Blogs literarios y de libros

21 noviembre 2006 13:13

A través de Documenea llego a esta recopilación de blogs literarios y de libros, empezado hace más de un año, pero que ha seguido creciendo.

Etiquetas:

Memorias de un autoeditor en Lulu, III

20 noviembre 2006 8:08

(Viene de atrás). ¿Ven otra de las razones por las que alguien debería tener un editor? Un editor es (se supone), una persona que se dedica todo el tiempo a editar tu libro, mientras que a un autoeditor le asaltan mil cosas desde todos los flancos, y cuando se quiere dar cuenta no ha terminado ni la cubierta, y ya han pasado semanas…

Bien: ¿bajo qué forma quiero editar mi libro? Lulu tiene una página de FAQ bastante interesante (erratas aparte) sobre este tema. Claramente, su apuesta para los autores noveles y autoeditados es una licencia Creative Commons como la que yo tengo para mis obras en la Red, que permite copiar citando autoría, y sin uso comercial. Aquí da las razones:

No te preocupes en perder ventas una vez creada la licencia. Aunque la gente puede hacer copias de tu trabajo y distribuirlo, esas copias no son de la misma calidad que la de tu libro creado por Lulu. Si a la gente le gusta tu trabajo, es muy probable que prefieran comprar el libro. También ten en cuenta que casi cualquier archivo es susceptible de ser duplicado. Es casi imposible evitar esto. Intentar evitarlo hace que la persona que quiera comprar tu libro en formato de descarga para leerlo le suponga una molestia. Lo que realmente tienes que tener en cuenta es que lo más importante es que tu libro salga a la luz y lo lea la mayor gente posible en vez de intentar protegerlo porque así harás que lo lean menos personas.

Por otro lado, ahí mismo me entero de que la comisión de Lulu es el 20% del beneficio del autor/editor. Es decir, el precio se construye así: Precio = Coste de producción + Royalty + Comisión de Lulu (el envío tiene un coste extra). Si con un libro quieres ganar 4 dólares, Lulu le suma un dólar de su propia comisión. (Por supuesto, la empresa ganará también por lo que carga en el coste de impresión).

Continuará, claro…

Etiquetas: ,

Elogio áureo de la corrección

20 noviembre 2006 8:08

Estoy leyendo (y disfrutando) el libro de Francisco Rico El texto del “Quijote” (Barcelona, Destino, 2006). No es tarea sencilla, y el lector meticuloso pronto se descubre fabricándose en papel un “cuadernillo de dos pliegos en cuarto conjugados”, para mejor seguir las vicisitudes de la composición de la obra de Cervantes. Aún no he terminado con su lectura, pero mientras tanto no me resisto a citar un párrafo que dedica a la corrección en los Siglos de Oro:

Era opinión general que “la mayor perfección y pureza de la impresión consiste en los correctores, a quienes se consideraba como la aristocracia de la profesión y aun “el alma del libro”. Si en 1493 Gonzalo García de Santamaría elogiaba a Pablo Hurus por la “correctión” de sus productos y si en 1539 Cristóbal de Villalón cifraba los logros de los grandes impresores europeos en la “perfección y corrección de los libros”, en las postrimerías del Quinientos la postración de la tipografía española se achacaba a la falta de correctores o la incompetencia de quienes ejercían como tales; y en 1622, para ponderar la rudeza de los turcos, bastaba apuntar que, “como tan bárbaros, no tienen correctores que corrijan sus escritos” (págs. 76-77).

Etiquetas:

Mirar pasar las palabras

18 noviembre 2006 9:09

Para leer es preciso que los ojos se desplacen por el texto (o, si uno está en el país de los gigantes, como Gulliver, casi es mejor que toda la persona se desplace por el texto). La lectura en pantalla de vez en cuando coquetea con la opción inversa: que el texto se vaya moviendo ante los ojos (atónitos) del lector. Ahora bien: esta opción tiene un grave problema: la velocidad del tránsito textual ?y por tanto la de lectura? es algo sumamente personal, y además variable en el curso de la obra: ahora me demoro en este pasaje de la novela, ahora me apresuro en ese otro para saltarme la descripción del salón, con los tapetitos y el estampado de flores de cretona en el sofá.

El desplazamiento automático del texto se ha implementado, aparte de para obras cumbre de nuestra literatura, en sitios de literatura erótica, porque semejante artificio libera las manos del lector, que de este modo se pueden dedicar a otros menesteres (lamento no tener la referencia de uno de estos sitios porque, tras haber caído en uno por pura casualidad, lo abandoné aterrado apenas empezaron a desfilar por la pantalla descripciones anatómicas con pelos y señales).

