto requiere, desde luego, una organización minuciosa, complicada y costosísima; pero a mí, a lo largo de mis 40 años de editor,  me ha dado excelentes resultados, y muchos de mis clientes se han convertido en excelentes colaboradores que han encauzado y perfeccionado mis iniciativas o me han sugerido otras que me ha sido de gran utilidad.

Como complemento perfecto de la información que se proporciona al público, la que se recibe de él: el cliente como colaborador.

Lo dicho: una constatación perfecta de cómo el oficio de editor, bien entendido, se enfrenta constantemente a idénticos retos…

Por cierto, sobre la editorial Aguilar, recomiendo el libro de María José Blas Ruiz, Aguilar. Historia de una editorial y de sus colecciones literarias en papel biblia. 1923-1986 (Librería del Prado, Madrid, 2012; de hecho sólo se puede comprar en esa librería). La autora tiene un útil blog sobre el mismo tema: Antigua editorial Aguilar.

 

Ah: feliz verano…

Etiquetas: , ,

¡Hjckrrh!: una nueva editorial

04 julio 2013 13:13

Este el es sonido estridente que puede hacer la tiza sobre una pizarra, aunque puede que a alguno de los lectores le recuerde más bien un pasaje de Alicia:

A estas palabras siguió un prolongadísimo silencio, roto sólo por la ocasional exclamación de «¡Hjckrrh!» por parte del Grifo…

Pues sí: bajo esta pluriconsonántica advocación nace una aventura editorial, puesta en marcha por un grupo de traductores radicados en Barcelona, que tratan de aprovechar las nuevas oportunidades proporcionadas por la edición digital  para editar y difundir lo que les apetece.

Y el comienzo es de lujo: tres textos de Mark Twain escritos en el año 1905, dos de ellos, dedicados al Zar y al Rey Leopoldo II, pertenecen a lo que se podría llamar sus “libros antiimperialistas” (sobre la génesis de esta rama de su obra véase la concisa pero útil biografía del autor en el sitio de la editorial). El tercero es el delicioso Soliloquio de Adán.

Las tres traducciones, que además constituyen las primeras ediciones críticas de las obras en castellano, se deben a la mano de Juan Gabriel López Guix, especialista en traducción de la Biblia, y autor de una una preciosa edición de Cuentos de la Gran Guerra (Alpha Decay). Los libros son accesibles de momento vía iTunes (para iPhone, iPad o iPod Touch.) y Kobo, aunque la intención es que lleguen a todas las plataforma de ebooks. Por cierto: las cubiertas, esa asignatura pendiente en los ebooks, están especialmente cuidadas.

Hay que destacar también la calidad del sitio de la editorial y de la información que reúnen en torno a sus libros: todo un ejemplo para los editores que lanzan sus libros desnudos a las redes…

Siempre es un placer dar la bienvenida a un nuevo sello editorial, y es un placer doble dársela a un proyecto tan sugerente y bien realizado.

Etiquetas: , , , , ,

«El sector editorial español tiene debilidades estructurales»

09 mayo 2013 10:10

En la revista de la Unión de Editoriales Universitarias Españolas, nº 26, Rosa de Bustos me hace una entrevista (PDF del número completo de la revista) . La reproduzco a continuación, tal y como la contesté :

P. Publicaba El País que 7 de los 10 libros más vendidos por Amazon en su primer año en España son autoeditados. ¿Qué lectura deberían hacer los editores tradicionales de estas cifras?

R. La desintermediación en el sector editorial es una recurrente profecía de los tiempos digitales. La cuestión de la autoedición tiene dos caras: desde el punto de vista de los autores, carga sobre ellos una serie de funciones (edición, corrección, maquetación, incluso cubierta) que probablemente no estén preparados para hacer. El resultado pueden ser incontables horas perdidas, tras las muchas dedicadas a la pura escritura, para luego llegar a un resultado muchas veces de poca calidad. Claro, que parte del negocio que hacen editoriales o distribuidoras que acogen proyectos autoeditados puede ser la asesoría en estas tareas, o incluso que el autor se las subcontrate. Otro aspecto que puede interesar a un gran distribuidor/vendedor como Amazon es detectar antes que nadie, y en su propio terreno, qué autores nuevos, autoeditados, tienen posibilidades de entrar en el mainstream, y adelantarse a contratarlos en condiciones “normales”.

