¡Hjckrrh!: una nueva editorial

04 julio 2013 13:13

Este el es sonido estridente que puede hacer la tiza sobre una pizarra, aunque puede que a alguno de los lectores le recuerde más bien un pasaje de Alicia:

A estas palabras siguió un prolongadísimo silencio, roto sólo por la ocasional exclamación de «¡Hjckrrh!» por parte del Grifo…

Pues sí: bajo esta pluriconsonántica advocación nace una aventura editorial, puesta en marcha por un grupo de traductores radicados en Barcelona, que tratan de aprovechar las nuevas oportunidades proporcionadas por la edición digital  para editar y difundir lo que les apetece.

Y el comienzo es de lujo: tres textos de Mark Twain escritos en el año 1905, dos de ellos, dedicados al Zar y al Rey Leopoldo II, pertenecen a lo que se podría llamar sus “libros antiimperialistas” (sobre la génesis de esta rama de su obra véase la concisa pero útil biografía del autor en el sitio de la editorial). El tercero es el delicioso Soliloquio de Adán.

Las tres traducciones, que además constituyen las primeras ediciones críticas de las obras en castellano, se deben a la mano de Juan Gabriel López Guix, especialista en traducción de la Biblia, y autor de una una preciosa edición de Cuentos de la Gran Guerra (Alpha Decay). Los libros son accesibles de momento vía iTunes (para iPhone, iPad o iPod Touch.) y Kobo, aunque la intención es que lleguen a todas las plataforma de ebooks. Por cierto: las cubiertas, esa asignatura pendiente en los ebooks, están especialmente cuidadas.

Hay que destacar también la calidad del sitio de la editorial y de la información que reúnen en torno a sus libros: todo un ejemplo para los editores que lanzan sus libros desnudos a las redes…

Siempre es un placer dar la bienvenida a un nuevo sello editorial, y es un placer doble dársela a un proyecto tan sugerente y bien realizado.

Etiquetas: , , , , ,

A Vicente Rojo, en su 80 cumpleaños

15 marzo 2012 10:10

#cubierta

Hoy cumple esta bonita cifra Vicente Rojo, uno de los diseñadores clave del mundo del libro. El Boletín del  Fondo de Cultura Económica, editorial para la que realizó muchas de sus obras, contiene un artículo sobre su trayectoria.

La efeméride me ha hecho rememorar mi primer encuentro con (la obra de) Vicente Rojo: su cubierta de Cien años de soledad de Sudamericana (1967). Busqué en mi biblioteca el ejemplar que compré en 1971, y mientras escaneaba su azacaneada cubierta, pensaba que ésta era realmente la prueba de fuego del diseño de un libro: que te acompañara durante cuarenta años, envejeciendo contigo, y que contemplarlo te siguiera deparando un íntimo placer.

Etiquetas: ,

Isla de Pascua: una aplicación ejemplar

31 octubre 2011 9:09

No vamos a descubrir a estas alturas a Antonio Rodríguez de las Heras, cuya última reencarnación, en Twitter, @ARdelasH, está creando piezas muy bellas.

Pus bien: para el Instituto de Tecnologías Educativas del Ministerio de Educación acaba de crear Isla de Pascua. Una historia ejemplar (se recomienda pantalla completa y esperar a que se cargue completamente). Partiendo de un mapa interactivo de la isla se explora la historia y la ecología del territorio. El ámbito geográficamente cerrado de un territorio aislado tiene un paralelo en la misma aplicación, autosuficiente, mientras que las causalidades se despliegan en el plano (muro) de lectura, y juegan en él. El despliegue espacial sigue la dirección de lectura (izquierda-derecha), complementada con otras distribuciones sobre el plano, y palabras e imágenes se alían para narrar la triste historia de la isla que aunó el éxito cultural y el fracaso ecoógico…

Etiquetas: , ,

Las cartas del Velódromo

14 octubre 2011 9:09

En estos momentos hay crisis de revistas en papel, sobre todo las gráficas, las lujosas, las “de capricho” (hay excepciones, claro).  Por eso resulta una idea excelente utilizar uno de los medios en los que el papel, hoy por hoy, pervive: las cartas de restaurantes, y convertirlas en soporte de una peculiar revista. Hablamos de las cartas del local barcelonés El Velódromo.

