Anotar imágenes con Speaking Image

03 febrero 2011 9:09

Ha aparecido en beta una aplicación web auspiciada por la Fundación CSIC, llamada Speaking Image. El CSIC es la institución oficial dedicada a la investigación en España, y resulta estimulante que cree una herramienta de uso gratuito y código libre dedicada a la anotación de imágenes. La imagen superior corresponde a un ejemplo que he creado: escritura en la corteza de un árbol.

La herramienta permite publicar una imagen, seleccionar detalles y rotularlos, crear capas y abrir wikis parciales o generales sobre su contenido. Está también abierto al trabajo en colaboración. Leo en Drupal (via Barrapunto) que se liberará el código de los módulos que lo constituyen.

En las primeras pruebas he comprobado que funciona realmente bien, pero para ser un proyecto realmente útil echo en falta algunas características (que a lo mejor están previstas para fases posteriores):

1) Asignación de licencia: debería ser posible, y más para un uso de tipo científico o educativo, asignar una licencia concreta (Creative Commons, pero también otras)  a la imagen que hemos creado y rotulado.

2) Exportación del trabajo hecho: es indispensable para preservarlo. Sencillamente, uno no puede fiarse de que no se discontinúe un proyecto en el que se ha invertido esfuerzos. Hoy en día, cuando hay disponibles tantas herramientas, los usuarios se inclinarán por aquella que ofrezca mayores garantías de preservación.

3) Incrustación en otras webs: esta posibilidad haría mucho por la difusión y utilidad del proyecto.

Mientras que calificaría esta última característica simplemente de mejora, creo que las dos primeras son básicas para cualquier proyecto de difusión científica digno de tal nombre.

Qwiki: sorprendente y peligroso

02 febrero 2011 9:09

El nuevo buscador Qwiki, que estaba en acceso restringido por invitación, se ha abierto al público en pruebas (alfa).

El rigor, se trata de un agregador que reúne distintos materiales multimedia. Qwiki ofrece una película o presentación sobre el tema solicitado, con un breve texto en inglés, que lee una voz sintética pero bien entonada, y una sucesión de imágenes: fotografías, mapas, y algunas infografías simples (abajo, la cronología vital de Mozart). No he encontrado casos con audios o videos, pero deben poderse incorporar, porque el apartado que permite al usuario criticar el contenido o proponer más datos ofrece la posibilidad de integrar un video de Youtube.

Qwiki es sorprendente, pero peligroso. Es sorprendente porque sus confesados dos millones de entradas han sido generadas automáticamente, a partir de materiales con licencia para reutilización: básicamente Wikipedia y los Commons de Wikimedia. Este es un ejemplo más (si hicieran falta) de cómo los proyectos abiertos y bien licenciados generan saber y obras derivadas.

Creo que es peligroso también, porque el grado de acabado que presenta, y la habilidad de su puesta en escena (por no hablar de la locución), remite a productos que hasta ahora estaban generados por humanos. Pero una coctelera de algoritmos semánticos bien tuneados, operando sobre materiales desiguales, no sustituye una tarea de selección, crítica de fuentes y redacción de una síntesis. Si conocen el mal uso que hacen muchos de nuestros estudiantes de la Wikipedia (al fin y al cabo, un instrumento mucho más rico y complejo) esperen a ver cómo usan Qwiki

Claro: el proyecto apela a la intervención humana, sobre todo a posteriori,  denunciando errores o proponiendo mejoras, pero este es un proceso que (si capta un suficiente número de usuarios colaboradores), llevará mucho tiempo.

Enfermedades de transmisión textual

21 enero 2011 9:09


“Ejecución a garrote, 1901”, Underwood & Underwood
(Library of Congress) [Public domain], via Wikimedia Commons

La transmisión de textos tiene en la Web un terreno abonado, y es curioso que aquí se repitan muchos de los problemas que se planteaban en la transmisión manuscrita. Sin ir más lejos la lectio facilior:  la persona que copia o transcribe un texto no entiende una expresión, y la interpreta como otra que le resulta más familiar. En el blog de al lado hemos explorado algunos ejemplos de este fenómeno en la literatura y en la vida diaria.