Pues bien: cuenta El País que la empresa Icue ha desarrollado una tecnología para móviles vulgarcitos (sin grandes capacidades multimedia), que permite leer textos en sus diminutas pantallas. La ilustración superior muestra sus dos posibilidades. En el modo llamado Ticker la frase de ejemplo “Moving the way you read” se desliza de derecha a izquierda: la imagen la sorprende a medio camino (encima tiene el control de velocidad). En el modo Flicker cada palabra aparece y desaparece en el centro de la pantalla: la imagen muestra al artículo “the” en su breve tránsito. Icue vende los libros que se podrán leer por ese sistema a un precio de entre dos y siete euros.

No he hecho la prueba, excepto por la demo que se da en el sitio, pero dudo mucho de que el modo destellos, palabra por palabra, proporcione una lectura cómoda. Los humanos con habilidades lectoras avanzadas, cuando leemos no vamos palabra por palabra, sino que preprocesamos la información textual, capturando en cada movimiento del ojo un conjunto coherente de palabras (una frase corta, un sintagma, etc).


¡


Leer


palabra


por


palabra


es


toda


una


pesadez


!

Etiquetas: ,

El stio de Murakami

16 noviembre 2006 18:18


Elegante sitio el que dedica Tusquets al último Murakami, Kafka en la orilla: sombras gatunas, maullidos, y todo tipo de gadgets (salvapantallas, fondos, …). Algunos detalles Web 2.0, como la zona para comentarios. Lo único que echo en falta son las críticas completas (por ejemplo, la de Updike en New Yorker), complementando los extractos.

Etiquetas:

La Biblioteca Digital Europea y la creación de valor

14 noviembre 2006 7:07

Los ministros de Cultura de los 25 países miembros de la Unión Europea dieron ayer su visto bueno a la propuesta de la Comisión Europea para crear una librería digital que en el año 2010 contenga seis millones de documentos que se pondrán a disposición de todos los europeos.

Así resume hoy El País el nuevo paso dado por la Biblioteca Digital Europea. Como se recordará, el proyecto comenzó como reacción (inicialmente francesa) contra los planes de digitalización por parte de empresas americanas: “La idea es que cada Estado digitalice sus depósitos bibliográficos y archivísticos, y que además lo haga en formatos compatibles con el resto de países de la UE”. Hasta aquí, todo es excelente: ¡qué mas podemos desear, que el que la cultura europea esté realmente a disposición de todos! Y ahora aprovecho para preguntar públicamente al ministerio de Cultura español: ¿qué tipo de licencia de uso se va a asignar a estos fondos digitalizados? Por situarnos en el caso más simple, el de las obras en el dominio público (de las que hablamos hace poco), los usuarios de a pie ¿podrán acceder a cualquier obra sin trabas, o tendrán que registrarse, explicar sus motivos y cosas de esas? ¿Las obras estarán solo disponibles página a página (de forma que una obra extensa exigirá setecientos clics), o se podrán bajar enteras? ¿Tendré derecho a copiar, imprimir, enviar a un amigo, pasar a mis alumnos cualquiera de estas obras? ¿Habrá una licencia explícita que diga estas cosas?

La reunión de ayer presentó además un interesante sesgo, el económico:

El aspecto económico de la cultura fue otro de los aspectos que discutieron ayer los ministros europeos en Bruselas. “Si en algo podemos competir en Europa es en cultura. La cultura genera miles de empleos y mueve miles de millones de euros”, explicaron fuentes diplomáticas. El sector de la cultura contribuyó en 2003 en un 2,6% al PIB de la Unión Europea. Los 25 coincidieron ayer en que la cultura debe dejar de ser considerado como “algo que tiene que ver con los valores”, según las fuentes oficiales españolas, y debe sin embargo tenerse en cuenta, la contribución de la cultura al crecimiento económico y a la creación de empleo.

Lo que me temo es que la visión europea de la competencia y el fomento de la actividad económica no esté a la altura de lo que pregona. ¿Se va a permitir que cualquier empresa editorial use la digitalización de una obra en dominio público hecha con dinero público para publicar un facsímil (que hará ganar dinero al editor, al impresor, al distribuidor, al librero y que esparcirá nuestra cultura)? ¿O la obra digitalizada la considerará la Biblioteca repentinamente suya (remito a los comentarios de Ana Nistal en el post citado)? ¿Tendrá entonces el editor que inscribirse en un registro de demandantes, llenar una solicitud por obra, explicar la conveniencia de cada edición, y esperar las correspondientes decisiones administrativas (que podrán ser negativas)? Aprovecho, y lo pregunto también públicamente al Ministerio de Cultura.

Queridos amigos de las instituciones culturales europeas: habláis ahora de generación de valor. No creo que la consigáis con la creación de nueva propiedad intelectual de titularidad estatal y las consiguientes trabas administrativas.

