Novedades españolas en el libro digital

07 julio 2009 9:09


Decía El País:

Tres grandes grupos, Planeta, Santillana y Random House Mondadori, han empezado a trabajar con los agentes literarios para negociar y distribuir los derechos de los libros digitales, los e-books.

Y sigue:

La plataforma de los tres grandes grupos y los agentes han llegado ya a acuerdos, aunque aún no los han firmado. Quieren que los e-books se comercialicen a través de las librerías, mediante códigos de descarga.

Mmmm…: ¿al estilo de Palabras mayores? ¿Y renunciando a las ventajas de la venta por Internet?

Alicia González, de la Asociación de Agencias Literarias (ADAL), explica: “Nosotros manejaremos los derechos de los autores, pero no pasaremos por encima de los editores. Trabajamos con ellos”. Así, tienen previsto dar los derechos electrónicos de cada título a la editorial que lo tenga en papel.

¿En serio? Yo creo que esta opción de los agentes equivaldría a ir contra los intereses de sus autores. ¿Dar mis derechos digitales (y además en exclusiva, véase más abajo) a la editorial X, que no sabe NADA de comercialización de e-books, impidiéndome que los comercialice la empresa Y en la Red?

“Difícilmente contrataríamos un libro para imprimirlo en papel si los derechos electrónicos van a parar a otro editor”, afirma Francisco Cuadrado, responsable de Ediciones Generales del grupo Santillana.

Bueno: que esperen al primer best-seller que se cruce en su camino, a ver si lo contratan o no sólo en papel.

En un primer análisis apresurado, este tipo de situaciones sólo puede llevar a unas editoriales que secuestren, con la complicidad de los agentes, los derechos digitales de sus autores, para bloquearlos en un umbral de ventas reducido…

Paralelamente ha surgido otro proyecto, un poco más avanzado, encabezado por el actual presidente de Spanair y ex vicepresidente económico del FC Barcelona, Ferran Soriano, junto al editor catalán Ernest Folch, de Grup Cultura 03, la editorial Vicens Vives y la cooperativa cultural Abacus.

[…]. La nueva empresa pretende convertirse en una gran distribuidora de libros digitales tanto en castellano como catalán para España y Latinoamérica y para todos los operadores del mercado: librerías, grandes centros comerciales… Además, contarán con tienda virtual propia. Para hacer posible todo ello se han aliado con Vicens Vives y con la cooperativa Abacus (25 centros en Cataluña y Valencia). Con una inversión inicial de dos millones de euros, 36-L pretende posicionarse ofreciendo una distribución de autores sin exclusividad, contrariamente a lo que baraja la plataforma de los tres grandes grupos.

La cooperativa Abacus, la amiga de los libreros… Para mí que estos no van a ir demasiado por librerías. Además:

para Navidad tienen previsto comercializar, a través de las tiendas Abacus, 5.000 lectores electrónicos de diseño propio lanzados a partir de una ambiciosa oferta que, afirman, “revolucionará el mercado del e-book“. En octubre podría ser el estallido.

A toda esta cuestión se une el tema práctico del precio de los e-books, y el coste que puede tener para las editoriales. Remito al blog Tinta-e para ambos temas.

Etiquetas: , , ,

7 comentarios

Gorki dijo...

Estuve en una de las tres jornadas sobre el libro digital en Madrid y el resultado fue bastante desolador, pues me hace la impresión los editores van a cometer los mismos errores que cometieron las discográficas y por los mismos motivos. Saben que tiene que cambiar pero tratan de mantener el actual sistema lo máximo posible con el uso de las leyes de Copright y negando la evidencia. Cuando todos copiemos todo, entonces harán algo. La tontería de hacerte comprar una clave para descargarte un fichero por Internet, ya la hace la editorial catalana Edit Cat, no se a quien se le habrá ocurrido la "luminosa idea" ¿Por que directamente no te venden un CD con el fichero? Los ficheros los venden con DRM, aun a sabiendas que esas cosas no valen para nada, es decir que quien paga, tiene mas molestias para instalar el libro, que quien directamente haga una copia pirata.En fin, los mismos errores que las dicográficas, solo que aquí aún no hay de forma generalizada buenos reproductores donde poder leer.¿Que pasará cuando haya difundido un buen medio de lectura (ebook o no), el mismo desastre en la industria editorial que el que han padecido la industria musical.Sin embargo, alguien tendrá que poner en contacto a quien tenga historias que contar con quien quiera oír historias, como decía el representante de Planeta el único con las ideas claras en aquella conferencia.

07 julio 2009 11:55
El Abuelo dijo...

Sí, la situación está que arde, apasionante. Independientemente de cómo consigan hacerlo al final, está a punto de explotar por algún lado, y el de la comercialización por fin de algún dispositivo de lectura realmente asequible puede ser el detonante, por mucho que las editoriales no acaben de llevar adelante a corto plazo los cambios que requieren los tiempos en este sector.

07 julio 2009 13:06
Juan Luis Chulilla dijo...

Da miedo que un medio de comunicación tan importante desinforme de esa manera, ¿eh? Y no sólo por lo que aparentemente es el pago de deudas y favores, sino porque encima se hace rematadamente mal, desorientando y no sé si tratando de desanimar.La lectura de fondo que le saco es que a los que han encargado el artículo, y a otros de su vecindad, les va a pillar el toro como no cambien el chip y ajusten el timing a la realidad que estamos viviendo.Y por cierto, gracias por el enlace

08 julio 2009 14:24
José Antonio Millán dijo...

36lbooks: todavía no hay nada…

12 julio 2009 18:32
Anonymous dijo...

http://www.blackplasticglasses.com/2009/06/04/google-editions-cloud-publishing/

13 julio 2009 11:38
Silvia Senz dijo...

Sin cambio de mentalidad y sin asumir riesgos no hay nuevo paradigma que valga. Aunque ya ni cuento las editoriales donde o para las que he trabajado, no he pisado aún una donde se den estas condiciones: buena formación del personal, buena gestión, una política editorial racional, emprendimiento y apertura de mente, así que soy completamente pesimista. De lo medios, para qué hablar. Es pura degradación informativa o directamene demagogia de la peor lo que se practica. Pero en todos los campos. La situación empresarial y profesional de los mass media es incluso peor que la del sector editorial. Yo ya no leo prensa, ni digital.

17 julio 2009 10:37
Anonymous dijo...

El invento de Abacus, Folch, etc. ahora se llama 36L: http://36lbooks.com/

15 octubre 2009 09:11

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)