Pero donde he encontrado muchos de estos casos es en un género muy vivo en la Red: los sitios de letras de canciones. La verdad es que son algo muy útil: si sólo recordamos de una determinada canción unas pocas palabras, basta guglearlas para acceder a una página donde consta su título, texto íntegro, cantante o compositor, etc.

Hay numerosos sitios que se dedican a este menester de recopilar letras. Las sacan de cualquier fuente y, entre otros procedimientos, a veces tienen que transcribir a partir de la grabación. No hay que pedir mucho en acentos ni puntuación, ni a veces en ortografía; pero en ocasiones hay problemas peores. Así, podemos leer en el sitio Quedeletras los siguientes, y asombrosos, versos de Joaquín Sabina Javier Krahe en “La hoguera” (en el video del enlace la canción empieza en el minuto 3):

Y sé que iba de maravilla
nuestro castizo Garrote Bill
para ajustarle la bolilla
al pescuezo más incivil.

¡Nefasta influencia de la cultura anglosajona! El garrote es uno de los inventos españoles más característicos (hasta el extremo de que su nombre ha pasado en préstamo a otras lenguas, como siesta y fiesta) . ¡Y aquí se interpreta con una especie de nombre de un personaje de película americana de serie B! En cuanto a lo de tomar la bolilla por la golilla…, bueno, a qualquiera puede pasarle. Por suerte, muchos de estos sitios permiten comentarios de los lectores, que pueden corregir los errores… si les hacen caso. Dos usuarios dieron la voz de alarma, respectivamente hace un año y casi dos, aunque su sensato aviso no ha tenido efecto, por el momento, sobre la corrección de la letra:

Nick: juanurali  Fecha: 21-02-2010
13376) Coincido con guillermito sobre lo del Garrote Vil y he mandado la modificación. Además, creo que no es -ajustarle la “bolilla”- sino la “golilla”. Creo que es una forma de llamar al cuello.

Nick: guillermito  Fecha: 05-04-2009
10293) No es: “castizo Garrote Bill”. es: castizo “Garrote Vil” El Garrote Vil era un método de tortura y ejecución en la antigua España. http://es.wikipedia.org/wiki/Garrote_vil

Enlaces profundos en el New York Times

18 enero 2011 9:09

El nombre del New York Times ha aparecido numerosas veces en estas páginas, y siempre para bien. Sus ayudas al lector, sus estupendas infografías interactivas, su autoconsciente hipertextualidad, sus divertidos artículos sobre casi cualquier tema

Pues bien, en “Open”, el blog de los desarrolladores del diario, Michael Donohue anuncia la mejora de un sistema de enlace profundo para el diario, Emphasis (gracias por la noticia, Silvia Senz y Barrapunto).

Desde el comienzo de la Web ha habido instituciones y empresas que han pretendido que se enlazara únicamente a su portada, considerando ilegal el enlace profundo, es decir, el que apuntara a cualquier página del interior (véase lo que decíamos hace casi ocho años: 11 de abril). Esta política iba contra la misma esencia de la Web, y además era estúpida. Lo demuestra el hecho de que los medios más avanzados, como el diario americano, crean la posibilidad de enlazar no sólo a cualquier página, sino a cualquier párrafo o frase de una página, y además resaltarlo.

A título de ejemplo, he aquí un enlace con resaltado de una frase en el blog mencionado. La forma en que se ha resuelto es, desde el punto de vista de la programación, tan ingeniosa como compleja (porque intenta preservar el enlace incluso cuando hay cambios en el texto, típicos de la prensa y de la Web), pero para la persona que enlaza resulta absolutamente sencilla.

Y otro aspecto extraordinario: el código que realiza esta funcion se ha liberado, de modo que cualquiera puede implementarlo en su sitio, o introducirle cambios. ¿Por qué lo han hecho?:

si más y más sitios deciden implementar similares capacidades, todos nos beneficiaremos de una sintaxis coherente.La sintaxis de Emphasis puede no ser la mejor opción (¡aunque espero que lo sea!), pero lo último que quiero es que cada sitio tenga su propio método propietario. Si eso sucede, perdemos todos.