Etiquetas: , , ,

Salón del libro de Barcelona

13 noviembre 2006 19:19

El Salón del Libro de Barcelona. En su segunda edición, y que llegue a la vigésima…

Entre las actividades, un taller de imprenta gutenberguiana (y otro de Macintosh) y otro de ilustración, para que los niños se enteren de dónde salen esos objetos lamados libros. También un encuentro sobre alfabetización informacional

Etiquetas: ,

Preservar el patrimonio digital: PADICAT

13 noviembre 2006 16:16

En diciembre del 2005, y con motivo de un seminario sobre Archivo de la Internet Española, escribía:

¿Para qué preservar lo digital? La pregunta podría inscribirse en la más amplia «¿para qué preservar?», que está en la raíz de muchas instituciones (archivos, bibliotecas, museos…). En forma digital hoy discurre la creación y la difusión de una parte importante de la creación cultural en español (y en otras lenguas cooficiales de España), y en esa forma están también materiales de importancia para la investigación lingüística, histórica o cultural… [...]

Respecto al conjunto de la Web, ¿basta con la labor de los buscadores (como Google) o de iniciativas como el Internet Archive para preservar las webs en nuestra(s) lengua(s)? ¿Preservan estas iniciativas todo lo deseable, y de un modo adecuado, o tienen lagunas importantes? Si la respuesta a ambas preguntas es «no», ¿cabría crear un Archivo de la Internet propio? ¿Y cómo debería ser?

Una iniciativa que en ese seminario se presentó como futura, parece felizmente haber arrancado. Se trata de PADICAT, Patrimoni Digital de Catalunya, impulsado por la Biblioteca de Catalunya, y que se propone:

Compilar masivamente los recursos digitales publicados en abierto en internet.

Impulsar el depósito sistemático de la producción web de las entidades catalanas.

Promover líneas de investigación por medio de la integración temática de los recursos digitales de determinados acontecimientos de la vida pública catalana.

A falta de propuestas a nivel estatal, es perfecto que surjan estas iniciativas que vayan preservando partes vitales de nuestra Web. Leo la estrategia en que se basa PADICAT:

Webs bajo dominio .cat.

Webs ubicadas en servidores de Cataluña.

Webs bajo dominios geográficos (.es, .com, .net, .org, etc.) en lengua catalana.

Webs que no cumplen con los requisitos anteriores, pero relacionadas temáticamente con Cataluña.

Mmmm… Mi web está hecha desde hace diez años en Sarrià, Barcelona, y por cierto: no tengo ni idea de dónde está ubicado el servidor. Que un proyecto relacionado con Internet tenga semejante requisito geográfico para el servidor no deja de resultarme extraño, pero sigamos… No estoy en un dominio .cat. Mi web tiene textos en catalán, pero mayoritariamente está en castellano. Tengo zonas dedicadas a la arquitectura popular ampurdanesa, a los desastres urbanísticos barceloneses; otras que prestan gran atención a los timbres de ciudades catalanas y a su tipografía popular; páginas sobre escritores catalanes y sobre libros editados por editoriales catalanas…

Bueno: he pedido que me preserven. Ya les contaré…

Etiquetas:

¡Y ahora con etiquetas!

11 noviembre 2006 20:20

A partir de hoy, este blog cuenta con etiquetas. Es decir: sus entradas individuales tendrán por lo general una etiqueta que permitirá acceder a otras entradas de contenidos afines. Para un blog de contenido amplio como éste, las etiquetas son una bendición, porque permiten al lector interesado espigar entre decenas de posts aquellos que más le interesen.

Además de poner etiquetas a las entradas nuevas, estoy tratando de etiquetar retrospectivamente el centenar y medio que entradas que he producido desde que funciono dentro de Blogger, pero es una tarea larga y delicada, que terminaré algunos días en terminar. Como de costumbre, agradeceré cualquier sugerencia o indicación.

Pero los lectores harán bien en recordar que entre diciembre del 2001 y junio del 2006 el blog se mantuvo de forma artesanal, y que para acceder a sus entradas se pueden utilizar los enlaces cronológicos que aparecen en la banda izquierda del blog, o sencillamente el buscador (que además llevará a contenidos del sitio Libros y bitios que no forman parte del blog).

He incorporado el útil recurso de las etiquetas (que ya daban algunos gestores de blogs) porque la nueva versión de Blogger, aún en beta, me lo permite. Por ser una versión beta, es posible que falle en algo, y también agradeceré que se me avise de posibles problemas.

Me adelanto a señalar uno, que mis lectores no verán: los nombres de las etiquetas no permiten por el momento la apertura de admiración o interrogación, lo que me ha impedido usar algunos dotadas de tan útiles signos (sobre todo los primeros).

Etiquetas:

La solución al problema del precio de venta del libro

11 noviembre 2006 17:17


Encontrado este mes en una librería de viejo de Barcelona…

Etiquetas: ,