Desde el mes de septiembre del 2010 el interior de la carta del Bar El Velódromo se ha convertido en una revista gráfica y literaria, dirigida por el diseñador Albert Planas y el escritor Julià Guillamon. La carta se renueva cada mes, y cuenta con la colaboración de artistas, escritores, fotógrafos y dibujantes.

Dos ejemplos, entre las muchas cartas ya publicadas, darán idea de la variedad e interés del proyecto: la foto de una carrera ciclista del año 20 con un cuento del libro Ouvert la nuit (1922) de Paul Morand (arriba), y la reconstrucción de algunas escenas del libro Unitats de xoc de Pere Calders, que transcurren en el frente de Teruel durante el año 1938, sobre un Atlas de la Guerra Civil (abajo).

Etiquetas: ,

La patrulla de salvación

30 septiembre 2011 9:09

Hacía tiempo que quería hablar de este blog que la Sargento Margaret y sus amigas elaboran amorosamente. Si ya es meritorio que un grupo de sexagenarias empuñen la tecla para dar sus opiniones sobre el mundo editorial, no lo es menos el que lo hagan con ingenio, irreverencia y desparpajo, cosas todas que esperemos que nos lleguen a todos con la edad…

¿Por qué la Patrulla de salvación? En sus mismas palabras:

El libro está en peligro. Desde este blog, la sargento Margaret y sus amigas, estarán atentas a lo que ocurre en el mundo editorial en castellano para denunciar todo aquello que pueda hacer daño al libro.

Glups: parece que tiene mucho que denunciar… En la última entrada que he visto, Hemos montado una editorial, presentan un autor que no debe de tener desperdicio, “de origen italo-japonés es primo segundo por parte de madre del gran escritor Alessandro Baricco y es vecino en Tokio, puerta con puerta, del hermano de Haruki Murakami”.

Por cierto, se nos informa de que la edición aumentada de la obra (calificada de “edición especial con efectos especiales”) está también a la venta, eso sí, por unos eurillos más que la edición en papel…

Para más claves acerca del propósito que les guía, véase su comentario a Literatura y mercado, de Patricio Pon:

si las editoriales cumplieran con su labor (no me refiero a la de ganar pasta) y además no se empeñaran en hacer desaparecer las librerías, los autores se dedicaran solo a escribir y, lo más importante, la crítica no se hubiera vendido descaradamente a las editoriales, nosotras no estaríamos dejándonos los cuernos en esta ingrata labor que es la de denunciar tanta basura y engaño como hay en el mundo editorial. Estaríamos, si todo funcionara, tumbadas al solecito con una novela, leyendo

Dios, qué razón tienen…

Etiquetas: , , ,

Dirae: consulte el DRAE como ya no podía hacerlo

13 mayo 2011 12:12

Ha aparecido Dirae.es, una creación de Gabriel Rodríguez Alberich. Cito de Barrapunto:

Un diccionario inverso se parece un poco a Google, igual que un diccionario normal se parece a un navegador. En un navegador, introduces una URL y te aparece la página que deseas, igual que en un diccionario buscas un término y te aparece su definición. En un diccionario inverso la búsqueda se hace en la definición, y el resultado es el término que corresponde con esa definición (igual que en Google introduces palabras, las busca en el contenido de las páginas web, y el resultado es la lista de URLs donde aparecen esas palabras). Dirae.es es un diccionario inverso basado en el Diccionario de la Real Academia, que gracias a ese funcionamiento retrógrado multiplica su utilidad más allá de la pura definición de términos.

Escogiendo bien los términos de búsqueda, Dirae puede servir también como tesauro asociativo, buscador etimológico, buscador de sinónimos, buscador de categorías gramaticales y otras funciones lexicológicas. Puedes echarle un vistazo a los ejemplos de uso para empezar a probar su funcionamiento.

Pero vayamos por partes: Dirae es una aplicación utilísima, y todos los hispanohablantes y cualquier persona interesada por el español debería donar al menos un euro a su autor. Pero no es un “diccionario inverso”, porque un diccionario inverso es otra cosa.