P. El porcentaje que se llevan los autores es hasta un 70 por 100, frente al 10 por 100 en la edición tradicional.

R. La parte de derechos que percibe el autor ha ido históricamente de la mano de la disponibilidad comercial de su obra. En el XVIII, cuando se leía en una obra “véndese en Madrid, en la librería tal y en Toledo en la librería cual” los derechos estaban ya por el 70 u 80 %. Si quieres que tu libro se encuentre físicamente en toda la península, disminuirán tus derechos. Pero por un libro digital que te has hecho tú, y que sólo se vende en un distribuidor por línea te pueden pagar el 70% perfectamente.

P. Dicen que Amazón, Google y Apple controlan ya el comercio del libro y que están fagocitando a las pequeñas editoriales y librerías. ¿Cómo debemos interpretar entonces el hecho de que en España se crearan 583 nuevas editoriales en 2011 y 535 en 2012, según datos del ISBN?

R. La edición tiene pocas “barreras de entrada”, como se suele decir. Es decir: no exige un capital grande, ni locales especiales… Una editorial puede nacer en el cuarto de estar de una casa. Además, es un tipo de actividad que sigue siendo de prestigio, curiosamente, por lo que no es extraño que sigan apareciendo nuevos actores. A ello podemos añadir lo que llamaría “efecto lotería”, que se da en edición como en pocos negocios. Uno puede ser editor de un libro sobre las andanzas de un niño mago, o de cincuenta variantes de un porno soft, y de repente ver cómo se convierten en una mina de oro… Eso no ocurre en otros negocios.

P. En España, el sector del libro aporta el 1 por 100 del PIB. ¿Se están tomando las medidas políticas y empresariales para que la industria editorial siga siendo una de las más importantes del país?

R. La verdad es que la edición española está en un momento malo, por el descenso del consumo, los cierres de librerías, las dificultades para entrar en una edición digital competitiva, como consecuencia del IVA, y de los obstáculos que aún están poniendo ciertos autores y agentes literarios…

P. ¿Cuáles son, a su modo de ver, los problemas propios de la edición española?

R. El sector editorial español tiene debilidades estructurales en la distribución y comercialización. Es un sector con unas carencias terribles en el terreno de los datos, de la información: el editor carece de información granular sobre lo que pasa con sus obras, y de esa manera solo puede avanzar a tientas. Pero a nivel de subsectores da la impresión de que ocurre lo mismo: las asociaciones de libreros tienen malos datos, los gremios de editores, también. Esto no se compensa con los comentarios de los lectores que el editor recoja en su sitio en Facebook, ni con que subcontrate a un gabinete de medios para llevar su cuenta de Twitter… Así no se puede seguir, porque las disfunciones del sistema acrecientan los problemas que pueda haber a nivel macroeconómico, y además tienen efectos multiplicadores: pienso en el círculo vicioso sobreproducción editorial / cierres de librerías / crisis del consumo, por ejemplo. Y otras cuestiones pendientes, como el mercado americano, al que hay que considerar más como un área con clientela a la que servir, y menos como un lugar donde enviar los excedentes. O la todavía más pendiente cuestión de editar en inglés, traducciones de la ficción local u obras científico-técnicas…

P. Le he escuchado decir, parafraseando a Kevil Kelly, que los editores temen a la piratería pero que los autores temen, sobre todo, a la oscuridad. ¿No es el nuevo paradigma digital el escenario ideal para la edición científica que ahora puede situarse en igualdad de condiciones en la Red?