Crear un libro por “crowdfunding”

17 enero 2011 9:09

El crowdfunding, o ‘financiación en masa’, es un sistema mediante el cual un creador propone una obra y abre un proceso para que quien quiera apoyarla contribuya con una cierta cantidad. En el fondo, no es muy distinto a la “suscripción previa” con la que autores y editores desde hace décadas o siglos han pedido al público que financie una obra que si no, no podría existir.

El mundo digital puede ofrecer procedimientos que conviertan este apoyo en algo flexible y dinámico. El nuevo sitio Verkami (muy bien concebido) ofrece a cualquiera la posibilidad de crear un proyecto, dimensionarlo y contactar con su público potencial para obtener financiación. La característica interesante es que si no se logra llegar a la cantidad deseada en el periodo de tiempo estipulado, los contribuyentes a la causa recuperan el dinero, y se acabó. Si se logra llegar a la cantidad, Verkami recoge su comisión, la pasarela de pago bancaria la suya, y el neto resultante queda para el proyecto.

Muchos tipos de obras pueden ser objeto de esta financiación colectiva. Una de los más antiguas en España es la película El Cosmonauta, que aúna el crowfunding con las licencias Creative Commons. Pero también se puede aplicar a libros…

Victor Pàmies es el creador de un excelente portal dedicado a refranes catalanes. Ahora tiene un proyecto en Verkami, un libro que reúne una recopilación de dichos y refranes sobre el ojo:

La idea és finançar l’autoedició d’un llibre d’unes 150 pàgines, en format diccionari, amb pròleg, introducció, cos del diccionari, índexs idiomàtics finals i bibliografia utilitzada sobre dites i frases fetes sobre l’ull.

Hacen falta 200 personas que aporten, cada una, 20 euros, y que recibirán a cambio sin gastos un libro dedicado más una versión digital en PDF. Pero se admiten aportaciones desde los 5 euros (cuyos donantes recibirán un punto de libro en PDF) hasta 100 (8 libros dedicados).

La tirada total será de 500 ejemplares (por motivos de coste), por lo que quedarán unos 300, cuyos ingresos constituirán el posible beneficio final del autor.

El proyecto, que el autor difunde en redes sociales y desde sus blogs,  ha pasado ya el ecuador de la recaudación en sólo siete días de los cuarenta de que disponía. Ojalá cubra pronto la totalidad, y se demuestre que existe un nuevo camino en la siempre cambiante relación entre autores y su público.

Los peligros de la nube: Delicious

23 diciembre 2010 9:09

Yahoo!, anunció hace poco The Wall Street Journal, se plantea cerrar Delicious.

Delicious (del que ahora pienso que he hablado menos de lo que se merece), es un sitio de marcado social. Si los marcadores o bookmarks de los  navegadores permiten a un usuario recordar y clasificar sus enlaces favoritos, si Google Bookmarks permite acceder a ellos desde cualquier equipo, Delicious permite además compartir los marcadores con otras personas, de modo que mi filtrado de la Red sea útil para otros (y viceversa).

Pues bien: Yahoo!, su propietario, está en proceso de reducir ciertos servicios, entre los que podría contarse Delicious. Aunque el blog de esta compañía declara que podría tratarse sin más de un cambio de propiedad, muchos temen su desaparición. Por fortuna, este servicio de marcado cuenta con buenas herramientas de exportación, para las personas que han acumulado ahí cientos o miles de marcadores. Y hay alternativas (como dice Eudemic, de quien proviene la ilustración superior), aunque no cabe duda de que Delicious es el servicio de marcado colaborativo más extendido. Diigo, por ejemplo, ya anuncia en su portada el sistema de importación desde Delicious.

Este trance recuerda algunos de los problemas de los servicios “en la nube” que más utilizamos: están controlados por compañías privadas, que pueden decidir “discontinuarlos”. En el mejor de los casos podremos exportar sus datos y así salvar nuestro trabajo….

Orsai: un acontecimiento

01 noviembre 2010 9:09

Hoy (si todo va bien) aparece la revista Orsai.

