Bienvenida la crisis

28 mayo 2009 9:09



Éste es el título que tiene un provocador artículo que publicamos en Libros y Bitios, salido de la pluma del agente afincado en Barcelona Guillermo Schavelzon (con quien hace poco publicamos una entrevista).



Bienvenida la crisis presenta la situación actual como una oportunidad para replantearnos los elementos que constituyen el circuito editorial, desde el autor a la prensa que promociona los libros, pasando por el editor y los dispositivos electrónicos de lectura.



Siguen algunos extractos:


En esta lucha de titanes informáticos, las editoriales o agencias literarias tiene poco que hacer. En cambio, en la cuestión de los ?contenidos? tendrán la oportunidad de concentrarse en su actividad específica, en la que tienen larguísima experiencia, y es el área que a los gigantes informáticos no les interesa, no la consideran estratégica, porque es comprable a cualquier proveedor. Saben que cuando llegue el momento, si han logrado imponer el dispositivo, los contenidos los tendrán con poca inversión. [...]



Un gran tema a reconsiderar es el concepto de mercado, tal como se lo ha concebido en estos años. Se trata de una diferencia esencial: pensar en términos de ?mercado? o en términos de ?lectores?. La tendencia de estos últimos años a publicar ?lo que el mercado demanda? no se sostiene mucho más, porque ?el mercado? no demanda nada. La crisis mundial ha servido para demostrar que el mercado no necesariamente tiene razón. Lo único que los análisis y encuestas pueden determinar es lo que el mercado demandó, y el mercado, a diferencia de los lectores, no nos garantiza la repetición de un hábito, ni nos asegura que alguien volverá a comprar otro libro similar. En cambio si pensamos en lectores y los tratamos como tales, podremos apostar a una pauta de conducta, a un hábito de lectura y a una lealtad, ya sea al autor, al librero, a la colección o a la editorial. [...]



El futuro de la difusión de libros está amenazado por la crisis de la prensa escrita, que está reduciendo páginas de cultura y suplementos literarios. Parece inevitable que esta tendencia siga avanzando en todo el mundo. El 15 de febrero dejó de publicarse el suplemento literario del Washington Post (segundo diario de los Estados Unidos en influencia). ¿Qué sería de la venta de libros en ese país si faltara el suplemento dominical de The New York Times? Desde hace años es el que impone los éxitos y determina la exhibición en más de 20.000 librerías. ¿De qué forma los editores promoverán lo que publiquen? ¿Cuáles serán los medios para que un autor llegue al lector?[...]



No me parece que debamos dejarnos avasallar por las amenazas de la tecnología, ni por su ritmo y sus urgencias. La velocidad de los nuevos desarrollos no es una necesidad del consumidor, sino la presión del inversor. [...]

Acceso íntegro a: Bienvenida la crisis.

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios

Gorki dijo...

Ante todo gracias por acoger en tu pagina este interesante artículo y gracias a Guillermo Schavelzon por darlo tan generosamente a conocer.He comenzado a leer el original y no los extractos, pues el tema merece la pena, y creo que da una visión lúcida y realista de la situación desde dentro del sector. Algo para mí desconocido, por tanto interesantísimo para mi. No estoy de acuerdo con algún punto específico de sus planteamientos, como considerar a Google un depredador de derechos de autor, por copiar libros libres de derechos con el permiso de las bibliotecas que los custodiaban o mostrar parcialmente libros con derechos, tratando de fomentar su venta, pues creo que esa labor es buena para loa lectores y para los propietarios de derechos, aunque reconozco que al tomar la delantera, se ha hecho Google con una primera posición que difícilmente va perder en el futuro, pero las bibliotecas y los libros están ahí esperando que alguien lo hiciera y ellos dieron el paso.En lo que no coincido y me preocupa es que piense que en el futuro, los libros, (como los conocemos hoy), se van a leer en soporte digital, pues creo que el formato de los libros, su estructura, longitud y desarrollo es adecuado para el soporte de papel encuadernado, que llamamos libro, pero no para un soporte digital.El otro día encontré un símil ideal para explicarme: Un jinete de campo, no se hará ni idea de lo que es una autopista, si solo se dedica a galopar en ella. Es más, la encontrará incómoda, con suelo inadecuado y con las distancias entre las áreas de descanso excesiva y además no encontrará en ellas cebada para el caballo ni donde herrarle. Para descubrir que es una autopista, no solo hay que pasar del camino a la autopista. sino cambiar el caballo, por la moto. Uno es adecuado para correr por caminos y otra para ir por asfalto.Igualmente, para descubrir lo que es Internet, no solo hay que trasladar los textos del papel a lo digital, sino cambiar el texto pensado para papel, en textos pensados para Internet.Eso es lo que no veo que haya pensado ni siquiera Amazon,´y yo creo que será es así.Pudiera pensarse que el audio libro libera al lector del trabajo de leer y que tendrá éxito, pero salvo los ciegos, y solo si no lo son de nacimiento, pues esto prefieren leer en Braile, nadie oye audiolibros, en cambio cada vez tiene mas audiencia los podcast, que tiene un formato pensado específicamente para lo digital.PD.- El texto es largo y aún solo he leído la mitad. Ya se ocurrirán más comentarios, (menudo castigo he ;-).