R. Resulta difícil hablar hoy a favor de la edición universitaria, en un momento en el que hasta la misma misión de la universidad parece estar en entredicho, y en el que se pretende que solo se deben tener titulaciones que den beneficios (inmediatos), o que respondan a los intereses de las empresas. Pero tengo claro que la universidad debe estar para investigar en muchas áreas, incluidas de humanidades, en las que no se ven beneficios a corto plazo. Permítaseme a este respecto citar un artículo que escribí con Susana Narotzky hace ya diez años, pero que se puede suscribir íntegro: “¿Qué aprender?” http://jamillan.com/qaprender.htm

P. Usted defiende la existencia de las editoriales universitarias aunque estas tengan pérdidas, por el servicio que ofrecen a las comunidades universitarias y a la sociedad. ¿Qué consejos les daría en estos momentos de crisis económica, de continuos cambios tecnológicos y de búsqueda de los grandes grupos por nuevos mercados?

R. Fruto de la investigación universitaria, surgirán determinadas obras que ninguna editorial comercial puede proponerse editar, y que sin embargo merecen estar puestas a disposición de la comunidad de investigadores. Otra cosa es que se pueda, y se deban, minimizar los costes apelando a las posibilidades que hoy se ofrecen: desde la impresión bajo demanda hasta la edición puramente digital, con una sólida estructura de información y promoción por línea. Y por supuesto, recordando siempre que una unión de editores, en el terreno que sea, es siempre más fuerte que acciones aisladas.

Etiquetas: , , ,

Leyendo pantallas

02 abril 2013 11:11

La metamorfosis de un artículo desde su publicación en un suplemento literario
hasta su compresión en un tuit, pasando por webs,
tabletas y teléfonos, por servidores públicos y servicios en la “nube”.

He publicado en la zona de artículos extensos de esta web Leyendo pantallas, un texto autorreferente que analiza las peculiaridades de la lectura en distintos soportes. En él se analizan:

las distintas tipografías en que va apareciendo, incluidos sistemas para comprobar la tipografía usada por los navegadores

los usos de distintos soportes de lectura dependiendo de las horas del día

por qué el texto digital es más que un texto

cómo los servicios de lectura por línea pueden informar sobre nuestros hábitos, y alguna de sus consecuencias

cómo descubrir qué servicios de márketing se enteran de nuestros clics en un diario en la Web, y qué hacen con esos datos

los problemas de no saber la longitud de un texto, y algunas formas de remediarlos

y como coda, una reflexión sobre la continuidad en los usos de la tipografía, a través de las décadas y los soportes

Aparecido originalmente en El País, esta versión de Leyendo pantallas esta corregida, aumentada con muchos enlaces y enriquecida (de verdad) con imágenes y elementos multimedia.

Etiquetas: , , , ,

Descubrir los libros

04 marzo 2013 12:12

Supongamos que los agentes de autores de lengua española empiezan a separar la venta de derechos digitales de los derechos en papel. Supongamos que en consecuencia pueden surgir auténticos editores digitales, que empiezan a adquirirlos y a publicar libros de calidad en cantidades apreciables. Supongamos incluso que tienen una buena política de precios, y que los colocan en todas las posibles librerías digitales. Entonces quedaría aún la parte más difícil: que los lectores potenciales los descubran.

Si en el mundo del papel uno puede confiar en que los lectores visiten las librerías o lean un suplemento literario, ¿qué ocurrirá con los ebooks? La cuestión es tan acuciante que ya tiene un nombre discoverability, tal vez traducible como descubribilidad.

Los datos parecen indicar que la mitad de las compras en Amazon provienen de búsquedas orientadas. En otras palabras: la gente que entra a comprar ya sabe lo que busca. Eso es lógico: ¿cómo va nadie a hacerse una idea de qué libro comprar navegando desde la portada de Amazon, o de iTunes? La recomendación algorítmica que inició Amazon, tipo “quien ha comprado X ha comprado también Y”, puede funcionar razonablemente… una vez que uno ha llegado a un libro que le interesa, y eso es precisamente lo que no acabamos de saber cómo funciona.