Su creador, Hernán Casciari es un estupendo novelista y crítico de televisión, escritor de blogs, y autor que ha liberado sus obras publicadas con licencias abiertas. Colaborador habitual en prensa, de golpe se cansó, lo dejó todo, y se ha lanzado a crear una revista, sí, de papel y sí, de venta en librerías, y sí, para leer, para contemplar sus ilustraciones, para disfrutar. ¿Se han dado ustedes cuenta de que ya prácticamente no hay revistas, quiero decir: revistas como las que hace años leíamos? Casciari sí, y por eso dejó otras cosas y se puso a hacer la revista que le habría apetecido leer.

El resto ha sido una vorágine, sobre todo por el hecho de que los lectores han querido, han deseado esta revista nonata, y se han organizado para conseguirla. En todo el mundo de habla española, y en otros lugares. Se han puesto en comunicación con sus libreros, han debatido el precio que debería tener en cada país, se han organizado en grupos de 10 para comprar un lote.

Vale la pena leer este post en el blog de Orsai: “A caballo“; pero entresaco una cita:

Nace el todo para todos, sin nadie que se lleva el 15% sin hacer nada. Muere el intermediario perezoso, el traficante de influencias, el editor que no edita, el productor que no produce, el lector que no lee, el narrador que no narra.

Lo mismo tendrá que ocurrir con los libreros: que la pedagogía y la emergencia de un negocio más justo provenga de la masa ilustrada. Es decir, de quienes configuran y precipitan la utilidad del negocio.

No hay que decirle al librero “ey, don Cosme, ayúdenos”, como algunos todavía creen en los comentarios. Hay que decirle al librero “te venimos a ayudar, porque si no es así, en dos años vos no tenés negocio y nosotros no tenemos ocio”.

Y si no ocurre, si el librero no concibe el PayPal como transacción efectiva, si el librero cree que podrá seguir trabajando a consignación toda la vida con 40% de ganancia sobre precio de tapa, no importa.

Ustedes también solucionaron esa mínima intermediación necesaria, al conformar de un modo orgánico —y espontáneo— grupos de diez lectores en cualquier parte del mundo.

Y esta otra, que creo que es  muy valiosa:

Es posible que en los últimos diez años hayamos perdido un poco de esa dicha, todos sentados a solas delante de un monitor. La nueva parafernalia, las primeras lucecitas de internet nos enloquecieron bastante. Dejamos de oler tinta con pasión, dejamos de escribir textos largos, los medios se convirtieron en empresas tristes, accionarias, reaccionarias. Perdimos el estatus de lectores y nos convertimos en la moneda de cambio entre el multimedio y el auspiciante. Entre el hambre y las ganas de comer.

Pero al mismo tiempo es verdad: el mundo digital es mejor que el analógico. ¡Pero solamente en sus formatos y en su velocidad, por el amor de Dios! No en contenidos, no en serenidad.

Lo que vino con el año 2000 fue, sin duda, mejor que un olor nostálgico a imprenta de pueblo. Lo que vino galopando a principios de este siglo, esto que ahora tenemos y que empezamos a domar, es el animal más maravilloso de los tiempos.

Internet es un caballo brioso, y nosotros siempre anduvimos a pata y llegando tarde a todos lados. ¿Cómo no íbamos a subirnos al caballo?

Durante diez años enteros el animal nos llevó por donde quiso, eso también es verdad. Nos alejó de la lectura maravillosa de los domingos con papel y café con leche. Nos alejó de la lectura larga y de la emoción de estar en casa con amigos sin buscar ninguna palabra en Google durante una sobremesa entera. Teniendo cosas en la punta de la lengua, sin ansiedad. Leyendo en voz alta.

Error sospechar que eso es malo. A eso hay que domarlo, nada más. Twitter no mata a la literatura. Twitter nos dice cuál es la literatura y dónde encontrarla.

Bienvenida, Orsai.

Aparece Eleupedia

29 octubre 2010 13:13

¿Es perfecta la Wikipedia? Sabemos que no: hace un par de años recogimos la crítica de Nicholson Baker sobre la desaparición de artículos. Abundan las noticias sobre censura aplicada a determinados temas.

Pero por suerte (y por el momento) estamos en una Internet libre, de modo que puede aparecer otra enciclopedia en wiki destinada a albergar varios de los contenidos que no encuentran acomodo en Wikipedia. Se ha abierto Eleupedia, nombre inspirado en la palabra griega Eleutheria (Ελευθερία), que significa “Libertad” (gracias, Silvia, por la noticia).