Bien. Aclarado este pequeño escollo terminológico, diré que Dirae permite consultar cualquier elemento presente en la base de datos del Diccionario de la Real Academia, algo que no se puede hacer ni con el CD-ROM ni con la aplicación en línea. Dirae permite buscar por palabras presentes en la definición, por origen etimológico, por marcas en las acepciones (por ejemplo Germ. de Germanía), y permite crearse un diccionario de locuciones latinas o incluso rastrear recetas

En resumen: da al usuario del diccionario pleno control sobre lo que quiere conseguir de él, en vez de que se limite a buscar definiciones.

Hay que señalar que estas posibilidades que ofrece Dirae estaban ya presentes (junto a otras varias) en el primer CD-ROM que se hizo sobre el diccionario (1995), que creamos mi hermano Rafael Millán y yo mismo, pero luego desaparecieron de las siguientes versiones del CD-ROM. Tan útiles eran que muchos estudiosos han mantenido instalada esta versión en sus ordenadores (aunque ya no se corresponde a la edición en vigor del diccionario) para poder seguir utilizándolas.

Pensando un poco mal, hay que reconocer que estas posibilidades de exploración exahustiva de la base de datos del DRAE saca a la luz algunas de las vergüenzas de la obra, mejoradas en ediciones recientes, pero aún no desaparecidas del todo…

Cito de nuevo a Barrapunto:

Las remezclas de servicios públicos como Dirae.es son ejemplos de lo que en NTK llamaban “usabilidad de guerrillas”.

Dado que los sitios oficiales son nefastos, es casi un deber cívico extraer los datos y dotarlos de mayor utilidad.

En efecto: es una vergüenza que formas de acceso a una obra que ha recibido tanto apoyo de fondos públicos, y que son tecnológicamente posibles y culturalmente deseables no existan desde hace años en el sitio oficial de la RAE, y que haya tenido que ser una acción privada y altruista quien las lleve a la práctica.

[Pido excusas por publicar también este post en el blog de al lado].

Etiquetas: ,

Triunfo de la microfinanciación: ¿un camino abierto?

03 febrero 2011 14:14

¡Enhorabuena, Víctor Pàmies y Verkami!

Etiquetas: ,

En recuerdo de Pedro de Miguel

20 enero 2011 9:09

Era mi amigo, y se murió. Tenía un blog, en cuyo último post (ya no suyo) quedaron aleteando recuerdos y noticias. Manos amigas acaban de convertir el blog en libro (en Ediciones Palabra). Aunque su escritura leve, que tan bien iba con el medio digital, no ha padecido con el transvase: al revés. Le han añadido artículos y cuentos, pero el título del libro es el del blog.

Y sus amigos además han creado un premio, que también lleva el nombre del blog: Letras enredadas. Un premio que “galardonará a una persona por su actividad literaria o periodística en internet”.

Para que luego digan que los blogs son efímeros…

Etiquetas: , ,

Orsai: un acontecimiento

01 noviembre 2010 9:09

Hoy (si todo va bien) aparece la revista Orsai.

Su creador, Hernán Casciari es un estupendo novelista y crítico de televisión, escritor de blogs, y autor que ha liberado sus obras publicadas con licencias abiertas. Colaborador habitual en prensa, de golpe se cansó, lo dejó todo, y se ha lanzado a crear una revista, sí, de papel y sí, de venta en librerías, y sí, para leer, para contemplar sus ilustraciones, para disfrutar. ¿Se han dado ustedes cuenta de que ya prácticamente no hay revistas, quiero decir: revistas como las que hace años leíamos? Casciari sí, y por eso dejó otras cosas y se puso a hacer la revista que le habría apetecido leer.

El resto ha sido una vorágine, sobre todo por el hecho de que los lectores han querido, han deseado esta revista nonata, y se han organizado para conseguirla. En todo el mundo de habla española, y en otros lugares. Se han puesto en comunicación con sus libreros, han debatido el precio que debería tener en cada país, se han organizado en grupos de 10 para comprar un lote.

