Antes del multimedia, I: gorjeos

27 mayo 2011 20:20

Allá por 1998, en la sección Rinconete del Centro Virtual Cervantes, empecé a publicar una serie de breves colaboraciones agrupadas bajo el lema “Antes del multimedia”. Los articulos reflexionaban sobre los recursos que habían desplegado las publicaciones en papel antes, mucho antes de que aparecieran los libros electrónicos y, con sus nuevas posibilidades, los libros aumentados, enriquecidos o enjaezados. Por aquel entonces la tentación que acechaba a los editores de CD-ROMS era que los libros hicieran cosas, cantaran, se movieran… Veo con preocupación cómo la actual avalancha de apps para móviles avanzados e iPads lleva a los editores a idéntica trampa. ¿Para qué, con la de cosas que han hecho siempre los libros?

Este revival de los excesos multimedia (que ya en su época fue definido en dos pinceladas como “la solución para un problema que nadie tiene”), me ha hecho volver sobre aquella serie y, una docena de años después, republicar piezas de entonces, modificadas en lo que haga falta y tal vez (tiemblo al decirlo) aumentadas, enriquecidas o enjaezadas, y crear otras nuevas.

La primera, y lejana, entrega estaba encabezada por esta reflexión:

¿Cómo se las arreglaba la gente antes del advenimiento de todas estas técnicas o tecnologías que tanto nos ayudan? Pues había de todo.

Por ejemplo…

En El Averiguador Universal (preciosa revista de la que ya hemos hablado) del 15 de enero de 1880 leo que un investigador alemán, un tal Bechstein, había transcrito el canto del ruiseñor del siguiente modo. (La revista advierte que “es preciso pronunciar silbando los sonidos indicados por las letras”):

Tiou, tiou, tiou, tiou,
Shpe tiou tokua,Tio tio tio tio,
Kuutiu, kuutiu, kuutiu, kuutiu,
Tskuo, tskuo, tskuo, tskuo
Tsii, tsii, tsii, tsii, tsii, tsii, tsii
Kuoror tiu, tskua pipitskuisi
Tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tso, tsirrhading!
Tsisi si tosi si si si si si si si,
Tsorre tsorre, tsorre, tsorrehi,
Tsatn, tsatn, tsatn, tsatn, tsatn, tsatn, tsatn, tsi
Dlo dlo dlo dlo dlo dlo dlo dlo dlo
Kuioo trrrrrrrritzt

Como complemento de este apasionante documento de la era pre-fonográfica, escúchese arriba el canto de un rusieñor, y compárese. Advertencia: el ruiseñor grabado en Youtube en modo alguno puede ser el mismo que el registrado por Bechstein la friolera de 130 años atrás. Es posible que no sea ni siquiera de la misma especie. Y, por último, siempre cabe la posibilidad de que ambos, el ruiseñor grabado y el transcrito, estén hablando de cosas diferentes…

Etiquetas: , , , ,

4 comentarios

Marcela dijo...

Me provoca mucha risa la transcripción!!! Saludos,,,,

27 mayo 2011 21:15
Gorki dijo...

Estoy de acuerdo contigo, en lo referente a “enjaezar” textos se cometen muchos desmanes. A mi ne acuerdan en muchos casos estos “libros aumentados” a los solomillos que te largan en los banquetes de boda, que estando hechos desde varias o horas antes se disimula su temperatura y sequedad, cubriéndolos de una salsa espesa, que no es ni buena ni mala, pero que mata el sabor del solomillo original. Comamos los solomillos recién hechos en la plancha y en su punto, son solo unas patatitas de acompañamiento, (libro ilustrado por ejemplo).

Sin embargo yo cro que el nuevo soporte digital, que tiene posibilidades diferente a las del papel merece que se le destinen obras (escritas en un lenguaje específico del medio, que yo doy en llamar netgráfico, a semejanza del lenguaje cinematográfico o el radiofónico.

Por ejemplo, tu utilizas este “lenguaje netgtráfico” en este post que “enriquece”, “enjaeza” o “aumenta” las posibilidades del puro texto escrito en una revista. En este post tu nos incluyes un sonido, el trino de un pájaro, y esperas la participación del lector, (en este caso yo), con sus comentarios, aprovechando las posibilidades de la red, para alcanzar la composición final, (siempre provisional), del post.

Yo creo que ya hay obras “escritas” explotando todas las posibilidades del medio y que habrá mas en el futuro. De ellas solo algunas serán una adaptación de obras de textos, pero la mayoría serán originales. Para mi el modelo más completo de “lenguaje netgráfico” son los juegos por ordenador y tengo la esperanza que en cierto modo bajo esa línea se escriban obras para adultos en el futuro, pienso que entre las “obras netgraficas” no faltarán adaptadas al nuevo soporte, tantas obras que del papel saltaron a las películas, pues indudablemente serán las mas adecuadas para ello, pero, (en mi opinión), no serán obras “enriquecidas”, sino “adaptadas”, con todo lo s problemas que ello conlleva de traición y falta fidelidad a la obra original.

28 mayo 2011 09:07
Isabel dijo...

También tiemblo al leer lo de “enjaezados” o “enriquecidos”. Gracias por este post, Jam.

28 mayo 2011 11:10
Alfredo dijo...

El enriquecimiento del libro no tiene por qué ser necesariamente negativo, puro humo marketiniano. En casos concretos, sobre todo en el ámbito de la enseñanza, la inclusión de material interactivo o audiovisual realmente aporta valor añadido al texto.
El enriquecimiento también vendrá dado por facilitar el modo en el que el usuario recibe el libro: es decir, hablamos de que, una vez adquirido el libro, se pueda acceder a su contenido desde cualquier dispositivo, bien smartphone, e-book reader, pc, tablet, ipod… Se trata de poder disfrutar del mismo libro, pero empleando el formato idóneo según su soporte. El sistema de distribución debe ser lo suficientemente inteligente como para resultar transparente para el usuario: por ejemplo, en el caso de que yo quiera el libro desde un ipod touch 3G, recibiré el contenido servido como audiolibro, pero si lo quiero desde un Kindle, lo disfrutaré en formato .mobi, todo ello de un modo sencillo, sin necesidad de aprendizaje previo ni pasar por procesos engorrosos. Entended que en este mensaje utilizo libro no como objeto-soporte, sino como sinónimo de lo que ese soporte contiene, normalmente texto e imágenes.
La inclusión de elementos sociales también puede aportar valor: compartir notas, acceder a comentarios de otros lectores, evaluar la calidad de lo leído… Muchas de estas aportaciones ya se experimentan como elementos presentes durante el proceso de compra online, pero todavía no se han integrado (satisfactoriamente) en la experiencia de lectura.

30 mayo 2011 14:45

Comentar

  • Nombre: (obligatorio)
  • Correo: (obligatorio, pero no se publicará)
  • Web:
  • (aparecerá después de que se apruebe)