Eleupedia intenta acoger diversas informaciones biográficas, políticas y sobre ONG que no están entrando en su antecesora:

Por ejemplo, en el artículo sobre Estados Unidos de la Wikipedia, nadie conseguirá que haya un epígrafe que se llame “Países contra los que ha entrado en guerra”, ya que será juzgado como irrelevante por bibliotecarios y autores. Podéis hacer la prueba.

Como afirma la declaración programática de Eleupedia, “las alternativas son buenas”.

233 libros

01 octubre 2010 9:09

Acaba de aparecer en beta (como debe ser) 233libros.com.

Se trata de un sitio web que trata de utilizar los recursos de redes sociales para recomendar (o todo lo contrario) títulos concretos.Se presenta como “el primer proyecto literario 2.0.”, lo cual es como mínimo exagerado, dados los precedentes ajenos y propios.

Así se autodescribe:

Es un web sobre libros donde lo que prima es la decisión del lector. Con este proyecto se pretende hacer un escrutinio de la literatura actual, algo similar a lo que ya hicieran el cura y el barbero en el Capítulo VI del Quijote. En 233libros.com los lectores deciden. Puedes votar qué libros merecen el castigo del fuego o cuáles merecen un lugar en las bibliotecas. Cuando un libro llega a 233 votos negativos se quema en la hoguera. Si recibe 233 votos a favor, se envía para siempre a nuestra Biblioteca.

Como no se le habrá escapado al lector, 233 grados centígrados equivalen, sí, a 451 Fahrenheit, la temperatura a la que arde el papel.

De cada libro se ofrece una sinopsis, sin firma, que parece más bien el texto de la solapa. No hay enlaces ni a las webs de las editoriales ni a las de los autores.

La participación no exige registro, ni para votar ni para comentar, lo cual favorecerá la participación, a costa tal vez (como suele suceder en estos casos) de la calidad de las intervenciones. El sitio tiene fácil navegación, por títulos o por géneros, y buen aspecto general.

Junto al volcán

07 julio 2010 9:09

Javier Candeira ha producido una metáfora que, creo yo, está destinada a convertirse en un clásico. Cito el principio de su artículo Ben Fold contra el volcán:

La relación entre los creadores y el entorno digital de Internet se puede comparar a la relación entre los habitantes de las laderas de un volcán y el mismo volcán. Es un hecho natural que el suelo alrededor de los volcanes sea especialmente fértil. Por eso los habitantes de esos parajes conviven con el gigante dormido, incluso regresando a cultivar sus tierras al poco tiempo de las erupciones que se llevan sus casas y las vidas de sus amigos y parientes.

Las erupciones de los volcanes también son hechos naturales. No tienen categoría moral, por mucho que el mito diga que los espíritus de la caldera se aplacan alimentándola de de doncellas. Por esa razón el cálculo de vivir más cerca o más lejos del volcán es una decisión puramente pragmática. Que uno quiera cultivar las mejores tierras o prefiera alejarse a terrenos marginales pero más seguros es una decisión en la que no importan la ideología, la religión, la ética. Sólo la aceptación de que el mundo natural es como es, y si quiere uno vivir en él, quizá pueda modificarlo a su acomodo, pero sobre todo deberá uno adaptarse a sus circunstancias.

La metáfora del volcán es perfectamente aplicable a la creación en el entorno digital. La copia masiva y la creación de parodias y homenajes por parte del público no son, de por sí, ni buenas ni malas, ni todo lo contrario. Los homenajes y las parodias son la forma natural en la que la gente se relaciona con el arte. La copia masiva, como las erupciones de los volcanes o la fertilidad de las tierras abonadas por sus cenizas, no tiene categoría moral. Son hechos naturales, parte del nuevo medio ambiente cultural, y por tanto el sustrato de la nueva economía política del arte, la cultura y el entretenimiento.

La acción que Candeira toma como arquetípica del comportamiento del creador (en este caso musical) frente a las condiciones actuales es lo que ha hecho Ben Folds a través de Chatroulette, un chat visual.

…Pero vale la pena leer el artículo entero y ver los videos.