Vale la pena leer este post en el blog de Orsai: “A caballo“; pero entresaco una cita:

Nace el todo para todos, sin nadie que se lleva el 15% sin hacer nada. Muere el intermediario perezoso, el traficante de influencias, el editor que no edita, el productor que no produce, el lector que no lee, el narrador que no narra.

Lo mismo tendrá que ocurrir con los libreros: que la pedagogía y la emergencia de un negocio más justo provenga de la masa ilustrada. Es decir, de quienes configuran y precipitan la utilidad del negocio.

No hay que decirle al librero “ey, don Cosme, ayúdenos”, como algunos todavía creen en los comentarios. Hay que decirle al librero “te venimos a ayudar, porque si no es así, en dos años vos no tenés negocio y nosotros no tenemos ocio”.

Y si no ocurre, si el librero no concibe el PayPal como transacción efectiva, si el librero cree que podrá seguir trabajando a consignación toda la vida con 40% de ganancia sobre precio de tapa, no importa.

Ustedes también solucionaron esa mínima intermediación necesaria, al conformar de un modo orgánico —y espontáneo— grupos de diez lectores en cualquier parte del mundo.

Y esta otra, que creo que es  muy valiosa:

Es posible que en los últimos diez años hayamos perdido un poco de esa dicha, todos sentados a solas delante de un monitor. La nueva parafernalia, las primeras lucecitas de internet nos enloquecieron bastante. Dejamos de oler tinta con pasión, dejamos de escribir textos largos, los medios se convirtieron en empresas tristes, accionarias, reaccionarias. Perdimos el estatus de lectores y nos convertimos en la moneda de cambio entre el multimedio y el auspiciante. Entre el hambre y las ganas de comer.

Pero al mismo tiempo es verdad: el mundo digital es mejor que el analógico. ¡Pero solamente en sus formatos y en su velocidad, por el amor de Dios! No en contenidos, no en serenidad.

Lo que vino con el año 2000 fue, sin duda, mejor que un olor nostálgico a imprenta de pueblo. Lo que vino galopando a principios de este siglo, esto que ahora tenemos y que empezamos a domar, es el animal más maravilloso de los tiempos.

Internet es un caballo brioso, y nosotros siempre anduvimos a pata y llegando tarde a todos lados. ¿Cómo no íbamos a subirnos al caballo?

Durante diez años enteros el animal nos llevó por donde quiso, eso también es verdad. Nos alejó de la lectura maravillosa de los domingos con papel y café con leche. Nos alejó de la lectura larga y de la emoción de estar en casa con amigos sin buscar ninguna palabra en Google durante una sobremesa entera. Teniendo cosas en la punta de la lengua, sin ansiedad. Leyendo en voz alta.

Error sospechar que eso es malo. A eso hay que domarlo, nada más. Twitter no mata a la literatura. Twitter nos dice cuál es la literatura y dónde encontrarla.

Bienvenida, Orsai.

Etiquetas: , , , ,

En Fronterad

21 octubre 2010 9:09

¡No he hablado nunca de Fronterad! (bueno, una vez sí, en el blog de al lado). Es una de las revistas más interesantes de nuestra lengua, y es una revista exclusivamente digital.

Muchos escritores excelentes escriben ahí sus blogs (hasta donde sé, de forma gratuita): Ricardo Bada, J. Á. González Sainz, Andrés Ibáñez… También ahí cuelga sus curiosos cómics animados e híbridos una firma que hacía mucho que no veía: El Cubri.

Pues bien: curioseando por ahí he visto la sección “Vida Digital”, en la que se ha inaugurado una “Sala de juegos“:

una sección en la que periódicamente publicaremos creaciones encargadas a artistas programadores que trabajan el videojuego, un medio que va mucho más allá del mero pasatiempo. Una cultura de la estrategia, la  interacción y el descubrimiento, que muestra cómo a menudo la distancia entre realidad y juego es menor de lo que pretendemos.

Para inaugurarla, la obra “El laberinto en la multitud” por The Croopier. Se trata de un laberinto de palabras, transitable y autorreferente, movido por un juego simple, y que refleja muy bien el uso dinámico de las tipografías que la Web está propiciando.

Etiquetas: , , ,