¿Qué se debería y qué no se debería hacer para hacer los libros descubribles? Vamos a centrarnos en el caso de la narrativa, que es el género que se lee predominantemente en ebook, y el más complicado para esta cuestión: la no-ficción (autoayuda, libro práctico, ensayo) tiene las cosas más fáciles, por el acceso temático.

Sí: la recomendación es una de las cosas que mejor funcionan para las lecturas, pero yo diría que las redes sociales de lectores (como Goodreads, sobre la que escribió Actualidad Editorial) son para lectores a) voraces consumidores de muchos libros al año y b) duchos en el ciberespacio. No veo a ese lector de un libro al mes o cada dos meses, que ni tiene cuenta en Facebook y sólo usa esporádicamente el correo electrónico, dándose de alta en una red de recomendación. No le compensaría…

Los sitios de márketing de libros centrados en los autores (como Open Road Media, imagen superior) no sirven, y hay que decirlo muy claramente. La información que suministran sobre ellos sólo interesará a quienes sean ya sus devotos lectores; no despiertan precisamente el deseo de leerlos. Y la información sobre las obras es defectuosa por mal orientada.

Los sitios de márketing centrados en las obras (como Small Demonds) pueden ofrecer un desmenuzamiento interior de las obras más orientador. Veamos qué hace el sitio, con el ejemplo de la novela de Stephen King 11/22/63, sobre el asesinato de Kennedy (imagen de arriba): con una interfaz muy tipo iPad (dan ganas de frotar la pantalla del ordenador con el dedo), y una presentación de datos a la Pinterest (sólo imágenes), nos informa de qué canciones, películas, programas de televisión, libros, etc.,  se mencionan en la novela. Además un mapa sitúa los lugares en que transcurrre la acción (es una pena que no pondere los pesos de cada uno en la trama). Podemos, así, saber que en el libro se habla de West Side Story, y a partir de ahí llegar a las otras 43 obras que hablan de ella. Claro: puede haber un lector que busque libros en que se mencionen ciertas películas, pero me extraña. O (quizás más probable) alguien que busque novelas que transcurran en un lugar al que piensa viajar. Pero tal y como está, veo el sitio mejor para el análisis de las obras (del que se podrían beneficiar los estudiosos de la literatura) que para buscar lectura…

Ah: y los videos no sirven. Una ojeada al canal de Youtube de Open Road Integrated Media muestra videos, sin duda caros de confeccionar, que dudo que atraigan a compradores, y que se han visto un número de veces muy bajo (y ni pensemos en qué proporción se convertirá en compra).

¿Qué podría servir, sin embargo?

Los buenos metadatos pueden mejorar el hallazgo de obras: en el caso de la narrativa, no sólo autor y título, sino además, lengua de origen, traductor, país de origen del autor, época en la que escribe, y género y subgénero si es el caso (para buscar ciencia ficción americana de los 60, o novelistas hungaros de entreguerras). Aunque los metadatos hay que estructurarlos de una manera diferente para cada una de las librerías por línea en que se quieran vender los libros, y son un dolor de cabeza para los editores… Además, recordemos que muchas veces los mejores metadatos de un libro son las mismas palabras que contiene, y en ese sentido Google Play puede hacer mucho por la obra indizándola (cuando el editor permite que se haga).

Aunque parezca algo que ya no se estila, la mejor solución es una buena web editorial, con contenidos generados por los propios editores, que son los que conocen sus libros: ni departamentos de márketing ni algoritmos serán capaces de mejorar ese conocimiento. Lo repito: una buena web editorial que incluya extractos de las obras, sí (aunque esto lo hacen también las librerías por línea); y además que publique información sobre los autores, sobre los movimientos a que pertenecen (información buena: ni copiar solapas ni la Wikipedia); que informe sobre la obra, y sobre su traducción (el lector literario sí agradece esos datos), y sobre todo, que explique por qué alguien debería leer ese libro.

Y no vendría mal una ayuda de algunos viejos conocidos: los suplementos culturales, en papel y en la web. Amigos: ya está empezando a haber, exclusivamente en versión digital, un montón de libros interesantes. ¿Por qué no echáis una mano?

Etiquetas: , , , ,