28 mayo 2009 12:42
dubitador dijo...

Este otro par de extractos tampoco son moco de pavo:El lugar del dispositivo de lectura está en las grandes corporaciones, y el gran negocio del libro electrónico estará en el mundo de los libros de enseñanza.Sin pretender minimizar el impacto de la llegada del libro electrónico, aunque insisto en que afectará especialmente al mundo de la enseñanza, ya que dentro de unos años será más barato un terminal para cada escolar que un pupitre de madera. Habrá así una sola línea de enseñanza -lo que a los gobiernos les atrae- y unos cuantos maestros desocupados más. La calidad de la educación y el hábito de la lectura descenderán aún más.¿Interesante no? Los cacharritos digitales en la escuela los pinta como una verdadera catastrofe, salvo para los proveedores de contenidos escolares, que no tengo nada claro que puedan o deban serlo ninguna clase de editores.Lo de que la calidad de la enseñanza y el habito de lectura deban descender tampoco lo tengo nada claro, pero puede que tenga razon si el cacharrito que se pone en manos de los escolares es un clon del actual Pc, en vez de un pizarrin electronico funcionando como mero terminal. Lo del pupitre/terminal es una idea estupenda.Yo espero que se desarrolle y radicalize la tendencia que apunta el Kindle, esto es un cacharro que recibe los contenidos -y permite interactuar- merced a una conexion y eventualmente por insercion de una memoria flash o similar, de modo tal que el precio, peso, consumo, complejidad y fragilidad del dispositivo se reduzcan a la minima expresion, sin que obste para que estableciendo conexion con otros dispositivos pueda ser tambien lo que es hoy un todo un PC.Por el momento la frecuentacion del Pc en general y de internet en particular, lejos de haber reducido la necesidad y servicios de la lecto-escritura lo ha potenciado como medio de comunicacion y ademas se prefigura como el canal idoneo para que siente carta de naturaleza el ideal de la formacion permanente, ya que está claro que se desdibujará la linea divisoria entre el ambito y actividad docente/discente y el resto de la vida cotidiana.

28 mayo 2009 18:42
Gorki dijo...

Como siempre, esta aquí implícito que es lo que entendemos como lectura. ¿Es solo lectura leer libros? Indudablemente, vamos hacia un mundo que leerá menos. Leer en pantalla, ¿es también leer?. No veo que la introducción del e-book en el colegio lleve necesariamente a menos lectura, salvo que en el futuro, el uso masivo de multimedia reduzca de tal forma el texto, que se pierda la habilidad de leer rápido. Es posible que no se lea la Iliada, sino que se vea en película, Eso es un riesgo evidente, pero simplemente el conocimiento llegará a las personas por otras vías. Antiguamente mucho conocimiento llegaba a través de la memoria colectiva en forma de romances o canciones y eso se ha perdido.¿El no uso de la memoria ha sido un retroceso? Yo creo que no.Yo utilicé en el bachillerato gruesas tablas de logaritmos para resolver problemas de triángulos, hoy nadie utiliza las tablas de logaritmos, sino la calculadora digital.¿Es eso un retroceso? Pues no lo se, pero creo que no.¿Pasará algo si las próximas generaciones pierden la capacidad de leer, de la misma forma que la actual ha perdido capacidad de cálculo mental?. Pues no lo se seguro que ello sea por fuerza malo aunque a mi me repugne la idea.Por otra parte no estoy seguro que la autorización del e-book en la escuela suponga implantar un único libro de texto para todos. ¿Por qué?El problema, como pasa con todos los contenidos, es que la copia deja de valer como referente del éxito de una obra, No se puede basar el cobro de derechos de autor en el número de copias y habrá que arbitrar otro criterio para remunerar al autor y a la industria por el éxito de la obra, pues el pirateo es inevitable, pues es inherente a la posibilidad técnica de hacer copias en casa de la misma calidad que el original. del que se parte.¿Sabrá el gremioo editorial adaptarse a este cambio? Me temo que no.

30 mayo 2009 01:47

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)